Wanted: el innegable encanto de ser malvado

Una de las películas que, después de Tomb Raider y Sr. y Sra. Smith, más ayudaron a consagrar la imagen de Angelia Jolie como musa del cine de acción es la flojucha Wanted. Es un hecho medianamente conocido para el gran público. Lo que ya no lo es tanto es que dicha película está basada –muy libremente- en un cómic homónimo. Un cómic que viene firmado por Mark Millar y que ayudó a convertir a su autor en el enfant terrible de moda en el mundo de la viñeta anglosajona en lo que llevamos de siglo XXI.

[Img #20012]


[Img #20014]
Wesley Gibson
es un auténtico pringado. Su trabajo apesta,su novia se la pega con su mejor amigo y él va arrastrando un buen puñado detraumas desde que una obsesiva e hiperprotectora lo crio como un alfeñique.Pero todo eso cambia completamente el día en el que Wesley sobrevive a unamasacre en una cafetería. Una masacre causada por Fox, una mercenariaimplacable que le muestra que él, Wesley Gibson, es en realidad el heredero delmejor asesino de la historia.  No sóloeso, además ha heredado de su padre el derecho a pertenecer a la Fraternidad,una hermandad de supervillanos de verdad.

Pronto deberá dejar de ser el endeble perdedor para cubrir el puesto desu padre, misteriosamente asesinado,  entrelos villanos más peligrosos del mundo. Poco a poco descubrirá cómo los cómicsde superhéroes no estaban tan equivocados y cómo ahora un puñado de villanos detebeo se reparten los negocios sucios de todo el mundo desde esa misteriosaFraternidad. Un reparto que, sin embargo, no está exento de fricciones puestoque, como enseguida descubrirá Wesley, la paz es inestable y oculta una guerralarvada entre las diferentes facciones. Pero lo peor de todo es que el propiopadre de Wesley puede ser una de esas víctimas y quizá él mismo se encuentreentre los objetivos siguientes.

[Img #20009]
Con Wanted Mark Millar construye una historia a lamedida de los fans más irreverente de las viñetas de superhéroes. Partiendo dela premisa de que hubo una guerra encubierta –fijada como homenaje directo enel mismo año en el que apareció Watchmen– y de que los supervillanos ganaron finalmente, Elautor empieza a dibujar un universo propio. Conocido como MillarWorld, el mundo creado por Millarse ha convertido en los últimos años en el hogar de algunos de los cómics desuperhéroes que mejor han encajado con el espíritu gamberro del siglo XXI.Cómics que, además, han logrado una tremenda exposición gracias a sus buenasmigas con el cine. Y es que, pese a la fallida adaptación de Wanted, las creaciones de Millar hanencontrado frecuentemente un buen acomodo en la gran pantalla y, de hecho,algunas de ellas como Kick-Ass se hanconvertido en auténticos Blockbuster.


[Img #20011]
Sorprendentemente reconocido por Isabel II con la Orden delImperio Británico por su contribución a las letras (!!!), Mark Millar sehizo un nombre en el mundo del cómic cogiendo el relevo de Warren Ellis en The Authority deDC Comics. Allí debió de pillarle el gusto a darle la vuelta al génerosuperheróico porque su siguiente trabajo para DC fue una de las serieslimitadas más originales de cuántas se han publicado sobre Superman: Red Son. Lahistoria se basa en la premisa de que la nave que traía a Kar-El de Kripton nocayó en los EEUU si no en un rincón perdido de la URSS así que el gran héroeamericano es, en estos cómics, el primer defensor de la dictadura delproletariado.


[Img #20010]
A Millar le encantan estos giros vertiginosos que dan totalmente lavuelta a los argumentos más convencionales del mundo de los tipos con mallas ysuperpoderes. Los ha experimentado continuamente en ese universo suyo a travésde títulos como el desquiciado Nemesis o, incluso, de Supercrooks, un simpático híbrido entreX-Men y Ocean’s Eleven tal y como lo describía el propio Millar. Por cierto queeste título nace muyvinculado a nuestro país: por un lado la historia se desarrolla en partepor tierras hispanas y, por otro, el encargado de dirigir la versión cinematográficano es otro que el ínclito Nacho Vigalondo quien, por cierto, resulta que se hahecho íntimo del escritor.

Wanted es una buena introducción al particular universo deeste autor imprescindible hoy en día por el giro que ha impreso a la industria delcómic norteamericana. Al menos en su vertiente superheróica. Su narrativagamberra y ágil, su cinematográfico sentido de la acción y algunas pinceladasestratégicas de escatología y humor negro, amén de la extraordinaria calidadgráfica del trabajo de J.G. Jones,  bien hacen que valga la pena echarle unamirada a esta obra.


S.C.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

nueve − 1 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir