De ruinas a un centro de referencia cultural

La antigua fábrica Bombas Gens de Valencia ha renacido con el objetivo de albergar y atesorar auténticas obras de arte. En 360 Grados Press nos adentramos en sus instalaciones esta semana para contaros la historia de este emblemático espacio construido en el año 1930.

[Img #25975]

Si echamos la vista atrás, concretamente en la década de los 30, nos encontramos ante una factoría dedicada a la fabricación de pequeña maquinaria, válvulas industriales y bombas hidráulicas. Con un diseño innovador y completamente diferente pero con poco recorrido, ya que en 1991 cerró de forma definitiva y durante años se encontró en una situación de declive, a causa del abandono de su actividad y del incendio que calcinó todo.

 

Pero su suerte cambió pocos meses después del siniestro cuando, tras un largo procedimiento de rehabilitación, los impulsores de la Fundació Per Amor a l’Art adquirieron el edificio para rehabilitarlo y dotarlo de una nueva vida. El coleccionista de arte José Luis Soler le concedió otro aspecto a la conocida fábrica, convirtiéndola así en un espacio emblemático, situado en las afueras de Valencia, en la avenida de Burjasot, que pretende convertirse en un centro de referencia cultural.

 

Según Ana Valls, responsable de comunicación de Bombas Gens, fue “un gran reto adaptar las instalaciones de una fábrica en ruinas para que cumplieran todos los requisitos que necesitan las obras de arte para ser expuestas. Y todo ello desde el máximo respeto a la memoria del lugar, a su esencia“. 

 

Un espacio que además está catalogado como Bien de Relevancia Local y es una joya del patrimonio industrial valenciano. “Aunque era complicado, pensamos que el objetivo se ha cumplido con creces gracias a nuestro equipo de arqueólogos y arquitectos, especialmente la responsable del proyecto museográfico, Annabelle Selldorf, especialista en transformar edificios industriales en espacios museográficos”, añade.

 

Para el equipo que se encuentra detrás de Bombas Gens, la cultura es primordial para una sociedad y el sector público debe garantizarla. Lo que no impide que desde el sector privado se puedan hacer muchas aportaciones para enriquecer el panorama cultural. De hecho, ellos por su parte están contribuyendo en lo posible para ello.

 

El centro que pretende ser un referente cultural trata de aportar un valor añadido a la sociedad, compartiendo la colección privada “Per Amor a l’Art” con todo el mundo. Y por otro lado, “sensibilizando a través del arte y haciéndolo accesible a todo tipo de públicos a través de su equipo de mediadores“, señala la Fundación.

 

De hecho, su obra va mucho más allá del ámbito artístico, pues también dispone de un área dedicada a la investigación (estudia y divulga aspectos relacionados con la enfermedad de Wilson y otras enfermedades raras) y otra destinada a la ayuda social (atiende a los más necesitados, principalmente niños en situación de vulnerabilidad).

[Img #25978]

 

Temporada 2018

Bombas Gens afronta la nueva temporada con un gran sentido de responsabilidad. “Superado el impacto inicial de la inauguración, la enorme expectativa que generó y la calurosísima acogida que hemos tenido por parte del público es momento de demostrar que estamos a la altura y que tenemos un proyecto muy potente que ofrecer“, señala Ana Valls.

 

Desde la entidad esperan que las exposiciones que prevén inaugurar en marzo continúen gozando de la gran aceptación que han tenido las presentadas hasta la fecha. “Se trata de una nueva selección de la Colección Per Amor a l’Art, que esta vez reflexionará, a partir de la obra de diversos artistas, sobre el modo que habitamos los espacios de la contemporaneidad, puntualiza. Cómo nos relacionamos, ocupamos y usamos la calle y los espacios de ocio, trabajo o consumo. Incluirá además la obra de Bernd and Hilla Becher, Anthony Hernández, Helen Levitt, Cartier-Bresson, Robert Frank, David Goldblatt, Luigi Ghirri, Victoria Civera, Elger Esser, Xavier Ribas, Francesca Woodman y Matt Mullican, entre otros.

 

Asimismo, tal y como señala la responsable de comunicación, también ofrecen una exposición individual del trabajo de Joel Meyerowitz. “La muestra constará de un centenar de fotografías de este gran fotógrafo documental y pionero en el uso del color, realizadas durante su estancia en España en los años sesenta”, recalca. Y a todo ello se le sumará la inauguración del jardín de Bombas Gens y la bodega medieval del siglo XV que descubrieron durante las obras de rehabilitación del edificio.

 

Una propuesta alternativa, que ya está dando mucho de que hablar desde que se inauguró en el mes de julio, y que apuesta por la difusión del arte en todas sus vertientes. 


@ingabarda

Inma Gabarda

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

quince − 9 =

Lo último en "Cultura"

Subir