“La magia que sentía de pequeño al acudir al teatro no ha desaparecido”

La voz inconfundible del actor madrileño Carlos Hipólito, que lleva trece años guiando los pasos de la familia Alcántara en la serie Cuéntame cómo pasó, puede escucharse actualmente en los teatros de la mano de su desesperado personaje en la obra El crédito, con la que recorre los escenarios junto a Luis Merlo. Esta semana 360 Grados Press charla con él en un entorno tan idóneo para él como un patio de butacas.

[Img #20958]
Se hace fácil charlar con un actor de la talla de Carlos Hipólito. Un actor que ha cubierto con creces el arco de registros al que un intérprete puede aspirar. Con personajes para cine, teatro y televisión que le han reportado galardones y candidaturas en premios tan prestigiosos y variados como los Goya, los de la Unión de Actores, los ATV, los Fotogramas de Plata o los MAX de Artes Escénicas.

 

Humildad y simpatía en un actor versátil que actualmente compagina sus locuciones para la decimosexta temporada de la serie Cuéntame cómo pasó, que se estrenará en enero, con su gira por los teatros de España con la obra El crédito, de Jordi Garcelán, donde comparte escenario con Luis Merlo (@luismerlo_actor). Y es sobre las tablas donde él asegura sentirse más cómodo, acogido por el calor del público y regalado con la vida por haberle permitido dedicarse a lo que más le gusta: actuar.

 

[Img #20960]
Ahora mismo, sentado entre estas butacas rojas, seguro que te vienen a la cabeza tus primeras visitas de infancia con tu madre al Teatro María Guerrero. ¿Cómo recuerdas aquella época?

Recuerdo la magia que yo sentía cuando de pequeñito iba al teatro y se levantaba el telón y veía una gente encima del escenario que no sabía si eran de verdad o no. Pues esa sensación mágica no ha desaparecido. La verdad es que ahora que me paso el día de gira, en cada patio de butacas que entro siento una energía muy especial que es la que hay en estos lugares. Me sigue pareciendo un milagro que la vida me haya regalado poderme dedicar a lo que me gusta.

 

Actualmente te encuentras embarcado, junto a Luis Merlo, en la obra teatral El crédito, ¿sigue fresca después de año y medio?

Desde luego, sobre todo, gracias a las tres cualidades que posee: proporciona emociones muy cercanas, junto a un diálogo entre personajes también muy próximos, y administra sorpresas que sirven de gancho para la risa.

 

¿Cómo está siendo la respuesta del público?

Espectacular. Llenamos cada día, con lo difícil que es hoy en día. La gente, a la salida, nos dice que no podía creerse que hubiera pasado hora y media. Es una obra que les proporciona grandes carcajadas que se combinan con silencios de tragedia.

 

¿Qué tal se trabaja al lado de un grande como Luis Merlo?

Muy feliz, porque con él me encuentro en familia. La carga de trabajo es mayor al funcionar mano a mano, pero nos apoyamos mutuamente y la química se produce con facilidad.

 

[Img #20961]
¿Cuál es tu papel en la obra?

Interpreto a Gregorio, el director de una sucursal bancaria, un personaje muy rico en matices, con mucho arco, que termina de una manera muy diferente a como empieza. Es un tipo inicialmente muy equilibrado, seguro de sí mismo, muy dueño de la situación, el que tiene el poder de decir que no. Pero a partir de la provocación que le hace Luis Merlo su personalidad se resquebraja, su máscara desaparece y vamos descubriendo a un hombre totalmente inseguro, con una vida deshecha y que entra en una crisis salvaje. Consigo con este papel recorrer todos los registros posibles de un escenario. Es un personaje muy goloso al que he aprendido a querer.

 

Un personaje muy goloso en una comedia que trata un tema tan crudo.

Sí, pedir un crédito siempre es una situación muy desairada para que el acude, porque responde a una necesidad que suele ir acompañada de drama. Es una comedia divertida, desternillante, con chispa y diálogos brillantes. Hace humor en un lugar poco susceptible para ello. La obra habla de la tragedia del hombre contemporáneo, de lo solos que estamos y de lo vulnerables que somos, de lo poco dueños que somos de nuestras vidas. De cómo un soplido hace desbaratarse un castillo de naipes que nos hemos armado para sentirnos muy contentos. Pero la propia vida tiene muchos planes para nosotros, aunque queramos controlarla. La historia es muy dramática para los personajes, pero la visión del espectador está tamizada por el prisma desde donde mira el autor, desde el lado del humor.

 

[Img #20959]
Está en marcha el rodaje de la decimosexta temporada de Cuéntame cómo pasó, que se dice pronto, ¿cómo se está viendo desde fuera, tú que participas como elemento externo, como narrador?

Todavía no conozco demasiado al respecto, pero ya he hecho algunos pre offs de capítulos y creo que la serie va a recuperar algo que había pasado a un segundo plano, que es ser un reflejo histórico del momento en el que está sucediendo la historia. A través de los offs se va a matizar más. Esperemos que la serie siga teniendo el favor del público como hasta ahora.

 

Es la primera temporada sin Roberto Cairo, Desi en la serie, que falleció recientemente a causa de un cáncer de pulmón.

Sí, ha sido un mazazo para todos los que hacemos Cuéntame cómo pasó, porque Roberto era un gran compañero y un tipo estupendo. También un personaje muy importante dentro de la serie, muy querido y muy carismático. Ha sido una gran tragedia.

 

¿Tienes más proyectos en mente?

De momento no hay nada cerrado, así que sigo con las locuciones de la serie y con El crédito, que nos está dando tantas alegrías.


@casas_castro

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − 14 =

Subir