Una nueva vida para los solares urbanos

Una porción de terreno que fue edificado hace tiempo o donde está prevista una construcción pero que, actualmente, no es más que eso: una extensión de tierra. Esta semana en 360 Grados Press hemos descubierto que este común elemento de las ciudades tiene posibilidades más allá de las predestinadas por definición.

[Img #20324]

La Casa Encendida de Madrid acogiódurante el verano de 2008 un taller que versaba sobre el diseño urbanístico.Poco después, algunos de los asistentes se reunieron con la intención de poneren práctica lo allí aprendido. Así, un solar que permanecía vacío desde hacíamás de tres décadas y que pertenecía al consistorio de la capital empezó atomar otra forma de la mano de los propios ciudadanos. Una serie dedesavenencias institucionales desencadenaron un episodio de cierre y de derribo,pero la iniciativa no sólo volvió a resurgir de sus escombros, sino que logróuna cesión para un lustro. Más recientemente, una historia similar se haescrito en la ciudad de Valencia: el encuentro de ArquitecturasColectivas que se celebró en 2011 fue la chispa que hizo prender unmovimiento preexistente de la mano de plataformas como Comboia la fresca. En este caso, una superficie en pleno casco histórico que descansabaen desuso durante más de quince años fue el escenario escogido. Una cuartaparte del mismo es pública y la restante, privada; por lo que las gestiones sehan realizado tomando en consideración ambos ámbitos. Incluso, se ha acordadocon el propietario un “convenio deconcesión temporal en precario“, es decir, hasta que éste necesite suparcela de nuevo.

 

¿Pero qué ha nacidoa partir de estas semillas?

Esta es una plaza y Solar Corona, respectivamente. Condichas denominaciones han sido bautizados los proyectos surgidos en sendosespacios de Madrid y de Valencia, los cuales podría decirse que responden a unavoluntad de desarrollo individual a la par que colectivo, aunque la definiciónformal se plantea un tanto complicada. “Quizá,la mejor explicación sea recurrir a las palabras que emplea la gente que loconoce: una zona de convivencia, verde, de crecimiento en comunidad,terapéutica o un oasis. Porque aquí se relacionan pequeños grupos de personasen un paradigma diferente al estándar y se promueve la formación en áreas queno suelen abordarse“, afirma Luis,quien es miembro del colectivo madrileño. “Setrata de mejorar la calidad de vida tanto para los vecinos de alrededor comopara la ciudad en general. Ponemos en práctica un urbanismo que se origina desdeabajo, desde una voluntad de la gente. Se trata de un ejercicio que pone envalor la capacidad que tienen las personas de crear cosas“, matiza Alberto, homólogo de la iniciativavalenciana. De este modo, las experiencias particulares se suceden. Por ejemplo,un médico de un ambulatorio próximo a Estaes una plaza receta a algunos de sus pacientes que se pasen por allí. Elloes la prueba más evidente del progreso compartido que se persigue.

 

¿Y qué se cueceexactamente en los solares?

[Img #20312]
Siguiendo con las vivencias propias, una mujer que permanece asomada asu balcón frente al Solar Corona enel momento en que se entrevista a sus participantes para el presente artículobien podría servir para responder esta cuestión, pues ella recurre a dichoespacio para cultivar un pequeño huerto. En palabras de Adrián, quien forma parte de esta asociación: “Buscamos experiencias insólitas en un entorno urbano. En concreto,desarrollamos tres líneas de actuación: programación sociocultural abierta atodo el mundo, espacio didáctico de aula-taller al aire libre e investigaciónsobre temas como el autoempleo. Para ello, queremos tener una plaza bien equipada“.De esta forma, en ambos solares se han ido habilitando diferentes zonas segúnusos, como las proyecciones, los cursillos o las reuniones. Y, asimismo, losfines se han diversificado sobre la marcha: en Esta es una plaza cuentan con un grupo de bioconstrucción y otro deartistas del grafiti, mientras que la propuesta valenciana colabora con uncolegio y una escuela de diseño cercanos, entre otros. En definitiva, sefraguan sinergias con agentes sociales de alrededor y, también, se busca lacomplicidad de profesionales de distintas disciplinas.

 

Las reaccionescosechadas en el entorno

Sin excepción, todas las actividades organizadas con vistas a reactivarestos solares urbanos son “de bajoimpacto“, como especifica Luis, lo cual significa que se respetan horario yvolumen del vecindario. Ello, sumado a los beneficios sociales que de estosproyectos derivan, parece que ha conseguido ganar la simpatía de losciudadanos. “El barrio acogepositivamente el uso de este espacio, pues antes era como un vertedero. Escierto que muchas personas todavía lo desconocen, pero tenemos la intención de informary de buscar su participación“, explica Violeta,otra miembro de Solar Corona. Eso sí,la integración de los dos proyectos en sus correspondientes hábitats ha tenidolugar de manera progresiva. En este sentido, uno de los principales frenos hansido los prejuicios generados a partir de la estética. Sin embargo, el valorañadido probado tras su puesta en marcha ha derribado las ideas preconcebidas.

 

Uno para todos ytodos para uno

[Img #20323]
Por su parte, el propio funcionamiento de estos espacios también ha contribuidoa esa extinción de falsas creencias. En líneas generales, su organizaciónpodría resumirse en los términos de horizontalidad y de consenso. Así,implicarse en estas iniciativas es tan sencillo como hacer llegar una propuestaa sus asambleas – bien por escrito, bien en persona – para que sean sometidas avotación. “Sólo se requiere cumplir conel protocolo que redactamos en su día y en el que se establece un marco de uso“,especifica Adrián. “Son sitiostransversales tanto en ideologías como en edades, aunque todavía existe unadiferencia entre la gestión y el disfrute, pero poco a poco se van ampliandolos círculos de tomas de decisión“, completa Luis. En consecuencia, larepresentación de vecinos en las agrupaciones se ha incrementado desde sus inicios.

El experimento queno tiene fin

Y la evolución continúa. Porque, siguiendo los precedentes de otrospaíses europeos – como Holanda o Inglaterra – donde iniciativas de esta índolellevan más recorrido, la intención de Estaes una plaza y de Solar Corona esseguir repensando el urbanismo desde una perspectiva social, teniendo en cuentael medio ambiente y basándose en la economía del intercambio. Además, lasconclusiones de estos ‘ensayos locales’ se ponen en común internacionalmente paraalcanzar una satisfacción de los intereses personales en sintonía con losgenerales de la sociedad, por lo que el proceso es tan infinito comoexperiencias se pueden tener combinando dichos factores en diferentes puntosgeográficos. “Diría que no hay un plan defuturo, ya que, justamente, este tipo de espacios se van creando en el día adía. Nosotros nos enfrentamos a formas de salir adelante que no se correspondencon los esquemas formales o comerciales. Dependemos más bien del momento vitalque está experimentando cada uno, lo cual se refleja en cómo se hacen crecerlos proyectos“, remata Alberto. Y, de esta manera, cada vez más solaresurbanos descubren la oportunidad de una nueva vida.

[Img #20316]



José Manuel García-Otero

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

8 + doce =

Lo último en "Reportajes"

Subir