¿Un pájaro o un avión?

360gradospress accede a las claves del Freestyle de la mano de Edgar Torronteras, el piloto catalán con un palmarés envidiable

[Img #12407]
Cabalgan sobre el viento, desafiando a la razón. ¿Miedo? Ellos se burlan de esa vocecita que les dice: “¿Pero estás seguro de que lo quieres hacer?”. Lo suyo son los retos extremos, probar ese salto imposible que está en su mente y que saben que pueden ejecutarlo. Son los pilotos de Freestyle (FMX), una disciplina de motociclismo espectacular a la que nos acercamos en este número. Y lo hacemos con toda una leyenda de esta modalidad: Edgar Torronteras. Hablamos con él para que nos explique cómo es ese duro y apasionante trabajo del día a día, que da como fruto los vuelos que tanto gustan al público y que gozan de diversos nombres: tsunami, blackflip, double blackflip, superman, nine o’clock, nothing, lazy flip…

Apodado E.T., el piloto catalán tiene un palmarés que habla por sí sólo y que si tuviéramos que enumerarlo no daríamos a basto. Empezó en el Motocross (MX) y Supercross (SX). A los tres años ya tenía una montura, y a los nueve era campeón de Cataluña en la categoría de 60cc.  Tras años de victorias en las diversas categorías de Motocross y Supercross se mete en el bolsillo con sólo 17 años  los Freestyle de Las Vegas y Los Ángeles. Su nombre ha seguido hasta hoy bordándose con letras de oro en la historia de este deporte.

video
MDKWGzFqu2k
id
ytapiplayer_MDKWGzFqu2k_4179
width
325
height
265
tipo
YOUTUBE

La primera pregunta que queremos hacerle es ¿dónde y cómo practicáis?, ¿utilizáis algo para amortiguaros?  “Realmente no hay misterio” señala Torronteras. “Tenemos cada uno, el que puede, nuestra pista para entrenar con sus rampas.  Para practicar trucos difíciles, como el mortal para atrás tenemos una piscina de espuma en la que caemos y en la que relativamente no te haces tanto daño y por ello no llevamos protección. Yo tengo una de 20 metros por 15, más 5 de alto. Separada fuera de la piscina hay una rampa de 17 metros y cuando caemos en la espuma nos sacan con un grúa”. Resuelta esta duda la siguiente que tenemos es cuando se empieza en esto, ¿se producen muchas lesiones? Porque, quién no ha pensado alguna vez al ver a los pilotos salir despedidos de una rampa… ¿cuántas caídas habrá tenido para aprender a hacerlo?”.

E.T. nos responde con una frase que más bien es una lección que se pueden aplicar aquellos que opten por las dos ruedas, la velocidad y el barro: “Eso no ocurre sólo en el Freestyle, tanto en Supercross como en Motocross uno se cae y si no es así no aprendes”. Eso sí, reconoce que con el paso del tiempo los trucos han ido evolucionando hacia una mayor complejidad lo que supone que una caída también puede ser muy aparatosa. ¿El truco más complicado o al que más respeto le tienes?,le preguntamos. “Un doble mortal para atrás (double backtrip) o mortal hacia adelante (frontrip)”, responde sin pensarlo.

Y, ¿cómo se ve el mundo desde allí arriba? “Este fin de semana ejecutando un mortal para atrás tsunami (mortal en el que el piloto se estira y vuelve al asiento) lo hice de tal manera que me impresionó, me dio ese vértigo, esa adrenalina que ya todos los días no tienes. Todo los trucos cuando los marcas más sientes ese vértigo”, comenta.

Las lesiones y la rutina de trabajo

[Img #12408]
Edgar Torronteras sabe lo que es romperse. En 2000 se quedó sin competir por una rotura de tibia y peroné, en 2005 estuvo nueve meses lesionado, y en 2007 entrenando se lesiona la escápula, clavícula, dos costillas y un pulmón. Como nos cuenta “las lesiones se pasan fatal porque si aún tienes una y vuelves en poco tiempo…pero cuando durante cinco años cada año te lesionas y han sido fuertes…es difícil porque te tiras nueve meses en la cama y te levantas para querer volver, te machacas en la rehabilitación y cuando vuelves otra vez te caes…”

El trabajo diario es constante. El Freestyle no sólo consiste en dar gas. Es una disciplina que aúna precisión, flexibilidad, agilidad y fuerza. Muchos de los trucos suponen que hay que soltar el manillar durante el salto y volverlo a coger, retorcerse sobre la moto haciendo el pino, o volar literalmente, quedando en paralelo sobre la montura. Torronteras nos cuenta que él entrena con la moto diariamente durante los siete días de la semana tres horas y media. Además complementa esta rutina con tres horas de gimnasio de lunes a viernes. Aún así indica que no es necesario pasar por el gimnasio, sino que él acude por que le gusta.  De hecho le apasiona el deporte y siempre está en movimiento.

Sin escuelas
Como nos confirma Torronteras para iniciarse en el FMX no existen en España centros en los que los pilotos se puedan iniciar desde pequeños. Es una profesión que carece de formación específica.

[Img #12409]
“No hay escuelas, lo únicos pilotos que hay son los que tienen su propiedad particular y no tenemos casi nada de apoyo de ninguna federación. Sólo se intenta sacar el máximo dinero posible e incluso fastidiar a los pilotos cuando quieren trabajar bien. Te ponen pegas para todo, entre organizadores tienen su movidas y lo pagan con los pilotos y te prohíben saltar en lugares”.  ¿Crees por lo tanto que se debería profesionalizar este disciplina? “Pues sí, haría falta pero las federaciones no invierten en ello”.

E.T. No para. Lleva 27 años impregnando sus horas de olor a combustible, disfrutando como dice de su profesión. Este fin de semana estará en Vigo junto a Víctor Córdoba demostrando sus trucos al público y el día 26 estará en Lérida. El años que viene estará realizando todo el Tour del Masters of Dirt, y también están en el punto de mira los X-Games,  los X-fighters y “todas las mejores pruebas nacionales e internacionales”.

Marga Ferrer

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

once + siete =

Lo último en "Deportes"

Subir