Man on the Moon

Jim Carrey encarna el papel de Andy Kaufman, un incomprendido humorista norteamericano. No es una comedia ni un documental sobre la vida de este comediante; es una historia con un trasfondo plagado de reflexiones.

[Img #18645]
El director norteamericano Nilos Forman se llevó el Oso de Plataen el Festival de Berlín del año 2000 por ‘Man on the Moon’, una películainteligente, profunda, agresiva y, quizá, excesivamente larga. La cinta cuentala vida de Andy Kaufman, un humorista extravagante, un genio del humor queantepone su diversión a la del público. Es su biografía, una historia real cuyopapel encarna Jim Carrey.


Kaufman esdescubierto por el cazatalentos George Shapiro (Danny DeVito) que le consigue un papel en ‘Taxi’, la serie detelevisión del momento. Kaufman se convierte en una estrella mediática con unhumor que no es el suyo. Para saciar su hambre de cómico crea el personaje deTony Clifton, su ‘alter ego’, un personaje imposible de calificar, un loco delocos, y se obsesiona con la lucha libre mexicana adornando al Kaufman luchadorcon un perfil misógeno que poco a poco se va labrando el desprecio de lasmujeres de su país.


En una espiral sin sentido que alargaen exceso la cinta los últimos remolinos llegan cuando Kaufman anuncia que esvíctima de un cáncer. Entre tanta broma y comedia el espectador no sabe si sudolencia es o no real. Juega al despiste con todo y todos acabamos perdidos.Pero su propuesta va lejos. Man on the Moon no es una comedia al uso. Invita a reflexionarsobre la sociedad, sobre el absurdo, sobre la genialidad, sobre el hoy sí ymañana no por lo mismo. No quiero dejar sin citar la participación de Courtney Love y de Danny DeVito, dos personajes fundamentales en una película dondeesta terna de actores se luce de lo lindo. Una historia distinta que merece lapena.



@JavierMontesCas

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

13 − 10 =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir