Los silencios de los dictadores

Los mejores silencios son los que no dicen nada, los que pierden el color y quedan suspendidos en el infinito. Los silencios ruidosos, los que quedan en penumbra, huelen a muerte. Las dictaduras preferían los silencios ruidosos, los silencios de la noche con luces de linternas, ruidos de motor de coche y golpes en la puerta de tu casa. Esos silencios mataban y luego desaparecían.

[Img #22288]
Las dictaduras se obsesionaban con el dominio de las masas, con el control orwelliano de la situación y el manejo de los tiempos, sus tiempos, para que todo pareciera normal. Esa paranoia de aparentar lo que no es cierto, es factor común entre los dictadores. Aquella mala gente busca los baños de las masas controladas, un gigantesco amor comprado para poner al sol una reafirmación tan estúpida como inútil: demostrar al mundo lo amado que es papá verdugo bajo goterones de sangre.

 

El nicaragüense Somoza sufría muy extrañas depresiones afectivas. Durante el día solía visitar los sombríos calabozos para ver los rostros macerados por la tortura de sus opositores, y por la noche buscaba la desnudez de alguna hembra lactante, sumergía su cráneo desigual entre los pechos de la desgraciada mientras musitaba como un bebé baboso: “Mamita, mamita”.

 

A Franco le gustaban las grandes paradas militares y los baños de las masas. Disfrutaba con el miedo uniformado de los “incondicionales”. Todo era igual, calladamente plano.

 

[Img #22287]
A Franco no le gustaba el fútbol, solo la caza y pescar grandes peces en alta mar. Le repateaba al “Caudillo” tener que ir a la final de la Copa del Generalísimo, donde como ahora ganaban los de siempre. Allí, los de preferencia y de tribuna, los más cercanos al palco, rompían sus manos aplaudiendo.

 

Este gobierno de los desahucios, los recortes de Sanidad y Educación, el gobierno de la reforma laboral y la alta tasa de desempleo, quiere tomar medidas contra los silbadores del himno y el rey. Como los dictadores, este gobierno retrógrado dispara contra los que no están de acuerdo. Este lamentable gobierno que nos maltrata echa la culpa de todos los males que nos acucian a las televisiones y a los periodistas que denuncian sus tropelías. Pero para ello ha inventado la Ley Mordaza.


@butacondelgarci

Foto: @macarvelf

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

17 + nueve =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir