La esperanza en un batey

El ron se elabora a partir de la destilación de la caña de azúcar. La producción en serie de este licor en algunas zonas de República Dominicana exige una plantación masiva y para tan elevada producción las empresas buscan mano de obra barata en la inmigración haitiana.

[Img #16000]
Ante la demanda que exige este producto en el batey Perelló (una zona de la República Domincana cercana a Punta Cana), el efecto llamada de las familias desfavorecidas de Haití es inevitable, no les importa qué condiciones se encontrarán, van a trabajar y así consiguen salir de su pobre país.  
    
Estas personas, la mayoría de veces en situación ilegal, se traslada a un poblado de barracones cuyas paredes están hechas de madera y el tejado con chapa. En el batey Perelló carecen de servicios básicos como agua corriente en sus precarias viviendas o saneamientos. Afortunadamente, disponen de dos o tres tomas de agua para una población de unas cuatrocientas personas. 

Al carecer de saneamientos, el líquido elemento fluye libre y se pierde creando un insalubre riachuelo  continuo, un continuo barrizal, caldo de cultivo para mosquitos e insectos. Aunque la comunidad se afana en limpiar con improvisadas escobas hechas de ramas, la ausencia de contenedores convierte en una tarea casi épica la retirada de residuos. Pero en cierta medida lo consiguen, no con la eficacia a la que el primer mundo está acostumbrado, pero sí en su pequeño universo.  
    
[Img #15991]
Desde este punto de vista tan poco halagüeño una incipiente población de jóvenes ya dominicanos ven con optimismo un futuro más prometedor que el de sus antecesores. Las tecnologías no han pasado de largo por este pequeño poblado, al igual que para cualquier adolescente. Las chicas se pasan el día pendientes del teléfono móvil, claro está que no todas ellas disponen de un terminal pero ya se aprecian cambios. También la televisión por satélite llegó al batey.  
    
La ilusión de los más pequeños con sus juegos y risas nos hacen entender la felicidad de una comunidad que, pese a sus dificultades iniciales, van camino de una vida más digna y con más recursos.  

Javier Montes

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

18 + ocho =

Lo último en "Reportajes"

Subir