Ceceda: pasen, vean y coman

Un balcón privilegiado en la montaña asturiana para disfrutar del paisaje y de su gastronomía

360GRADOSPRESS, Asturias. El mejor mirador para contemplar el verde de Asturias está en Ceceda. A través de unos reformados ventanales, abiertos solo cuando la temperatura lo permite, la mente puede disfrutar de un valle fabuloso por donde cada media hora circula el tren que enlaza Santander con Oviedo. Entre paso y paso uno puede dar cuenta de un fabuloso ‘filete al quesu’, quizá lo que haga famoso a esta pequeña localidad asturiana de apenas cien habitantes.

Cuidado con mimo, el pueblo emerge en lo alto de una montaña. Al norte el Sueve, popular por ser la cuna del asturcón, al sur los emergentes Picos de Europa. Quienes tienen vista lo eligen como lugar de descanso. No es de extrañar que entre sus casas esté ‘Campuloto’, el palacete de los Vega, como les conocen en Asturias. Por las manos de estos afamados oftalmólogos ovetenses han pasado los ojos de la familia Real al completo y la ‘jet set’ de un país. Ellos verano tras verano disfrutan de la tradicional cena anual que la familia Vega organiza en Ceceda. Ninguno de ellos es infiel a la cita en Casa Colo para agradecer su estancia al estómago y comprobar que los Vega son unos maestros. Pasen y vean, les dice Joaquín, dueño y maestro de ceremonias de un restaurante que gracias a la carta no ha perdido el encanto que casi machaca una reciente reforma de la terraza.

Ceceda no ha logrado escapar a la fiebre del ladrillo. Entre casonas asturianas se cuelan construcciones de difícil entender para los vecinos. Paneles solares, portones eléctricos y Mercedes Clase A contrastan con el moho de tejas añejas, puertas de madera entreabiertas y tractores Iveco. Ceceda presume de ser un pueblo lechero. Los ganaderos del pueblo fueron los primeros en caer en las redes de una cooperativa que luego se convirtió en imperio, la Central Lechera Asturiana, ahora productora de uno de los ingredientes necesarios de los manjares de la carta de Casa Colo, el único bar del pueblo: croquetas y filete al quesu. Leche de la Central.

La duda surge cuando uno encuentra en una escueta carta el repollo relleno de marisco. ¿Qué elegir? Quien apuesta por no privarse de nada puede acabar la jugada en el hospital. Las raciones son suculentas. Basta decir que el filete al quesu se sirve en tabla de madera. El plato es el de las croquetas, imprescindibles para abrir boca. Para quien esté salivando basta decir que Ceceda está en la N-634 entre Nava y Arriondas, a apenas veinte minutos en coche de Oviedo y poco más desde Gijón. Un paraíso que hace que el famoso eslogan de Asturias coja cuerpo. Pasen, vean y coman.

Marga Ferrer

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

trece − diez =