“El velo es una recomendación de Allah”

Wassila el Barouni, psicóloga y mediadora intercultural del Centro Cultural Islámico de Valencia

ARANTXA CARCELLER, Valencia. Wassila el Barouni, tunecina y residente en España, es psicóloga, mediadora intercultural y presidenta de la Junta de Mujeres del Centro Cultural Islámico de Valencia. Realizó su tesis doctoral sobre el maltrato en la Universidad de Valencia y, actualmente, atiende a las mujeres inmigrantes víctimas de maltrato y discriminación racial. Desde el centro, intenta fomentar la integración de la mujer musulmana en la sociedad española mediante cursos de inserción laboral y aprendizaje del castellano. No obstante, es consciente de las trabas que supone la utilización del velo.

¿Qué nos dicen las escrituras del Corán acerca del uso del velo?
En el Corán se dice que la mujer debe ir tapada. Pero esto depende de la fe de la mujer, si ella está convencida de las leyes del Corán y tiene su fe más alta que una musulmana normal lleva el pañuelo. La mujer musulmana tiene que estar convencida de su fe, sino no puede llevarlo. La mujer, según el Corán, tiene que tapar su cuerpo. Para no provocar.

¿Y qué significa para la mujer el uso del pañuelo? ¿Qué representa para ella?
El velo para la mujer musulmana es una recomendación de Allah. Ella puede elegir si llevarlo o no, ya que, nadie puede obligarla, es una decisión propia. El velo supone una relación entre ella y Allah, Dios. Oímos que la mujer musulmana está obligada a llevar el velo. Pero esto no es cierto, la mujer musulmana no está obligada a llevar el velo, ella puede elegir llevarlo o no. Así, ella se siente satisfecha o convencida puede tener una felicidad plena aunque la gente piense que está sometida.

Respecto al plano internacional, ¿qué le parecen las medidas de Francia o Turquía, y el gobierno talibán en Afganistán?
Francia es un país laico y no acepta signos religiosos al igual que Turquía. Afganistán no es un ejemplo del Corán. Los talibanes hace una interpretación del Islam a su gusto. La religión musulmana es moderada. Hacen daño y dan una mala imagen del Corán. En Afganistán las mujeres se quedan en las casas sin hacer nada y el Islam no dice eso. La mujer tiene que participar, tiene que estudiar, tiene que trabajar. Ellos hacen al revés el Islam y maltratan a la mujer. El maltrato está prohibido en el Islam. No practican la religión como dice Allah.

Y en España, ¿en qué situación se encuentra la mujer musulmana?
La mayoría de las mujeres musulmanas se sienten rechazadas, especialmente cuando quieren trabajar y sobre todo en sus especialidades, pues no hay que olvidar que las hay licenciadas entre todo el colectivo. Pero la sociedad española no ofrece a la colectividad musulmana una oportunidad de integración. Tan sólo les ofrecen trabajo en el ámbito doméstico e incluso ahora hay problemas en este sector, ya que, a muchas musulmanas les exigen quitarse el velo. Las propias mujeres españolas les exigen que se quiten el pañuelo. A ello hay que añadirle que la mayoría vienen sin papeles y esto es un problema para ellas.
Sin embargo, no sólo es culpa de una parte sino de ambas. Nosotros no intentamos participar de la vida cotidiana como las asociaciones de vecinos, el AMPA en los colegios, etcétera. Hay ignorancia por ambas partes. Aún hay mucho miedo hacia una familia musulmana, pues, desde el 11M hay más islamofobia. Por tanto, hay una barrera de miedo entre ambos grupos y no se intenta buscar una aproximación.

¿Cómo es su trabajo de conciliación?
Desde mi puesto intento hacer entender a las mujeres el fenómeno de la integración en la sociedad española, pero la gran mayoría me habla de marginación. Sienten este rechazo y, por ello, prefieren quedarse en casa y no participar. Esta situación crea una gran frustración interna ya que la mujer se ve dependiendo del marido. Aquí empiezan los problemas en el matrimonio.
En mi tesis, demuestro cómo la mayoría de las mujeres maltratadas continúa viviendo con el maltratador. No tienen amparo de ningún tipo y, al menos, si permanecen en sus casas tienen qué comer y dónde dormir. Esto aumenta el problema de la mujer árabe y, especialmente, las que llevan el pañuelo. Hay mujeres que viven con tres euros al mes y los centros sociales están llenos. No hay protección desde las instituciones, los pisos de acogida están completos. Así que la mujer musulmana prefiere un maltrato crónico.

¿Cómo puede alcanzar la mujer musulmana la integración o adaptación sin renegar de su fe?
La emancipación de la mujer musulmana sólo se alcanzará a través de la educación e independencia económica. De ahí nuestro apoyo en su búsqueda de trabajo y aprendizaje del castellano. Sin embargo, las mujeres viven una situación delicada por la crianza de los hijos o el desempleo del marido. Esto último reprime mucho a la mujer ya que es maltratada por el hombre tanto psíquica como físicamente.
Los hombres en las sociedades árabes son muy machistas y la mujer no tiene los derechos que contempla el Corán. La mujer musulmana desde la antigüedad ha tenido derecho al trabajo. Ésta participa en la educación, etcétera, de hecho, todos los dichos del profeta los hemos aprendido de su mujer, Aisha. Con esto podemos ver la importancia de la situación de la mujer en la época del profeta. En el Corán no hay distinción entre hombre y mujeres. La primera palabra que baja Mahoma del Corán es lee. Estudiar es imprescindible en la religión islámica. Los musulmanes, en especial las mujeres, no tienen que ser analfabetas, ya que, esto no ayuda a la integración, debe ser útil en la sociedad. La mujer musulmana debe ser útil.

¿Qué opinión ha suscitado la polémica actual, la niña de Alarcón, en la comunidad árabe?
Frustración. La opinión de la comunidad árabe es de frustración , porque no hay libertad para llevar lo que una quiera. La decisión de llevar el velo es una elección libre. Ahora, dentro de la comunidad árabe hay un poco de miedo, porque si las niñas quieren ir a las escuelas con velo, ¿qué va pasar? La educación es muy importante y si no hay libertad a la hora de llevar el velo se puede caer en la marginación de la mujer muslumana.

¿En qué situación dejan estas medidas a la mujer musulmana dentro de la sociedad española?
La mujer musulmana se siente discriminada y marginada. La gente imagina a la mujer musulmana como sumisa y relegada en casa. Sin embargo, es contrario, ya que, es ella quien elige llevar el velo. Yo veo, a nivel laboral, que la mujer musulmana por llevar el velo encuentra muchas dificultades para acceder al mundo laboral. De hecho, hay muchísimas dificultades para trabajar cara al público por llevar el velo. Por tanto, es muy difícil integrarse en la sociedad. Como he dicho antes, no nos dejan, tan sólo nos ofrecen trabajo en el ámbito doméstico.

David Barreiro

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − 12 =