El guardián invisible: thriller patrio

Los que se hayan pasado los últimos dos años sin leer una sola noticia sobre el mercado editorial es posible que no conozcan a Dolores Redondo pero su Trilogía del Baztán se ha convertido en el fenómeno editorial más destacado de los últimos años. Gracias a eso la historia ha trascendido la novela. Hay una versión cinematográfica en marcha y, no hace mucho tiempo, llegó a las librerías una fantástica adaptación al cómic del primer libro: el guardián invisible.

[Img #22244]
La historia se desarrolla al norte de Navarra. La inspectora Amaia Salazar, de la Policía Foral, tiene que encargarse de investigar unos extraños asesinatos de jóvenes adolescentes en el mismo lugar en el que ella nació. Los cadáveres  presentan una puesta en escena ritual: las niñas aparecen desnudas en los márgenes del río Baztán, con la ropa apartada a los lados del cuerpo, limpias y peinadas y con un dulce típico de la zona sobre el cuerpo. Como una ofrenda a una vieja deidad del bosque. La investigación obligará a Amaia a volver a su pueblo y enfrentar hechos terribles de su pasado que ella creía enterrados y olvidados.

 

[Img #22240]
El ritmo cinematográfico de la novela se mantiene escrupulosamente en el cómic y su autor, Ernest Sala, ha jugado bien con el aspecto gráfico para darle dinamismo a cada página. El uso de los encuadres y los detalles en las viñetas dan al lector de estar ante una película dibujada en la que los elementos se suceden con fluidez. Sala reconoce abiertamente la influencia de algunos de los cómics clásicos del género negro a la hora de encarar este aspecto gráfico: desde el magistral Blacksad hasta las ilustraciones que Josep Homs hizo para la adaptación de Millenium; una obra con la que, por cierto, la trilogía del Baztán se ha comparado con frecuencia.

 

La comparación, en realidad, no hace justicia a El guardián invisible porque subestima, y mucho, el poderoso influjo que ejerce el escenario en la obra española. Desde las brujas baztanesas –mucho mejor caracterizadas aquí que en esa fallida Brujas de Zugarramundi de Álex de la Iglesia– hasta el basajaun, poderoso señor del bosque que habita en las profundidades de las selvas norteñas. Incluso la mítica diosa Mari, una ancestral encarnación de la Madre Tierra que  tiene un papel fundamental en la mitología vasco-navarra.

 

Con una atmósfera opresiva y a ratos escalofriantes, El guardian invisible es un thriller como los que no solemos ver por aquí: una equilibrada mezcla de una impecable trama policial –a veces incluso negra– con elementos mitológicos y sobrenaturales que hará disfrutar a los fans del cómic paranormal como Sandman o Hellblazer.


@elplumilla

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

diecinueve − 14 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir