¿En qué no se equivocó Varoufakis?

Todos sabrán quién es un tal Yanis Varoufakis y si no lo saben busquen en Wikipedia, que para eso la creó Dios en el séptimo día…

[Img #23794]
Mi querido ex ministro cometió una serie de errores en sus días mozos, en esos donde su cara copaba todos los periódicos. Alardeó de haber grabado las reuniones confidenciales de los ministros de finanzas del euro, a los que llamó tontos y terroristas (tiren de hemeroteca) y luego con su carita bonita se les plantaba pidiendo perdonar parte de la deuda de su querido país, vengamos a decir que no te presto la sal pero dame tu las patatas. El resultado todos ustedes lo saben: un impago al FMI, un corralito bancario y su país al borde de salir de la zona euro, y finalmente para acabar firmando un tercer rescate. Bravo.

 

[Img #23793]
Dicho esto, les diré que defiendo a este tipo, así de claro soy. Yanis Varoufakis tenía razón en que las reuniones de ministros de finanzas funciona con demasiada opacidad para la responsabilidad que tienen, que no es otra, entre más y cada cual mejor, que de estas se generan los fondos de rescate con la que se han movido miles de millones con dinero de los países contribuyentes. Te lo explico claro, pones de tu dinero para que encima no puedas enterarte bien qué hacen con el, vamos, como cuando se lo das a un mendigo. Ahora que se ha abierto el cajón de mierda estos nuestros ministros de Bruselas nos harán unos jueguecitos de transparencia-esos del que todo partido político presume sea morado o azul, por decir dos colores aleatorios- para que nadie se vuelva loco. Y, por lo que a mí respecta, la gente que abre cajones, me mola.

 

 

Varoufakis en su libro tan famoso El minotauro global (Capitán Swing, 2012) destruye el mito de que la financiación, la regulación ineficaz de los bancos y la globalización fueron las causas de la crisis económica global. Aquí nada. Y no esperen que les diga cuáles son las causas que defiende porque aún no me paga, pero oye, todo es hablarlo.

 

Por tanto una persona, creadora de movimientos (DIEM25), de libros transgresores y de malestares ajenos merece mis respetos, defienda lo que yo pueda o no compartir, porque como dijo aquel: si no molestas cuando hablas es que no has dicho absolutamente nada.

 

Y tú dices mucho, amigo Yanis.


@stefanogarcia

 

José Manuel García-Otero

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 × 5 =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir