La leyenda del bandido y el campeón

Dos amigos de la infancia, aficionados al ciclismo, se preparan para la carrera más importante de sus vidas. Basada en una historia real, está a medio camino entre lo que es una película y lo que podría ser una serie de televisión. Conmovedora.

[Img #19332]
Ambientada en la Italia de principiosdel siglo XX, el director LodovicoGasparini nos cuenta la historia de dos niños inseparables, Sante (Simone Gandolfo) y Constante (Guiseppe Fiorello). Viven en unapequeña aldea cerca de Turín rodeados de hambre y penurias y con una afición encomún: el ciclismo. El destino hace que sus vidas se vayan separando poco apoco a pesar de que sus corazones están unidos por la amistad y el amor a unade las chicas del pueblo, un papel que encarna magistralmente la bella Rafaella Rea.


Ninguno de los dos alcanza la meta quese proponía en un principio aunque ambos logran alejarse de la pobreza.Constante gracias a su exitosa carrera como ciclista profesional, Sante a basede convertirse en uno de los ladrones más perseguidos en Francia e Italia.


Narrada con el mismo estilo de lataquillera ‘La princesa prometida’, un abuelo -que únicamente aparece al finalde los más de 180 minutos de duración del largometraje- le cuenta a su nieto lahistoria de estos dos chicos y el devenir de sus vidas. Siempre con la tragediapisándoles los pies. A pesar de las distancias y lo diferentes que son,Constante y Sante permanecen unidos hasta el final.


Insisto, bien podría ser una serie (dehecho la película está dividida en dos capítulos) que mantiene enganchado alespectador esperando un desenlace que si bien es predecible resulta conmovedor.



@JavierMontesCas



José Manuel García-Otero

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

14 − 2 =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir