Entre los sueños del Surrealismo

El Museo Thyssen-Bornemisza acoge hasta principios de enero la primera exposición monográfica dedicada al surrealismo y a la influencia que en este movimiento tienen los sueños. 163 obras de los grandes maestros surrealistas que a través de la pintura, el dibujo, el collage, las esculturas, la fotografía o el cine nos acercan a un mundo onírico nunca antes explorado con tanta minuciosidad.

[Img #19165]

No falta ninguno de los grandes.Inconfundibles Miró y Dalí, cuyas obras reciben la compañía deAndré Breton, Paul Delvaux, Yves Tanguy,René Magritte, Max Ernst, André Masson, Jean Arp o Man Ray, entre muchos otros. Descubren los iniciados, como unservidor, el arte del tinerfeño ÓscarDomínguez. Tan similar en su concepción al de Dalí. Y a la vez tandistante.


[Img #19167]
Y sorprende la gran presencia femenina en la exposición. Muchasmujeres entre las artistas, que no entre las musas. Lo que supone una auténticanovedad en un mundo que parecía dominado por los hombres. Ahí están las obrasde Claude Cahun, Kay Sage, Nadja, Toyen,Dora Maar, Leonor Fini, Remedios Varo, Dorothea Tanning, Ángeles Santos, MeretOppenheim y Leonora Carrington. Ocupando el privilegiado lugar que merecen.Aportando un carácter propio a la representación surrealista del sueño.


Nunca antes una exposición habíaindagado de forma monográfica en esta relación entre los sueños y el artesurrealista. Por fin lo hace el MuseoThyssen con 163 obras que nos llevan desde los orígenes y los antecedentesfirmados por Odilon Redon o Henri Rousseau “el Aduanero” hasta lasmás diversas concepciones temáticas alcanzadas en la expresión plástica deluniverso onírico.


Y es que de la mano de lossurrealistas el sueño deja de ser considerado un vacío, un agujero de laconsciencia, para ser interpretado como la otra mitad de la vida. Unplanteamiento que ha influenciado sobremanera a todo el arte posterior y cuyahuella en el arte moderno, especialmente a partir de la segunda mitad del sigloXIX con las vanguardias artísticas, es más que evidente.


[Img #19168]
El movimiento surrealista, que escondía en cierto modo una actitudante la vida, se abrió pronto a escultores, fotógrafos y directores de cine,que fueron los primeros en adoptar la fusión de los géneros expresivos y unaestética multimedia. Quizás por ello, entre las grandes obras de lospintores surrealistas, el cineacapara gran protagonismo en los ocho capítulos que dividen la exposición.Fragmentos de películas que nos llevan a ese submundo de imágenes interiores alas que sólo se llega por el flujo del deseo. La representación en movimientode una corriente artística tan atractiva como compleja. Tan cercana comodesconocida para el gran público. Tan seductora como difícil de comprender parael común de los mortales.


El Surrealismo y el sueño. Hasta el 12de enero de 2014 en el Museo Thyssen-Bornemisza. Precio de la entrada: 10euros.

@acordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

diecisiete + 8 =

Lo último en "Cultura"

Subir