Una primavera en Chernóbil

Ucrania está en el foco de la actualidad. Y lo está porque lleva más de un año al borde de la guerra civil. Sin embargo hasta el momento en el que estalló el conflicto poco sabíamos por aquí de ese país de Europa del Este. Y es que hacía casi treinta años que Ucrania no ocupaba tantas portadas. Aunque entonces no fue un conflicto lo que llevó el país a los medios. Fue un accidente nuclear. El más grave de hecho de cuantos se han producido en la historia. ¿Pero qué queda hoy en día de aquel desastre? ¿Cómo viven los supervivientes? El dibujante Emmanuel Lepage ha decidido investigarlo y ha plasmado sus vivencias un cómic.

[Img #21799]


 

[Img #21801]
22 años después de la tragedia de Chernóbil, a Emmanuel Lepage tuvo la ocasión de visitar el lugar para preparar un reportaje gráfico que manifestara sus impresiones sobre el lugar y contribuir de ese modo a la lucha antinuclear.

 

[Img #21798]
Una vez allí, sin embargo, descubrió algo que no esperaba encontrar… que la vida, y la gente, seguía adelante por encima de todo, a pesar de todo lo pasado y, posiblemente, de todo lo que pudiera llegar a pasar. Una primavera en Chernóbil es un relato antinuclear pero acaba por componer también un canto a la vida, un documental en viñetas espléndidamente dibujado y pintado por uno de los mejores dibujantes realistas que hay en Francia.

 

Una primavera en Chernóbil esta una obra difícil de clasificar que se encuentra a medio camino entre la autobiografía y el reportaje. Lepage trata de revivir el desastroso accidente de la central nuclear más tristemente célebre de Europa y sus terribles consecuencias a través del relato directo de sus supervivientes. La obra llega ahora a España, dos años después de que apareciese por primera vez en Francia, cuando el autor decidió aceptar el encargo de plasmar gráficamente la realidad [Img #21800]
actual del desastre absoluto.

 

El resultado es de una impactante fuerza visual. Las viñetas muestran como la naturaleza ultrajada ha reclamado lo que era suyo. Las hierbas ocultan el asfalto y entre los antiguos edificios crecen los bosques. Emmanuel Lepage acompaña sus hipnóticas imágenes con el testimonio y las reflexiones de sus compañeros de viaje que incluso se plantean si no sería necesario abrir el acceso a la zona para que el horror del vacío sirviese como advertencia.

 

Una primavera en Chernóbil logra captar la atención como el mejor audiovisual contando únicamente con el testimonio gráfico de unas viñetas. A través de ellas Lapege dirige una inmersión periodística hasta el corazón de un de un desastre tan descomunal que parece de otra época aunque apenas sucediese hace un cuarto de siglo.


@elplumilla

S.C.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos + 10 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir