María León
María León

“El drama conecta con el alma del personaje”

Inma Gabarda

Periodista en Soma Comunicación
Millennial. Me apasiona contar historias.

Latest posts by Inma Gabarda (ver todo)

     

    La actriz española María León disfruta con los pequeños detalles de la vida, sin perder de vista su mayor pasión, el cine, ya sea como actriz o productora. Aunque en el mundo audiovisual se le conoce como la reina de la comedia, esta vez abandona su papel cómico para encarnar a una esposa desalentada en el largometraje Sin Fin que se encuentra sumida en una situación amorosa dramática. Y lo hace encantada porque, según relata a 360 Grados Press, a través del drama puede llegar al alma del personaje como no lo hace con ningún otro género.

    En la película Sin Fin interpretas a una mujer con múltiples cambios de estados de ánimo, ¿cómo lo vives?

    El personaje de María ha sido complicado porque está tan viva como muerta. Por un lado, tenía que contar las ganas de vivir, la fortaleza que tenía ella de joven y que tiene ahora, pero también debía de mostrar su capacidad de autodestrucción interna. Lo más difícil para mí fue no juzgarla. La conseguí entender. Yo digo que es como una cerilla, que se enciende pero automáticamente con la misma fuerza que se enciende, se desvanece.

     

    Fotografía: Kike Taberner
    Fotografía: Kike Taberner

    La película está basada en un cortometraje anterior, ¿cómo ha sido enfrentarte de nuevo a esa experiencia?

    Una gozada porque con el corto nos quedamos con la sensación de que no tuvimos tiempo de profundizar en los personajes. Porque en las dos semanas de vacaciones que tuvimos Javi y yo para grabarlo claramente faltó tiempo para interiorizar a los personajes. Por tanto, agradezco la valentía de los directores y su afán por retomar este proyecto para decir que: “Esta historia no se puede quedar en un corto, necesitamos más tiempo para contar estos personajes, porque ‘Sin Fin’ son ellos dos, y si no llegamos a conocerlos no podemos llegar a empatizar y, por tanto, no vamos a creer nada”.

     

    ¿Qué sentimientos han resurgido al materializar este proyecto?

    He disfrutado mucho porque Javier y yo en esta película hemos conseguido lamer a los personajes, sus heridas y oler sus mejores y peores perfumes. Ese ha sido el mayor disfrute que hemos llegado a tener, que nos dieran la oportunidad de poder conocer a los personajes de verdad para poder llegar a quererlos y  llevarlos de la mano como lo hemos hecho en la película. Aunque es cierto que con una máquina del tiempo y con las herramientas que se utilizan adentrarse en ese realismo mágico es complicado, porque no se llega a entender la trama. Por ello, el guión merecía un largometraje.

     

    Al principio es María quien salva a Javier pero luego es él quien le salva a ella y le devuelve la vida.

    También es mi análisis pero yo creo que de alguna manera es una historia de amor infinita. Hay tanto amor que es destructivo. La máquina del tiempo les permite tener una segunda oportunidad, porque se dan cuenta de lo que debían hacer. Entonces, Javier toma conciencia de que ella es quien tiene que dar el paso.

    De alguna manera, el movimiento hace que haya movimiento y ambos possen uno interior tremendo. Aunque no han sabido encontrarse y no lo hacen hasta que la máquina del tiempo les brinda la oportunidad. Entonces, descubren lo que es importante para cada uno de ellos.  Ellos son como las golondrinas o como los pingüinos, cuando muere uno muere el otro, van de la mano.

     

    ¿Cómo fue el rodaje?

    Es una película muy compleja, tanto de explicar como de hacer. Yo cuando la hacía le decía a los directores: A ver qué vamos a contar porque nosotros no entendíamos el idioma, a veces nos liábamos y nos tuvieron que dar desglosado por tiempos. En el guión viene tal cual la peli y nos liábamos, era muy difícil y ellos son personajes muy complejos pero los hemos disfrutado. En el mismo día teníamos juventud y depresión. Había un cambio muy grande energético y yo me agotaba. Cuando me ponían primero a la depre y luego a la jóven yo pensaba: “Ahora quién remonta”. Me resultaba más fácil al revés, de mayor a la joven me costaba más.

     

    ¿Todo vale en el amor?

    Ella es muy dependiente, de hecho, llega a hacerle sentir culpable a él porque ella es así hasta que se da cuenta de que es quien tiene que tomar la decisión, quien se tiene que ir. Él no se va a ir nunca. Es una relación que ellos han hecho tóxica, pero la máquina del tiempo les ofrece la oportunidad de ver el problema, no existe una falta de amor sino una falta de atención y de generosidad. Es una historia de cobardía, de valentía y de generosidad.

     

    ¿Qué significa para tu carrera profesional tener la oportunidad de dar vida a un personaje como este?

    Cuando te dan guiones con oportunidades de contar personajes es guay. Normalmente en comedias, en televisión, no te dan la oportunidad de llegar al alma de los mismos, no obstante cuando te dan un guión y te dicen que cuentes la historia de una persona que está viviendo un drama, y tú eres la encargada de darle vida a su alma es cuando nosotros, como actores, lo disfrutamos muchísimo.

     

    Deja un comentario

    Your email address will not be published.

    *

    siete + diecisiete =

    Lo último en "Portada"

    Subir