La serie que bordó un periodista: The Wire

Nunca es tarde si la dicha es buena. Y las vacaciones de Navidad están al caer. Si no habéis visto esta obra maestra, tenéis la obligación de aprovechar para ello durante las fiestas… o cuando sea.

[Img #23368]
El ejercicio del periodismo no se limita a informar sobre un hecho noticioso, sino a ponerlo en contexto, recabando toda la información posible, consultando a las fuentes pertinentes y dando voz al conjunto de partes implicadas, de manera que la sociedad disponga de un retrato lo más fidedigno posible del acontecimiento en cuestión. David Simon se dedicó a ello durante años en The Baltimore Sun, donde cubría la sección de sucesos, hasta que decidió cerrar este capítulo profesional. Un par de libros que había escrito – Homicide: A Year on the Killing Streets (1991) y The Corner: A Year in the Life of an Inner-City Neighborhood (1997) – fueron adaptados a la televisión, lo cual le permitió una primera aproximación al medio colaborando como guionista y productor. Finalmente, en 2002, se lanzó a título personal con The Wire, la serie que no hubiese sido igual sin el trabajo de campo que su creador llevaba a las espaldas.

 

Porque esta producción es el más verosímil reflejo que puede hacerse de una ciudad, abordando sus problemáticas reales desde dentro, por lo que no engaña en lenguaje ni en roles: esto no es ficción como tal. De hecho, muchas voces con autoridad han reparado en que The Wire marca un antes y un después en la forma de hacer series y la califican como una de las mejores de la historia – ¡ahí es nada! –. Sin duda, el canal HBO acertó – y mucho – cuando ligó su nombre al de Simon. Tanto es así que esta colaboración no ha quedado en algo puntual: dos años después de esta primera incursión llegó Treme y, recientemente, se ha estrenado Show Me a Hero. A la vista, además, The Deuce – un drama sobre la industria del porno protagonizado por James Franco – y otro proyecto aún sin nombre centrado en Capitol Hill – el núcleo político de Estados Unidos – que irá de la mano de Carl Bernstein, uno de los periodistas que destaparon el caso Watergate.

 

Esta recomendación de The Wire es, por tanto, una excusa para enviar otro mensaje entre líneas: no dejéis de seguir los pasos de David Simon, a quien se puede calificar de maestro sin titubeo alguno.


@LaBellver

Marcos García

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos × 5 =

Lo último en "Series"

Subir