Verdi, Wagner, Britten

Este año celebramos el bicentenario de dos de los genios más grandes de la ópera, Giuseppe Verdi y Richard Wagner. Teatros de todo el mundo se han preparado para la ocasión programando lo más significativo del catálogo de estos dos compositores, algo que vienen haciendo con regularidad, por lo que no se entienden las alharacas más allá del puro márquetin que siempre trae este tipo de celebraciones, algo que tampoco viene mal en cuanto al aumento del consumo cultural se refiere.

[Img #17009]
Ennuestra piel de toro, el Liceu, catedral de las catedrales líricas, siempreha dado muestras de wagnerianismo, y en el bicentenario hace gala de ello. Esteaño ha programado el Festival Bayreuth con algunas de las másimportantes óperas del compositor alemán en versión concierto, así como nuevosmontajes de Das Reingold y Reinzi, y  LaForza del Destino de Verdi. El Teatro Real se muestra másequitativo. En la presente temporada ha programado Parsifal de Wagner y Mactbethde Verdi, pero para la próxima temporada se manifiesta más wagneriano y yaanuncia Tristan und Isolde y Lohengrin frente I vespri sicialini. Queda por saber si contarán con voces solventespara enfrentarse a este soberbio Verdi.


ElMaestranza de Sevilla también apuesta por la equidad con un Sigfrido y un Rigoletto. El valenciano Palau de les Arts, por su parte, se ha inclinado hacia el “cisne deBusseto”, algo extraño ya que desde su inauguración se ha manifestadowagneriano con éxitos sobresalientes como un Anillo del Nibelungofirmado por la Fura del Baus de auténtica referencia internacional. Parael bicentenario ha hecho un guiño a la taquilla subiendo al escenario un Rigoletto con más escenografía que vocesy I due Foscari con un Plácido Domingoempeñado en la cuerda de barítono sin conseguirlo ¡Qué manía de veterano!Desconozco la rentabilidad económica de la apuesta, pero la vislumbro escasadada la crisis económica y los bolsillos escurridos. Finalmente, la AsociaciónBilbaína de Amigos de la Opera (ABAO) se muestra la más verdiana detodos. Sigue uno año más con su ciclo Tutto Verdi y lleva al PalacioEuskalduna La Traviata, Un giorno di Regno y Les Vêpres Siciliennes.


Peroen 2013 sólo conmemoramos los bicentenarios de Verdi y Wagner, tambiéncelebramos el centenario del nacimiento de Benjamin Britten, elcompositor británico más importante del siglo XX. En el ámbito anglosajón serádonde más se notará con una edición especial del prestigioso AldeburghFestival, fundado por Peter Pears y el propio Britten en1948, porque en nuestro país mucho me temo que el año Britten pasará depuntillas, aunque hay excepciones a resaltar como la del Palau de la Músicade Valencia, que ha incluido obras de Britten en los conciertos de la Orquestade Valencia. Todo un detalle.


Compositor,director de orquesta y pianista, Benjamin Britten es el gran renovador de lamúsica británica, a la que dotó de cosmopolitismo, frescura y originalidad,siguiendo la estela en algunas ocasiones de Mahler, Berg o Stravinsky, no excesivamenteconsiderados en los ambientes musicales británicos de la primera mitad delsiglo XX. Persona controvertida –no ocultó nunca su homosexualidad ni sus ideaspolíticas abiertamente pacifistas-, siempre apostó por la tolerancia musical y humana, por la educación delos jóvenes, por transgredir la tradición y ofrecer una música nueva, vibrante,de gran belleza y armonía.


Os animo a cercaros a Britten, menos conocidoque Wagner y Verdi al menos en nuestro país, pero con un catálogo en el quesobresalen obras  tan grandiosas como Guía de orquesta para jóvenes¸ Simple Symphony, Sinfonia da Requiem, Serenata para tenor, corno y cuerdas, su conmovedor War Requiem, o sus óperas PeterGrimes, Billy Budd o The Turn of the Screw. Con motivo delcentenario, Virgin Records hareeditando unas magnificas grabaciones a precios muy económicos, algunas deauténtica referencia.  No dejéis escaparla ocasión.

@manologild

Manolo Gil

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

19 − 11 =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir