Rigoletto al pesto

Ni Peláez ni su ínclito jefe comprendieron la semana pasada la sentencia sobre el caso del Prestige y que en este país nadie asuma responsabilidades. Esto indignó al director del periódico que, sin embargo, obró del mismo modo.

[Img #18890]
Porque estehombre no es ejemplo de nada, por más que él lo crea y que se considere máslisto que nadie por haber comprado las uvas de nochevieja a mes y medio de lacelebración. Más bien lo que hace es mostrar su ignorancia, como lo demuestratambién que crea que Rigoletto es un tipo de comida italiana y que el Quijotees un libro menor, un producto de marketing.

 

Jueves, 14 de noviembre

 

– ¡Peláez! ¡Tecleacomo si se acabara el mundo!
– En cierto modo es así, jefe…
– ¿Pero de qué escribe?
– La sentencia del Prestige.
– ¿Un best seller de mil páginas sin fotos ni nada?
– No, la tragedia que manchó el mar gallego y nuestrahistoria.
– Ah, coño, es verdad. ¿Y qué ha dicho la sentencia?
– Que aquí paz y después gloria, más o menos.
– Qué vergüenza.
– Pues sí…
– ¿Qué pasó con aquel que dijo lo de los hilitos?
– Es presidente del gobierno.
– Je, je… muy bueno.
– En serio, jefe.
– ¡No me joda! ¡Qué lamentable! En este país nadiese hace responsable de nada, qué asco.
– Pues sí, por cierto, ¿dónde están lafotocopiadora, la impresora, el fax y la estatua del fundador?
– Parece que va a llover.
– ¿Lo ha empeñado todo?
– Siete por cuatro veintiocho llevo dos.
– ¡Admítalo!
– Troposfera estratosfera ionosfera y exosfera.
– Brrr…

 

Viernes, 15 de noviembre

 

– Buenos días,jefe.
– Cuanto tú vas, yo vengo, Peláez.
– ¿Cómo dice?
– Hombre previsor vale por dos.
– ¿Qué?
– A quien madruga, Marx le ayuda.
– Es Dios.
– Lo sé, lo soy, gracias.
– No sé de qué me habla.
– Mire.
– ¿Qué es eso?
– Las uvas de Nochevieja.
– ¿Qué?
– Sí, las he comprado baratitas… no a última horacomo los pringados como usted que pagan un riñón por ellas.
– Falta un mes y medio, jefe…
– ¿Y qué?
– Se le pudrirán.
– Hostia, no había caído en ese detalle…
– Lo siento, jefe.
– Ñam bueno, no se preocupe, están ricas ñam…
– Y son sanas, jefe.
– Pues nada, nos las cepillamos ahora. Pongatambién a cocer estas langostas, a asar las tres piernas de cordero y saque yade la nevera el brazo de gitano.
– Pero…
– Y descorche las siete botellas de champán…
– Eso no se pasa.
– Tengo la boca seca.
– Jefe…
– Invito yo, Peláez. Pagué todo con esta tarjeta.
– Es la de Socio del Club de Mus.
– ¿Ah sí? Por eso me perseguían insultándome…
– Qué peligro tiene, jefe…
– Meto miedo, Peláez, meto miedo.

 

Lunes, 18 de noviembre

 

– ¡Jefe!
– ¿Qué pasa, Peláez?
– Me sorprende lo que lleva bajo el brazo…
– ¿Esto? Todo para usted, es una porquería.
– ¿El Quijote una porquería?
– Absoluta.
– ¿Cómo puede decir eso?
– Para empezar, está llena de tópicos…
– ¿Tópicos?
– Sí, el propio título, pone a un personajequijotesco y lo titula El Quijote… ¡bah!
– Pero, jefe…
– Y que ve gigantes donde hay molinos… ¡ese refránes de toda la vida!
– Verá…
– Además, se nota que está escrito por un manco, lodeja a la mitad.
– Hay una segunda parte, jefe.
– ¿Una secuela? Encima eso, puto marketing… ¡lo vaa comprar su padre!
– Jefe, fue escrito en 1605.
– No sé qué programa es ese, debería haberle pasadoel corrector de Word, al menos. Hay palabras rarísimas.
– Es la base de nuestra lengua, jefe.
– No de la mía. Cada uno es artífice de su propiaventura.
– Esa frase es de El Quijote, jefe.
– ¡Lo ve! Hasta a mí me plagia, como pille al talCervantes, me lo cargo.
– Está muerto, jefe.
– Alguien se me ha adelantado, normal.
– Brrr…

 

Martes, 19 de noviembre

 

– ¡Buenos días,Peláez!
– Buenos, jefe.
– ¡Hoy es un gran día!
– ¿Nos han condonado la deuda?
– No…
– ¿Hemos incrementado las ventas?
– Tampoco
– ¿Entonces?
– Estreno zapatos.
– Bah…
– Hay que empezar la casa por los cimientos,Peláez…
– Ya…
– ¿Y esas entradas? ¿Para qué son?
– Rigoletto.
– ¡No me joda!
– Le jodo…
– ¿Puedo ir? ¿Puedo ir? ¿Puedo ir? ¿Puedo ir?
– No sabía que le gustaba, jefe.
– ¿La comida italiana? ¡Me encanta! Fetuccini,tagliatelle, penne rigatte, gnocchi preciossi…
– Pero, jefe…
– Tomaremos unos antipasti, mi amor, nos bañaremosen Chianti y después compartiremos un spaguetti hasta que nuestras bocas…
– ¡Pare! ¡Pare! Es la ópera, jefe.
– ¿La ópera? ¿Esos gritones disfrazados?
– Exactamente.
– Puaj.
– Qué atrevida es la ignorancia.
– ¿Es atrevida? Preséntemela.
– Brrr…

 

Miércoles, 20 de noviembre

 

– Buenos días,Peláez, ¿qué tenemos hoy?
– El nuevo suplemento.
– ¿Qué suplemento?
– El de viajes, jefe, lo aprobó el consejo la semanapasada.
– ¿Sin mí? ¿Dónde estaba yo, si se puede saber?
– En el bar, jugando al tute.
– ¡Ganando al tute, Peláez! Hable con propiedad. ¿Y dequé va a escribir?
– De Alaska.
– Maravilloso.
– ¿Ha estado?
– Por su puesto, estuve en el 83, en Alaska yDinarama.
– Eso es un grupo musical.
– Y una mierda. Aún recuerdo aquel descapotable, lacarretera en la que se podían freír salchichas, las gasolineras con luces deneón en las que parábamos…
– ¿Gasolineras? ¿No serían otra cosa, jefe?
– Fue hace muchos años, Peláez… no lo recuerdo conexactitud…
– Ya, bueno… en fin… voy a seguir escribiendo.
– Ha revivido en mí el espíritu de aventura,Peláez.
– ¿Piensa irse en descapotable?
– No puedo, se me caería el peluquín.
– Puede ir en un coche normal.
– Cierto, voy a por la petaca.
– ¿Bebe para viajar?
– Bebo para vivir.
– Se equivoca, jefe.
– Cierto, vivo para beber.
– Brrr….
– Nos vemos en la carretera, Peláez.
– Nos vemos, jefe.


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de @Marga_Ferrer

Manolo Gil

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro × uno =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir