Un estreno zombie por todo lo alto

Lo sentimos, pero este artículo no analiza el lanzamiento de la sexta temporada de The Walking Dead como tal, sino la maniobra desarrollada sobre el universo de dicha serie para que se consolide.

[Img #22983]
El primer episodio de la nueva entrega de The Walking Dead vio la luz el pasado domingo 11 de octubre en Estados Unidos y, paralelamente, en México. Solo 24 horas más tarde hacía lo propio en España de la mano de FOX. Como viene siendo habitual, este tipo de acontecimiento seriéfilo se traduce en una vorágine de tuits, porque ya no importa estar solo frente al televisor: actualmente, el disfrute de la pequeña pantalla es una indiscutible práctica social gracias a las redes sociales. Así, según datos ofrecidos por Nielsen, esta ficción alcanzó una audiencia de más de cinco millones de usuarios y protagonizó alrededor de 611.000 tuits en su país de origen durante dicha noche. Por su parte, en el vecino sureño se había convertido en Trending Topic desde el día anterior al estreno, acumulando unas 96.130 impresiones según Tweetreach.

 

A la espera de las cifras oficiales españolas, no cabe duda de que las ganas de ver los avances de la “ricktadura” y recibir una buena dosis de “caminantes” eran notables. Para muestra, la asistencia de cientos de fans a la convocatoria lanzada por una gran cadena de distribución alimentaria, la cual convirtió sus parkings en cinco ciudades – Madrid, Valencia, Barcelona, Sevilla y Málaga – en un escenario ‘terrorífico’ para vivir el nuevo capítulo en su máxima intensidad, con salvoconducto y kit de supervivencia incluidos. Se trataba, en definitiva, de dar un paso más para los seguidores de la serie. Porque, ahora, la experiencia no solo puede ser compartida públicamente en Internet, sino también de forma presencial en tiempo real; una evidente maniobra comercial que beneficia a las partes implicadas – cadena de televisión, empresa colaboradora y público – sin excepción.

 

Sin embargo, ¿hasta qué punto este tipo de acciones contribuyen en el éxito de una producción? Pues está claro que son un factor secundario, el cual no puede eclipsar al producto audiovisual en sí. Ofrecer calidad en guión, interpretación y producción a la audiencia ha de ser prioridad. Las campañas de marketing en torno a series como The Walking Dead son cada vez más frecuentes y a nadie le amarga un dulce – todo sea dicho –, pero la prueba del visionado no engaña y el paladar seriéfilo es exigente. Llega el momento de centrarse en lo verdaderamente importante: ¿estará la apuesta de AMC a la altura de las expectativas? Hay 16 episodios por delante para decirlo.


@LaBellver

David Casas

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

10 − siete =

Lo último en "Series"

Subir