La pacificación de las favelas de Brasil

Brasil se prepara para ser el centro del mundo durante los dos próximos años. Este verano sus ciudades acogerán el Mundial de Fútbol. En 2016 será el turno de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. En las favelas de Río, precisamente, el Gobierno puso en marcha a finales de 2009 las Unidades de Policía Pacificadora (UPPs). La Casa América de Madrid acoge ahora, en una exposición, la historia (fotográfica) de este proceso de pacificación en Brasil.

[Img #19353]

Nueve cámaras. Y tras sus objetivos,nueve personas. Nueve habitantes de las favelas de Santa Marta y el Complexo doAlemão, en Río de Janeiro, que cuentan a través de sus fotografías –y de suspalabras- lo que el proceso de pacificación de las favelas iniciado por elGobierno del Estado de Río de Janeiro en diciembre de 2009 ha supuesto en susvidas. Las opiniones al respecto son en algunos casos contrapuestas, pero hayun argumento común que une a los nueve protagonistas de esta exposicióncolaborativa que acoge la Casa América de Madrid: La seguridad les permiteahora explorar con sus cámaras territorios de las favelas que hace no tanto nisiquiera conocían o no pisaban por miedo a lo que les pudiese suceder. 


[Img #19357]
Más de un millón y medio de personashabitan las 233 favelas de Río de Janeiro. Y desde 2009, cerca de 9.000 agentesde la Unidad de Policía Pacificadora velan por la seguridad en lugares que haceno tanto eran auténticos polvorines siempre a punto de estallar. La apariciónde la policía, cuya presencia captan las cámaras de los nueve protagonistas de estaexposición, ha cambiado de forma evidente el día a día de los habitantes de lasfavelas. Un cambio que ha abierto un debate sin precedentes en la sociedad  brasileña, también palpable en las opinionesde los nueve fotógrafos que acercan con sus imágenes la realidad de las favelasal resto del mundo.


[Img #19356]
Para unos, el aumento de la seguridades una oportunidad única que está contribuyendo a la obtención de mejoraseconómicas y sociales por parte de los moradores de las favelas. Otros mirancon recelo estas políticas gubernamentales y apuntan a una operación puramenteespeculativa que terminará tan pronto se den por finalizados los JuegosOlímpicos de 2016. Hay, por último, quien afirma que la presencia policial nosirve de nada si no se acompaña de políticas sociales que mejoren la situación(social, educativa y económica) de las favelas. 


Y puede que todos, en cierto modo,tengan su parte de razón. Las favelas de Río, como bien muestran lasfotografías que componen la exposición, esconden en su interior múltiplesrealidades. Tantas como opiniones puedan existir para defender o criticar lainstauración de estas unidades policiales de pacificación. A nosotros, desde ladistancia, no nos queda más que disfrutar de las capturas de estas inmensaspoblaciones (llevadas al cine por Fernando Meirelles en su imprescindible‘Ciudad de Dios’) que hace apenas un lustro vivían al margen de la ley. 



@acordellat


Javier Montes

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

3 − 2 =

Lo último en "Cultura"

Subir