Paradise Now

Por Javier Montes

[Img #15361]
Pocas veces tiene uno la oportunidad de ver una película rodada en Palestina. A la escasa oferta cinematográfica de ese país se une los problemas que suelen encontrar los directores para su distribución comercial. Hany Abu-Assad consiguió el apoyo de varios países europeos para sacar a la luz Paradise Now (2005), una atrevida e interesante historia sobre la inutilidad del fanatismo.

Nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa y merecedora en 2005 del Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa y del premio público en el Festival de Berlín, Paradise Now narra la historia de dos jóvenes palestinos, amigos desde la infancia, que son reclutados para inmolarse en un atentado suicida en Tel Aviv. Después de pasar por una última noche con sus respectivas familias y sin poder despedirse, se atan bombas al cuerpo y les llevan a la frontera con Israel pero algo no sale como esperaban. Cada uno deberá enfrentarse a su destino y convicciones.

La cinta no trata de mostrarnos cuál es el perfil del suicida, ni siquiera qué le empuja a tomar la decisión. No hace falta. Todos sabemos qué ocurre en la franja de Gaza y minuto a minuto el espectador va entrando en la historia, cargada de tensión.

No espere una obra de arte pero sí una excelente película –sin moralina política- donde cada uno puede hacer autocrítica, sentirse identificado y pensar, sobre todo eso, pensará y reflexionará sobre lo que pasa en Israel y Palestina.

“Si Alá lo quiere… Alá lo quiere. Sois nuestro orgullo, llenáis al pueblo de honor, partís hacia el cielo”.

Nablus de fondo. Diálogos cortos. Muchos planos cortos de los rostros de los mártires. Ojos estremecedores. Historias terribles. Un problema real llevado al cine.

Que nadie olvide lo que pasa en esa parte del mundo. Que nadie deje de ver Paradise Now si tiene la oportunidad.

@JavierMontesCas

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

diez − 6 =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir