Plumillas reinventados

En ‘Café y Periodismo’ la profesión regresa a sus orígenes con la necesidad de engancharse al tren digital

ÓSCAR DELGADO, Madrid. Asistimos al florecimiento de nuevos formatos periodísticos, publicaciones sin fecha de caducidad que experimentan en el lodazal de lo viejo y de lo nuevo, entre lo heredado y lo reinventado. 360gradospress acudió esta semana al foro ‘Café y Periodismo’, un modo de echar mano a la historia de la profesión para empujarla con titulares reflexivos hacia el ciberespacio en el que deberá desenvolverse y reinventarse si los periodistas no quieren perder el norte de la información. Millán Berzosa y Bárbara Yuste son los impulsores de un encuentro en cuya primera edición Alfonso Armada y Pedro de Alzaga presentaron FronteraD y Cuarto Poder.

Los cafés fueron el lugar habitual de encuentro de intelectuales y periodistas entre finales del XIX y la primera mitad del siglo XX. Cuando la sociedad no era aún del perfil consumista y la vía para llegar al contraste sobre la actualidad escrita no era otra que la puesta en común de pareceres en lugares públicos, convertidos en artículos editoriales hablados. En pleno siglo XXI, en la era de la e-sociedad, los periodistas asisten a la transición entre la forma tradicional de concebir la profesión y los nuevos soportes para ejercerla, con el ciberespacio, la participación ciudadana y las redes sociales como principales estandartes. ‘Café&Periodismo’ nace como espacio de reflexión para los plumillas y de análisis de los nuevos proyectos periodísticos puestos en marcha.

“Aquí vienen periodistas pijos, todos con su iPhone; ¿es que nadie trae la grabadora ni la libreta?”. Esta frase, recogida antes del inicio del foro Café & Periodismo celebrado en Madrid el pasado sábado 27 de febrero, puede resumir una de las circunstancias actuales que vive la profesión. Las nuevas tecnologías y los dispositivos multimedia al abasto de los periodistas marcan la pauta de su ejercicio, con el ruido de fondo del tecleo de las redacciones tradicionales conviviendo con el silencio del ciberespacio. Los unos, los apocalípticos; y, los otros, los integrados, se dieron cita en Loft 39 (Madrid) para conocer de primera mano dos proyectos impulsados por periodistas de la vieja escuela adaptados a las nuevas circunstancias.

“Callejón sin salida y oportunidad”
Alfonso Armada, periodista que trabaja para ABC desde hace 10 años, encabeza desde hace dos meses FronteraD, una revista semanal que se actualiza los viernes, con 35 blogs que se actualizan a diario, cuya referencia editorial es el New Yorker. Reportajes de calidad, elaborados sin las prisas de las redacciones tradicionales, que se edita con la aspiración de alcanzar en dos años 30.000 visitas diarias con las que captar la publicidad que necesita para sobrevivir a falta de inversores iniciales de la capacidad de los que entraron, por ejemplo, en el desaparecido Soitu. “Los periodistas estamos en una situación de callejón sin salida y de oportunidad y con la deriva de perder la razón de ser del periodismo. FronteraD lo formamos un grupo de personas que nos dimos cuenta que hacía falta un medio que tratara de imitar al New Yorker”, explicó Armada.

Precisamente, la idea de FronteraD nació hace seis años en Nueva York, coincidiendo con la corresponsalía de Alfonso Armada en aquella ciudad. “Antonio Lafuente era el corresponsal de la Agencia Efe y pasábamos mucho tiempo en la cafetería de la ONU, criticando, como todos los periodistas, a sus medios y al estado de la profesión, lamiéndonos las heridas y admirados por cómo la hacía el New Yorker y el New York Times. Hasta que decidimos dejar de quejarnos y pasar a la acción”. De momento no tiene la financiación suficiente como para pagar a sus colaboradores, “es un acto de fe que les pedimos, es un momento difícil y parece que estamos en un momento en que la publicidad comienza a tomarnos en serio. Si resistimos, podemos encontrar una nueva forma de contar las cosas en internet sin perder de vista que una cosa es la ficción y otra son los hechos y que una cosa es el periodismo y otra la propaganda”.

La cooperativa de ‘Cuarto Poder’. La guerrilla periodística
La falta de medios es el problema común al que se enfrentan los nuevos proyectos periodísticos. Cuarto Poder es un diario digital que sale a la luz el 5 de marzo, como una cooperativa digital de blogs de profesionales procedentes de la vieja escuela “con una portada y una forma de mirar periodísticas”. Pedro de Alzaga es uno de los 20 socios que emprenden esta aventura tras un año modelando la idea. “Nos hemos juntado más de dos decenas de periodistas o de profesionales de la vieja escuela para utilizar el nuevo soporte digital y hacer un medio informativo. Es una especie de cooperativa porque todos los socios de la empresa lo son a partes iguales y aportan su trabajo para sacar un medio informativo adelante”. Todos proceden del periodismo tradicional, con una experiencia de 5 a 25 años, incluso alguno de ellos sigue colaborando en alguna cabecera, como el propio Pedro de Alzaga, que lo hace en la sección Medios y Redes de ABC.

De Alzaga también explicó en ‘Café y Periodismo’ que el planteamiento inicial de Cuarto Poder es un “planteamiento de guerrilla, porque estamos convencidos de que en este momento la única forma de que un medio pueda sobrevivir es planteándolo con una austeridad llevada al extremo”. Por este motivo, Cuarto Poder carece de una redacción física y todos los socios trabajan desde casa con “un nodo central entre todos los blogs, que es Francisco Frechoso, nuestro director, que es el encargado de hacer una portada periodística a partir de lo que se está publicando en esa red generalista de blogs”.

Debate y conclusiones
Dos proyectos, dos incertidumbres, dos modelos de periodismo adaptado a los nuevos tiempos que llegan a través de internet, a una nueva inmediatez que suscitó el debate crítico de más de una hora entre los asistentes, en su mayoría periodistas, quienes recibieron entre dudas y escepticismo las dos propuestas. A su finalización, hubo trato directo con los responsables de ambas publicaciones y propuestas de colaboraciones. Precisamente, Armada afirmó a 360gradospress que “a los más de 100 colaboradores que tiene FronteraD se podrán añadir las dos o tres ofertas que he recibido hoy de temáticas relacionadas con la ingeniería, la astrofísica y la física”.

Por su parte, Pedro de Alzaga valoró la celebración de un foro así porque “es bueno verse y comentar el estado de la profesión que, desde luego, es bueno”. Respecto a la convivencia entre el sentido tradicional del periodismo y el formato de Cuarto Poder, aclaró que le parecía muy bien que haya periodistas que se queden en el concepto tradicional de la profesión, “yo no quiero animar a nadie a tomar el mismo camino que hemos tomado nosotros, porque siguen siendo necesarias las redacciones tradicionales”.

Millán Berzosa, organizador del encuentro junto a Bárbara Yuste, valoró “positivamente la afluencia masiva de periodistas al Café y Periodismo” (Ser, El País, La Gaceta, La Razón, ABC, El Economista, El Mundo, 360gradospress…) para dialogar sobre “qué hay en la cocina de las redacciones”. El impulsor anunció que esta primera edición “es el comienzo de los ‘Café y Periodismo’ que van a venir”.

Marga Ferrer

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

18 + 1 =