Niebla en el puente de Tolbiac

Cuando uno se pone a pensar en novela negra francesa es imposible no pensar, inmediatamente en el bueno de Maigret y en su papá el señor Simenon. Pero hay sin embargo otro detective que para los vecinos del norte es casi igual de paradigmático. Se trata del descreído Néstor Burma, creado por el escritor Léo Malet. Un detective que ha tenido también una vida paralela en el cómic de la mano del ilustre dibujante Jacques Tardi.

[Img #22338]

 


 

[Img #22335]
Néstor Burma es un tipo de la vieja escuela que dirige la agencia Fiat Lux. Antes de la Segunda Guerra Mundial tenía varios agentes a su cargo pero después del conflicto las cosas no van muy allá y tiene que conformarse con la asistencia de Hélène Chatelain, mecanógrafa, secretaria, y ocasional agente. Burma es un tipo de otra época. Un tipo estoico al que uno podría confundir con un primo gabacho de Marlowe por su incapacidad para tener la boca cerrada y su tendencia a convertirse en el saco de boxeo del matón de turno.

 

Burma nació de la pluma libertaria de Léo Malet, uno de los máximos representantes de la novela policíaca francesa. Viejo anarquista, antes que escritor Malet fue repartidor de periódicos, letrista de cabaret e, incluso aprendiz de surrealista. Se le considera uno de los padres de la Novela Negra francesa y su serie “Los nuevos misterios de Paris”, protagonizada Burma, cuenta con casi cuarenta títulos en nómina.

 

[Img #22340]
Ha sido adaptada a prácticamente todos los soportes a los que se puede adaptar una ficción, desde la televisión al cine. Aunque el trasvase a la viñeta se hizo bastante de rogar. Al parecer Malet no confiaba en el tebeo como un medio de expresión apropiado para retratar a su personaje más carismático. Sin embargo hubo una oferta que no pudo rechazar: la del consagrado Jacques Tardi.

 

Malet admiraba la minuciosidad con la que Tardi había retratado el París de principios del siglo XX en su serie Adèle Blanc-Sec así que el autor finalmente cedió. La primera obra de cómic inspirada en las andanzas de Burma fue este Niebla en el Puente de Tolbiac que vio la luz por primera vez en 1981. Desde entonces Tardi ha dibujado ocho álbumes más, adaptando algunas de las obras más conocidas de Léo Malet.

 

[Img #22337]

 

En Niebla en el Puente de Tolbiac Nestor Burma recibe noticias de un viejo amigo, Abel Benoit. En una escueta nota su conocido le informa de que “un cabrón prepara varias marranadas”. Intrigado, Burma acude a la cita y descubre que Benoit está muerto como consecuencia de una misteriosa agresión. La muerte de Abel Benoit trae consigo el regreso de un paso que Néstor Burma creía enterrado y que, poco a poco, irá complicándole el presente.


@elplumilla

 

 

David Casas

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

17 − once =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir