Una vida sin lunes

Semana más que corta en la redacción de Peláez a causa del tradicional puente de todos los santos. Sin embargo, no os confundáis, queridos lectores, no fue el humilde periodista de provincias el que se fue de vacaciones estos días, sino su director y el resto de compañeros.

[Img #16302]
Porque,como pudimos escuchar en la conversación del pasado lunes, Peláez lleva añossin descansar y, por ello, años también sin lunes, hecho por el que su queridojefe se manifestó dispuesto a intercambiar su vida con la del redactor. Y esque cada vez encontramos más despistado al director del diario que no recordabaque Peláez era periodista ni sabía, al parecer, qué son los husos horarios. Dehecho, al descubrir que en Estados Unidos son algunas horas menos que en Españase manifestó ilusionado ante la posibilidad de que, allí sí, el Madridconsiguiera ganar al Borussia Dortmund.

 

 

Lunes, 5 denoviembre

 

– Puffffsssssssaggggg…
– ¿Qué pasa, jefe?
– Lunes, Peláez, eso pasa.
– Ya veo.
– Algunos lunes me dan ganas de echar a correr.
– Como Forrest Gump.
– ¿Quién?
– El de la película de Tom Hanks

– ¿El tipo barbudo ese en la isla?
– Esa es Náufrago, jefe.
– Ya… buen título, ahora que lo pienso… ¿Y usted Peláez? ¿No sufre los lunes?
– Para mí no existen los lunes, jefe, porque no descanso los fines de semana.
– Qué suerte…
– Según se vea, jefe…
– Me gustaría ser un rutinario trabajador sin descanso y sin lunes como usted.
– Se lo cambio, jefe.
– Ummm… ¿así? ¿a pelo? ¿Cambia nuestras vidas?
– A pelo.
– No sé, no sé… aquí hay gato encerrado.
– Ya no tendrá lunes, jefe…
– Ya, pero… no me fío…
– Nunca más, ni un solo lunes en su vida…
– Ummm… es tan tentador… ¿ pero no me ofrece nada más?
– Esta manzana, jefe.
– No tendrá gusano, ¿no?
– No, mire…
– Ummm… está bien.. ¡trato hecho!
– Ji ji ji ji
– ¿De qué se ríe, Peláez?
– De nada, jefe, de nada.
– ¿Adónde va?
– Al bareto de la esquina… ¡Hala! ¡A escribir!
– Grrr…

 

 

Martes, 6de noviembre

– ¡Peláez!
– …
– ¡Peláezzz!
– Dígame, jefe.
– ¿Dónde estaba?
– Fregando las escaleras.
– ¿Y la gente del servicio de limpieza?
– Los despidió en el 98.
– Se me olvidaba.
– A mí no, jefe.
– Ya… quizás le estoy cargando con demasiado trabajo, ¿no?
– Llevo años sin descansar, jefe.
– Bueno, entonces está acostumbrado.
– Ya, pero…
– Bueno, bueno, ¿sabe qué? Vamos a buscar una solución.
– Encantando, jefe.
– Súbame unos churros con chocolate y lo estudiamos.
– No soy camarero, jefe.
– ¿Ah no? ¿Es solo limpiador?
– Soy periodista.
– ¿Perioqué?
– Periodista, jefe, periodista.
– ¿Y qué hace un periodista?
– Escribe en el periódico.
– Leñe, qué guay. Tiene que dejarme leer algo.
– Lo hace todos los días, jefe.
– ¿Ah sí?
– Sí.
– Genial. Con eso soy casi plenamente feliz.
– ¿Qué le falta para serlo totalmente?
– Unos churritos…
– Está bien, jefe, bajaré a por ellos.
– Muchas gracias, Peláez, es usted un gran periodista.


Miércoles,7 de noviembre

 

– ¿Peláez? ¿Quién le ha hecho eso?
– ¿El qué, jefe?
– Esos cardenales bajo los ojos. ¿Algún lector iracundo?
– No, jefe.
– ¿Una novia despechada?
– No tengo novias, jefe, soy fiel a mi mujer.
– ¿Entonces quién?
– Nadie.

– ¿Nadie? ¿Se pega a sí mismo?
– No, hombre, son ojeras.
– ¿Ojeras?
– Sí, llevo toda la madrugada despierto siguiendo las elecciones americanas.
– ¿Votan por la noche los yanquis?
– No, es por la diferencia horaria.
– Ummm… no me suena.
– En Estados Unidos son varias horas menos que aquí.
– No me joda.
– Le jodo.
– ¿Vamos por delante?
– Digamos que sí…
– Entonces aún queda una oportunidad…
– ¿Para qué, jefe?
– Para que allí gane el Madrid a los puñeteros alemanes.


Los cables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en la redacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario en la página oficial en Facebook de 360gradospress.


La foto es de Marga Ferrer

 

332

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

20 − 8 =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir