Un hombre íntegro

El estado del bienestar es ya una entelequia, una quimera, una utopía. Prueba de ello es que el jefe de Peláez, haciendo cuentas de cara a una posible jubilación, se ha dado cuenta de que, como la declaración de la renta, la pensión le saldría “a pagar”.

[Img #20334]

La semanacontinuó con la propuesta del humilde periodista de crear un taller paraenseñar el periodismo, algo que, como bien él sabe, no se puede aprender, selleva dentro o no. Y la semana concluyó con la propuesta del director delperiódico de provincias de hablar bien del alcalde, algo a lo que Peláez seniega porque es una auténtica especie en extinción: un hombre íntegro.

 

Viernes, 20 de junio

 

– Buenos días,jefe.
– Mecagoentodoloquesemenea.
– ¿Qué le pasa?
– No me salen las cuentas, Peláez.
– A nadie, jefe, a nadie.
– Me sale a pagar, carajo.
– A mí también, odio hacer la declaración de la renta.
– ¿Qué declaración ni qué leñe? ¡La jubilación!
– ¿La jubilación?
– Sí, la pensión, me sale a pagar.
– Así está el estado del bienestar, jefe.
– El caso es que tengo que seguir aquí…
– No es para tanto, jefe.
– Odio trabajar.
– Lo sé, pero mírelo por el lado positivo.
– ¿Y cuál es?
– No hace nada, se toca la barriga.
– Eso es verdad…
– Me insulta y humilla…
– Cierto…
– Le hago la comida a diario…
– Así es…
– Se emborracha todas las noches en la azoteamirando la puesta de sol…
– Oh, qué maravilla…
– ¿Lo ve?
– Lo veo. Seguiré aquí toda la vida, Peláez.
– Me alegro de haberle ayudado, jefe.
– Y ahora váyase de mi despacho, mierdecilla.
– Brrr….

 

Lunes, 23 de junio

 

– Buenos días,jefe.
– Buenos días, Peláez.
– He tenido una idea para obtener ingresos para elperiódico.
– No pienso prostituirme otra vez, Peláez.
– No, no es eso…¿ha dicho otra vez?
– Ejem… ¿qué idea tiene?
– Organizaremos un taller de periodismo.
– No sé nada de mecánica, Peláez. He contratado a untipo que me pone los intermitentes cuando voy conduciendo, imagínese.
– No, no es eso, es formación.
– ¿Formación?
– Sí, enseñamos a ser periodistas.
– Eso no se aprende en una escuela, Peláez, sino enla calle y en la redacción.
– Ya lo sé… ¡pero ellos no!
– ¿Quiere timar a unos pobres chavales?
– …
– ¡Gran idea Peláez! ¡Es usted un genio!
– No es idea mía, otros lo hacen.
– Pero nosotros lo mejoraremos: será más caro ypeor.
– Está difícil, jefe.
– Lucharemos por conseguirlo, Peláez, hay que serprofesionales.
– De acuerdo, jefe.
– Manos a la mierda.
– Será a la obra.
– Ya me entiende.

 

Martes, 24 de junio

 

– Buenos días,Peláez.
– ¡Jefe!
– ¿Qué pasa?
– ¿Qué hace en taparrabos?
– Soy neoliberal.
– ¿Qué?
– Neoliberal a tope, ¿hacemos el amor? ¿fumamos unporrito? ¿cabalgamos desnudos hasta el amanecer?
– ¡Jefe! ¡Ser neoliberal no es eso!
– ¿Ah no?
– No.
– ¿Y qué es?
– Es un térmico económico, hace referencia amedidas políticas que tienen a la desregulación de los mercados y a laglobalización.
– No joda.
– Jodo. Elimina los derechos sociales, es el culmendel capitalismo.
– O sea, que no tengo que ir en taparrabos.
– No.
– Mira que me gustaba.
– Lo siento.
– Está bien, me vestiré, pero seguiré siendo neoliberal.
– Usted verá.
– Y usted: despedido.
– ¿Despedido?
– Sí, subcontrataré sus servicios a unamultinacional.
– Jefe, olvide lo que le he dicho…. Tome, póngaseel taparrabos…
– Gracias… ¿y qué hay de lo de hacer el amor?
– De momento, nada.
– Al menos salgamos a cabalgar en pelotillas hastael amanecer.
– Voy a por los caballos.
– Así me gusta, Peláez. ¡Yihaaaaa!!!

 

Miércoles, 25 de junio

 

– Peláez, acabo dehablar con el alcalde.
– ¿Y qué le ha dicho, jefe?
– Me ha dado una gran noticia que hemos de publicar.
– ¿Han solucionado el problema de alcantarillado?
– No, seguirá oliendo a caca
– ¿Han puesto nuevas farolas?
– No, tendrá que continuar llevando linterna por lanoche.
– ¿Van a crear nuevos puestos de trabajo?
– Ni uno.
– ¿Entonces?
– Me ha dado un gran dato de corrupción, solo hahabido setencientos setenta y cuatro casos en la alcaldía este año.
– ¿Solo?
– Un descenso del 0,5 % respecto al año anterior,céntrese en eso.
– Sigue siendo una barbaridad, son unos mangantes,el alcalde el primero.
– Están en la buena línea, Peláez, mire latendencia.
– ¡Es un corrupto!
– Usted publique la noticia…
– ¿Qué es eso?
– ¿El qué?
– Eso que esconde…
– Nada, Peláez…
– ¿Son las llaves de un deportivo?
– Qué va…
– ¡Le ha comprado!
– Se lo dejaré coger los domingos, Peláez…
– Me niego, jefe.
– Es usted un tipo íntegro, no?
– Pues sí.
– Pues nada, haga lo que quiera, yo me voy adisfrutar de mi descapotable, que el viento mueva mi melena.
– Lleva bisoñé, jefe.
– Y pegamento, Pelaez, y pegamento


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de @Marga_Ferrer

The Horchata Times

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

9 − 9 =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir