A Podemos le salen las cuentas por todas partes

El poder de Twitter para amplificar un mensaje no tiene discusión. Sólo en España se calcula que hay más de seis millones de cuentas en esta red social y hace ya unos años que Barack Obama, presidente de Estados Unidos, se dio cuenta de que allí tenía el mejor altavoz para difundir su #Yeswecan que posteriormente dio la vuelta al mundo. Desconozco si la traducción de aquel eslogan de campaña sirvió de inspiración para bautizar al partido que lidera Pablo Iglesias pero estoy convencido de que el equipo que maneja la imagen online de su partido estudió al detalle la estrategia de sus colegas norteamericanos.

[Img #21436]
Tras las elecciones europeas, en las que Podemos obtuvo cinco escaños, su acción en Twitter ha ido consiguiendo que los hashtags que lanzaban se convirtieran en nuevos simpatizantes hasta el punto de que las últimas encuestas le sitúan en primer lugar en intención de voto. El perfil de Twitter de Podemos supera a todos sus rivales. @ahorapodemos acumula 512.000 seguidores, por delante de @PPopular (202.000), @PSOE (205.000), @iunida (134.000) y @UPyD (111.000). Tal es el músculo que muestra la formación que hasta el cabeza de lista, Pablo Iglesias, es el político más influyente en Europa en redes sociales, según una clasificación elaborada por la agencia de comunicación Burson-Masteller. En ese escenario, algún ideólogo quiso recuperar terreno atajando. Poco después del verano a Mariano Rajoy le sacaron los colores al desvelar que su cuenta de Twitter había conseguido más de 60.000 nuevos seguidores en apenas 48 horas. ¡Eran zombis árabes! ¿Comprados? ¿Un ciberataque? No entro a juzgarlo.

 

Ante la avalancha de éxito de Podemos en la red social del pajarito algunos listillos empezaron a crear cuentas falsas apropiándose del nombre y los colores del partido. Un ejemplo -hay cientos- es el de @VallekasPodemos Apenas supera los 900 seguidores pero las soflamas que se lanzan desde este fake le han servido a la propia Esperanza Aguirre para darles pábulo tratando de desacreditar a su rival político, que por cierto, días antes había denunciando ese nick y se había desmarcado de los mensajes lanzados desde allí. Difama que algo queda, habrá pensado el asesor de la lideresa. Cualquiera que siga los titulares de los periódicos y sepa un poco de qué va Twitter se dará cuenta de que esa cuenta no es oficial. Tuit a tuit y día tras día desde Podemos se encargan de desmentir esos mensajes. Está claro, a Podemos le salen las cuentas por todas partes.


@JavierMontesCas

332

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

18 − quince =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir