No sólo de América viven las series

Da la sensación de que pasan más desapercibidas o son menos mediáticas, pero obviamente hay producciones que merecen la pena en otras partes del mundo, como Reino Unido.

[Img #21625]
El fin de semana que acabamos de dejar atrás estaba marcado en la agenda de muchos seriéfilos – entre los que me incluyo – desde hacía tiempo. El motivo no era otro que el esperado estreno de la tercera temporada de House of Cards, la cual hace las delicias de sus seguidores el estilo Netflix, es decir, ofreciendo todos los episodios – un total de trece en este caso – a la vez. Así, su consumo en modo maratón o su dosificación – si es que alguien puede aguantar las ganas de avanzar en la trama – dependen exclusivamente del espectador. Se trata de una fórmula que – no, no puedo dejar pasar la ocasión para reivindicarlo – se aproxima al ideal del aficionado a las series, aunque todavía queda trecho por recorrer.

 

Dicho esto, la ficción creada por Beau Guillimon pone en bandeja abordar el talento que existe más allá de las fronteras de los Estados Unidos. Porque, del mismo modo que ocurre con el cine, las producciones para la pequeña pantalla padecen de una aparente hegemonía hollywoodiense. Sería una necedad negar que la industria al otro lado del Atlántico es la más potente en la actualidad, pero ello no es sinónimo necesariamente de calidad. Y una buena muestra para el caso sería House of Cards, ya que está inspirada justamente en una mini serie británica homónima – de apenas cuatro episodios – emitida por la BBC en 1990, la cual se basa, a su vez, en una novela de Michael Dobbs publicada un año antes.

 

Este hecho no es aislado. Por ejemplo, el pasado mes de noviembre se confirmó que FOX va a producir una adaptación de Luther. Dicha cadena sería reincidente, pues ya probó suerte en diciembre con un remake de Broadchurch, el cual recibió el nombre de Gracepoint y sólo ha gozado de una temporada – no ha sido renovada –. Por su parte, HBO también va a hacer lo propio con Utopia, cuya primera entrega será dirigida por David Fincher. Si echamos la vista hacia atrás, la lista podría ampliarse con The Office, una apuesta de la NBC que concluyó en 2013 tras ocho años en antena, o Shameless, cuya andadura estadounidense empezó en 2011 de la mano de Showtime, entre otras.

 

La sucesión demuestra, por tanto, que no sólo de América viven las series. Ahora, el debate reside en hasta qué punto las reediciones son una decisión acertada o es mejor dejar a las originales tranquilas con su procedencia, su elenco y su guión. ¿Opiniones?


@LaBellver

David Casas

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 × tres =

Lo último en "Series"

Subir