Baarìa

Basta con ver la primera escena de la película para presagiar que esconde algo. Cuando termina el espectador estará de acuerdo conmigo en que la cinta es bonita, divertida e inteligente pero le falta esa guinda que completa al mejor pastel.

[Img #15977]
La película narra la vida de Peppino (Franceso Scianna) y su mujer Mannina (Margareth Made) en la ciudad siciliana de Baarìa. El repaso arranca en la década de los años veinte y se cierra en los ochenta. Tres generaciones, desde Cicco a su hijo Peppino, el protagonista principal, y su nieto Pietro. Intercalando pinceladas de la vida privada de estos personajes, el director evoca los amores, sueños, miedos y decepciones de la sociedad de esta localidad de la provincia de Palermo en medio del dominio fascista de Mussolini.

Cicco es un humilde pastor aficionado a la lectura. Su hijo Peppino vive y sufre las injusticias de mafiosos y terratenientes y decide ingresar, finalizada la Segunda Guerra Mundial, en el Partido Comunista donde hace carrera. Su amor por Mannina encierra esa parte de magia que hace de la cinta un relato histórico y romántico, una mezcla bien lograda.

Dirigida (2009) por Guiseppe Tornatore -el mismo de la exitosa ‘Cinema Paradiso’ (1988)- y con música del gran Ennio Morricone, la película fue nominada al Globo de Oro 2010 en la categoría de Mejor Película en Lengua Extranjera y optó al Oscar ese mismo año pero sin lograr finalmente la nominación. Quizá, un final deslavazado y los excesivos 154 minutos de celuloide le dejó al pie del éxito rotundo.

332

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

tres × 3 =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan
Subir