Sara Paint: “Si tengo que aportar algo a este mundo con mi obra, que sea constructivo”

Apasionada, risueña, alegre y entusiasta. Son los adjetivos que mejor definen a la joven ilustradora Sara Paint, que ha logrado tras mucho tiempo emocionar con su trabajo a miles de personas. Traza la historia de su vida en cada dibujo y nos convierte en cómplices a todos de forma inevitable. Nos lleva de la mano por los lugares que visita y nos adentra en los monumentos que representa con sus líneas esbozadas. Sara tiene arte y eso se percibe en cada pincelada, quizá sea congénito porque su padre también es artista pero lo cierto es que sus dibujos expresan la realidad con una forma tan precisa que engancha. En 360 Grados Press hemos querido averiguar un poco más sobre esta polifacética ilustradora y su peculiar obra.

[Img #24665]

Me gustaría comenzar hablando de tu formación y tus inicios en la ilustración. ¿Cómo recuerdas tus primeros pasos?

 

Dibujar siempre ha sido algo muy importante en mi vida. Mi padre, que también es artista, me transmitió su amor por este mundo desde que era pequeña, enseñándome todo lo que sabía y ayudándome a plasmar sobre papel las historias que se me ocurrían. Gracias a eso pude ver claramente que esa era mi vocación, y cuando llegó el momento decidí estudiar Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia. Allí fue donde realmente aprendí los fundamentos artísticos clásicos y todo lo que luego me ha servido para poder defenderme. En los últimos cursos de la carrera empecé a dar mis primeros pasos en el mundo de la ilustración, al principio simplemente ilustraba lo que me venía a la mente y subía los dibujos a la red, pero esos dibujos pronto comenzaron a llamar la atención y poco a poco me fueron surgiendo proyectos y colaboraciones.

 

¿Cómo definirías el estilo de tu obra?

Me cuesta bastante definir mi estilo personal, porque todavía lo estoy desarrollando e intento variar en la medida de lo posible para adaptarme a las necesidades de cada trabajo. Sin embargo, intento que la expresividad del trazo sea algo característico, que se vea claramente la parte manual del proceso. También me gusta que la sencillez del diseño sea algo identificativo, sin complicar las formas ni añadir elementos innecesarios. En eso ha tenido bastante que ver la gran influencia del mundo de la animación, así como el sector de la ilustración para literatura infantil. Y también es verdad que trato de que el tono de los dibujos sea alegre y optimista. ¡Si tengo que aportar algo a este mundo, que sea algo constructivo!

 

Desde tus inicios has realizado logos, diseños y ahora también te has embarcado en una nueva aventura, diarios de viajes. ¿Varía mucho tu forma de abordar cada trabajo?

Sí, muchísimo. Cada trabajo, ya sea personal o un encargo, tiene una metodología diferente y es muy importante saber adaptar tu manera de abordarlos. Los diseños que me encargan suelen tener un proceso más ortodoxo, en el que intento siempre seguir los pasos de forma ordenada para que el cliente me siga con facilidad y esté satisfecho con el resultado. En cambio, con los proyectos personales, evidentemente, tengo muchísima más libertad y me permito experimentar y probar cosas nuevas. Los diarios ilustrados de viajes los disfruto especialmente, no sólo por lo bien que me lo paso trasteando, sino porque luego, con el tiempo, resulta la mejor manera de recordar las sensaciones que tuve de un lugar, de una situación o de un momento concreto.

 

¿Cómo te inspiras para crear? ¿Qué lugares o situaciones curiosas han despertado más tu lado creativo?

Cualquier situación, por intrascendente que parezca, puede suponer un punto de partida estupendo para un trabajo. Yo siempre llevo mi cuaderno encima y trato de dibujar continuamente, aunque sea en el metro, en un teatro o en un partido de fútbol. Una vez, en un bar en Málaga, estaba dibujando el local cuando uno de los camareros se acercó sorprendido y me preguntó si podía poner el dibujo en Tripadvisor para publicitar el sitio y no es la única situación que he vivido de ese estilo. La gente se suele sorprender bastante cuando se dan cuenta de lo que estoy haciendo. Pero eso es, como todo, el dibujo es algo que hay que entrenar. Hay que trabajar siempre ese “músculo de la creatividad” para que puedas utilizarlo cuando lo necesites y no tengas que esperar a que te dé el venazo. Como bien dijo Picasso, “la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. 

 

[Img #24664]

¿Tus creaciones tienen como base historias de tu vida cotidiana?

Muchas veces sí, porque para mí el punto de partida suele estar casi siempre en la vida real. Aunque la imaginación es poderosa trabaja siempre a partir de algo que hayamos visto previamente, algo que conozcamos. Yo intento buscar siempre ese referente externo. Por eso, muchos de mis trabajos surgen de un recuerdo o de una situación que haya vivido, realmente. De hecho, es algo que intento fomentar bastante porque luego la gente ve los dibujos y se sienten identificados, lo cual garantiza una mayor eficacia en un diseño. Muchas veces hago las cosas pensando en mi vida cotidiana de aquí de España, y luego compruebo, para mi sorpresa, que hay gente de todas partes del mundo que se ve reflejada. 

 

¿Crees que el diseño está  suficientemente valorado en España? Cómo definirías el paradigma actual en el sector, ¿se puede vivir de ello o el diseño ha quedado relegado a un trabajo complementario?

Por lo que sé son pocos los afortunados que pueden vivir de esto sin complementarlo con otro trabajo. La realidad es que el diseño y la ilustración no están tan valorados como deberían, porque la gente tiende a pensar que es un hobbie, cuando no es para nada así. La mayoría de profesionales del sector están donde están gracias a un largo camino, a un duro proceso de formación y de evolución continua. Por otra parte, sigo pensando que merece la pena apostar por uno mismo. Yo misma pretendo hacer de esto mi profesión, y creo que se puede encontrar la manera de conseguirlo si se trabaja lo suficiente.

 

¿Algún proyecto que nos puedas adelantar próximamente? 

Por suerte, ahora mismo estoy metida en muchos proyectos. Tengo a la vista un par de eventos muy importantes de empresas privadas en los que estoy colaborando con mis dibujos y mis diseños. Todavía no puedo dar muchos más detalles pero iré informando en mi página de todo. También, me acaban de pedir hace poco que haga las invitaciones para una boda, lo cual me hace muchísima ilusión y me parece muy especial. Así que no me puedo quejar, ¡espero que siga yendo así de bien mucho tiempo!

@InGabarda

Inma Gabarda

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

15 + 4 =

Lo último en "Cultura"

Subir