Tatuajes altruistas contra el cáncer de mama

La micropigmentación oncológica es una técnica similar al tatuaje a la que se someten personas que han padecido cáncer para mejorar su aspecto físico y su autoestima. Abarca desde el dibujo de las cejas hasta la simulación de la areola del pezón para ayudar a las mujeres a superar la enfermedad.

[Img #23197]
El cáncer es la segunda causa de muerte más frecuente en España, por detrás de las enfermedades cardiovasculares. La Sociedad Española de Oncología Médica (Seom) preveía para el año 2015 alrededor de 227.000 casos nuevos de cáncer. De ellos, la Asociación Española Contra el Cáncer calcula que más de 63.000 serán casos de personas con cáncer de mama. Las campañas de concienciación y prevención  se extienden a lo largo de nuestro país: maratones, charlas, conferencias, campañas publicitarias… Pero hay quien no las considera suficientes.

 

Marya Martínez, propietaria del estudio de  Val Kiria Tattoo & Micropigmentacion en Gijón,  ha querido dar un paso más para ayudar a las mujeres que han pasado por la dura lucha contra el cáncer de mama. De manera totalmente altruista ha decidido realizar micropigmentaciones oncológicas en pezones y areolas a mujeres con mastectomía. Marya es titulada en Estética, tiene formación específica en Micropigmentación Estética y Oncológica, así como varios años de experiencia en el mundo del tatuaje, al que se dedica porque su pasión es dibujar y tatuar.         

                                                                                 

Esta iniciativa surge a raíz de la campaña de concienciación sobre el cáncer de mama que tuvo lugar en octubre de este año. “Al ver tanto lazo y tantas fuentes rosas, me dije que eso estaba bien, pero no era suficiente para ayudar a las personas que sufren esta enfermedad y decidimos aportar nuestro granito de arena a esta lucha”, explica. No sabía de ningún otro estudio que realizase estos tatuajes de manera altruista, pero eso no la frenó “Tenemos unas 20 chicas confirmadas, más las que quedaron en reserva“. Lanzó la campaña a través de Facebook con un cartel que se hizo viral en pocas horas “desde luego, no me esperaba esta acogida, la repercusión fue tremenda” asegura. 

 

[Img #23195]
La tatuadora lamenta que le suelan preguntar sobre qué obtiene ella a cambio de realizar estos tatuajes de forma gratuita “esa pregunta me la hace bastante gente, y es muy triste darse cuenta que vivimos en una sociedad en la que todo se hace a cambio de algo y se busca la vuelta de rosca a todo para ver qué interés puede haber detrás, en mi caso simplemente lo hago de manera altruista, ni más ni menos”. Además, considera que este tipo de tatuajes deberían estar incluidos en la sanidad pública ya que “esto no es un capricho estético, es una necesidad para las personas afectadas tanto física como psicológicamente“. El trabajo en su estudio consiste en realizar desde tatuajes tradicionales hasta micropigmentación oncológica. De esta última, se puede tanto dibujar la areola como tatuar “algo más artístico” o combinarlo.

 

Pilar Echepare Fonseca, es una bilbaína que también ha decidido aportar su granito de arena para ayudar a las mujeres que luchan contra el cáncer. A través de Facebook colgó un cartel en el que anunciaba tatuajes paramédicos gratis y tuvo una gran acogida aunque se tuvo que enfrentar a algunos problemas: “me han borrado la página en Facebook y algunas fotos de mis tatuajes de pezones por considerarlas desnudos, por ser inapropiadas” se queja. Granito de Arena, así se llama la asociación que está levantando poco a poco con ayuda de una abogada “que está haciendo todos los papeleos gratis para ponerlo en regla“. A tatuarse en Mamá Julieta, su centro de micropigmentación, llegan mujeres de toda España, y para atenderlas, Pilar ha conseguido movilizar a buena parte de la sociedad bilbaína. Aunque ella ofrece el tatuaje oncológico gratis, el viaje supone un esfuerzo económico que a veces estas mujeres no pueden afrontar. Para que esto no sea un impedimento, Pilar ha conseguido dos restaurantes que dan de comer o cenar gratis a las mujeres que viajan a Bilbao para hacerse la micro pigmentación, también ha obtenido el favor de algunas cafeterías que les regalan el desayuno, y mujeres voluntarias que las acogen en su casa. “Es todo de manera altruista, no quiero que haya nada oscuro alrededor de mi asociación, nada que tenga que ver con dinero” asegura.

 

Pilar no duda ni un momento de los beneficios que estos tatuajes aportan a las mujeres que han pasado por un cáncer de mama. Según ella, el precio de estas micropigmentaciones oscila entre los 600 y los 3000 euros, cantidad que muchas mujeres no pueden asumir. “He terminado por fin con mi enfermedad, muchas gracias” es la frase que más le repiten las luchadoras que se ponen en sus manos.

 

¿Qué es la micropigmentación?

 

La Micropigmentación Oncológica es una técnica similar al tatuaje que consigue paliar, mejorar o reconstruir los efectos de un tratamiento de quimioterapia o de una reconstrucción de pecho tras un cáncer de mama. A través de un sencillo tratamiento, prácticamente indoloro, se consigue simular el pelo de las cejas y pestañas,  camuflar cicatrices y crear areolas completas. En caso de que no se haya realizado la reconstrucción del pezón, se crea su efecto óptico pigmentando la piel con tonalidades que crean un efecto 3D imitando a una areola real, dando una total apariencia de volumen al pezón. Además, se lograr camuflar cicatrices postoperatorias de la areola y corregir asimetrías entre ambos pechos.

 

[Img #23196]
Eugenia Arrieta es una especialista y formadora en micropigmentación, técnica a la que se dedica en exclusiva desde hace más de 20 años. Para ella, logra reducir el efecto psicológico negativo y ayuda a mejorar su autoestima. La técnica de micro pigmentación ayuda a aquellas personas que van a someterse a un tratamiento de quimioterapia a sentirse cómodos y optimistas, ya que se logra la repoblación óptica del vello en cejas y pestañas dando expresividad y equilibrio facial.

 

Alternativas al tatuaje

 

Maria de la O Jiménez Otero es una sevillana que ha padecido cáncer de mama, con dos metástasis, una en el pulmón y otra en la cápsula suprarrenal izquierda que superó; y un cáncer primario en el ovario derecho que está respondiendo bien al tratamiento pero al que se le han añadido dos nuevas metástasis del primer cáncer de mama, en el pulmón y en la cápsula renal derecha por los que sigue medicándose. El sentido del humor es una pieza fundamental en su recuperación “tengo las dos metástasis que no saben si suben o si bajan, como los gallegos“. 

 

La mayor consecuencia estética de su tratamiento fue la pérdida del pelo, y de las cejas, algo que le afectó mucho a nivel psicológico “siempre había llevado el pelo largo y con flequillo. Después de la quimioterapia, se me quedó el pelo ralo, como pelusilla –añade- y me quedé sin cejas“. Gracias a una conocida, se acercó a un centro de estética en Madrid donde compró unas sombras “como las que se echan en los parpados para maquillarse” que venían con unas plantillas para dibujar las cejas, “quedé tan encantada que ni me planteé el tatuaje, que es más caro“.  


@ana_br3

Lorena Padilla

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos + siete =