Ministry of Space: el universo de Su Majestad

Uno de los géneros que más está dando de sí en los últimos años, no sólo en el cómic sino también en la literatura e, incluso, el cine es el de la ucronía. La historia ficción de la que ya hemos hablado por aquí en alguna que otra ocasión. La ciencia-ficción es propensa a las elucubraciones históricas y, en el cómic, hay un nombre que aparece de vez en cuando en este subgénero y que representa toda una garantía. Se trata del británico Warren Ellis, guionista en este caso de la ucrónica Ministry of Space.

[Img #22487]
Ministry of Space es una historia alternativa en la que el Reino Unido llegó antes que EEUU a las instalaciones de cohetes alemanes en Peenemünde durante la Segunda Guerra Mundial. Esto supuso que los británicos fueron capaces de mandar a Inglaterra a todo el personal y la tecnología clave que había permitido a los alemanes hacer volar las V1 y V2 sobre Londres. Este es el germen de una carrera espacial diferente en la que, bajo el liderazgo del muy británico Ministerio del Espacio, los ingleses son capaces de reclamar mundos y satélites bajo el gobierno de Su Majestad.

 

[Img #22488]
Esto supone que, poco a poco, el universo conocido empieza a ser explorado por cohetes ingleses que, gracias a la tecnología desarrollada por sus enemigos durante el conflicto, no sólo alcanzan la luna; vuelan también a Marte, al cinturón de asteroides y colonizan el espacio en fechas tan tempranas como 1960. El hombre logra pronto dominar todo aquello que se encuentra más allá de la órbita terrestre y es un dominio que los británicos no están dispuestos a compartir con ningún otro país del mundo.

 

Escrito por Warren Ellis e ilustrada por Chris Weston, fue publicado por Image Comics en 2004. El arte nítido y detallado de Weston, que moldea unas sugerentes naves espaciales totalmente identificables con la corriente Atom Punk, recuerda en cierto modo a los clásicos de ciencia-ficción de los años 50. Un futuro que parece brillante y prometedor y cuyo contrasta con el trasfondo de la historia funciona bien. Porque, como suele ser habitual en el trabajo de Ellis, tanto las referencias históricas como las críticas sociales son frecuentes y bastante explícitas.

 

De hecho la historia no es, absoluto, un fantaseo utópico carente de reflexión. Es más, a su modo es una crítica bastante evidente al cínico modo en el que se resolvieron asuntos, como por ejemplo, el reparto de la tecnología después de la II Guerra Mundial. Es especialmente destacable la figura que Ellis escoge para narrar su historia, Sir John Dashwood, un matón reaccionario y monstruoso que no duda en cometer las atrocidades necesarias para hacer realidad su sueño de ir al espacio. Un personaje con el que, sin embargo, llegamos a empatizar en momentos tan emotivos como su primer viaje más allá de la atmósfera.

 

Ministry of Space es una curiosidad interesante. Brillante en el apartado gráfico y muy recomendable para los nostálgicos de una determinada estética en las viñetas. Sin duda es uno de los cómics de ciencia-ficción más originales y llamativos que se han escrito en los últimos años y, sin duda alguna, es un testimonio de la habilidad de Ellis para trabajar con ideas complejas y situaciones poliédricas desde un altavoz tan complicado con el bocadillo de una viñeta.


@elplumilla

David Casas

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

doce − doce =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir