Poemas de un trago

Hay ideas tan tozudas que consiguen imposibles. Esta semana en 360 Grados Press nos hemos topado con una de éstas, capaz de embotellar las palabras. Una afición y una buena causa están detrás del prodigio.

[Img #15947]

¿Deseanalgo más? ¿Un café, un chupito, un poema?“. Más o menos con estas palabrasatendía Paco Mateu a los clientes en su restaurante Chez Lyon en Valencia cuando se acercaba el momento de poner fin auna comida o cena. Y no bromeaba: quienes se decidían por la última opciónrecibían unos versos escritos a mano por él mismo en un pergamino. Con eltiempo, lo que nació como un obsequio anecdótico se ha convertido en un granproyecto un tanto singular en forma y en contenido. Porque, primero, lascomposiciones pasaron a ser enfrascadas, con todas las connotaciones que elloconlleva; y, más tarde, el arte de sujetar las palabras a un ritmo adquiriócarácter solidario. “Siempre regalabapoemas. Tenía unas botellas muy bonitas y se me ocurrió meterlos dentro. Vi quela gente los recibía con mucho cariño y sorpresa, así que pensé que con esaidea podía hacer algo más. Fue entonces cuando llamé a otros poetas para que hiciesenlo mismo, de manera que pudiésemos venderlos con vistas a donar el dinero recaudadoa alguna asociación“, explica Paco.


Por tanto, como cualquier mensajeque se lanza al mar protegido por el vidrio, la intención de este poeta curtidoentre fogones no era otra que probar suerte, tirar de esperanza y estableceruna comunicación entre la parte en que se forjó la idea y aquella en la que senecesitaban recursos. Concretamente, el destino elegido fue la Asociación dePadres de Niños con Cáncer de la Comunidad Valenciana (Aspanion). Así, Desdela otra orilla se planteó el nombre perfecto. Y parece que el recadovaró sin problemas: una vez definida, la iniciativa empezó a rodar en junio de2011. Poco después, el festival Vociferioconcedió a Paco la oportunidad de darse a conocer ampliamente. Allí coincidiócon el grupo poético Akelarre y,desde entonces, las colaboraciones no han dejado de sucederse.


[Img #15952]
Entre éstas se encuentran las deMabel Valero y María Peiró, dos poetisas pertenecientes a dicha asociación quequedaron rápidamente prendadas del proyecto de Paco. “Nos pareció una idea fantástica y muy original“, apunta Mabel.Ambas compartían la afición por expresarse mediante versos, ésa que les vinodada por la lectura y que una vez probada no han podido abandonar; de maneraque contribuir en este plan no supuso ningún esfuerzo. Es más, su participaciónles está reportando una gran satisfacción como artistas. “Parece que la gente se está abriendo a la poesía en sí. Hay quienesnunca se habían acercado a un poema y ahora lo tienen en casa dentro de unabotella. Sé de personas que no eran cercanas a la poesía, pero a partir deadquirir estas botellas se han vuelto a acercar a ella“, afirma María.


De esta forma, Desde la otra orilla ha ido tomando velocidad; tanta, que suprecursor incluso se ríe diciendo que, quizá, se le ha ido de las manos. Losdatos justifican su reacción: en poco más de un año se han vendido unas 2.000botellas solidarias, las cuales contienen las creaciones que 300 poetas handecidido compartir “por amor al arte“,como lo califica el propio Paco. De hecho, con motivo del primer aniversario dela iniciativa, el pasado mes de junio del presente año ya se pudo editar uncompleto libro recopilatorio con, al menos, una muestra de cada uno de losautores. Justamente, Mabel fue la encargada de su selección y laboriosaedición, pues al tratarse de manuscritos, se vio obligada a contactar conmuchos de éstos para que resolviesen las adivinanzas que sus caligrafíasplanteaban.


[Img #15944]
Y el éxito continúa: un nuevovolumen se proyecta en un futuro próximo, pues cada vez son más las personasque se interesan por el proyecto, tanto para adquirir una de estas pequeñasobras literarias enfrascadas como para aportar contenido que poner a la venta.Gran parte del triunfo reside en que Desdela otra orilla no entiende de límites. Por ejemplo, ya han participadodesde una niña de siete años hasta un septuagenario, comotambién se han recibido poemas, ilustraciones y fotografías desde todas laspartes del mundo. De hecho, hace bien poco que Paco envió una remesa de papirosa un colegio de Argentina para que los niños que allí estudian tambiéncontribuyan en la causa.


Con todo, hay una cosa que no ha cambiado: los poemas siguenformando parte de la carta de Chez Lyon.Eso sí, ahora son muchos los que se adelantan al ofrecimiento de Paco y pidendirectamente su ración de versos. Podría decirse que se batió lo improbable,que la excepción se convirtió en norma y que los mensajes lanzados en unabotella al mar (de la solidaridad)  yanunca quedan náufragos.

@LaBellver


 

Aquellos interesados en conocer elproyecto Desde la otra orilla deprimera mano pueden asistir a su presentación el próximo 4 de octubre en laCova Gran de Paterna (Valencia) o el 29 del mismo mes en El Corte Inglés deColón (Valencia). Ambos actos darán comienzo a las 19 horas. Para másinformación, visitar la página oficial de Facebook.

David Barreiro

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

trece − 7 =

Lo último en "Reportajes"

Subir