La plena dedicación como filosofía de vida

360 Grados Press ha tenido la oportunidad de conocer a cinco chicas que, a base de mucho empeño, han logrado despuntar sobremanera en el último Campeonato de España de Gimnasia Rítmica de Conjuntos. Su tercer puesto en la primera categoría demuestra que la entrega total a un deporte reporta mucho más de lo que se sacrifica.

[Img #14288]
La gimnasia rítmica es pura estética, pero este deporte esconde una belleza que va mucho más allá de la perfección en el movimiento. Ésta reside en el esfuerzo y en la complicidad que las gimnastas desarrollan entre sí. Lisbet Domínguez, Nerea Sánchez, Vanessa Font, Nerea Tatay y Alicia Rubio son un claro ejemplo de ello. Ellas son las integrantes del grupo revelación del último Campeonato Nacional de Conjuntos, celebrado hace apenas unos días en Zaragoza. A pesar de su juventud, pues sus edades están comprendidas entre los 14 y los 16 años, se han alzado con la medalla de bronce en la primera categoría, el máximo nivel a excepción de la selección española.

[Img #14289]
“Ha sido súper emocionante. En principio, nadie contaba con que ellas estuviesen ahí”, comenta Mª Luz Andrés, una de sus entrenadoras. Lo cierto es que la carrera de este grupo hacia el Campeonato Nacional ha sido a contrarreloj. Tras cerrar un encuentro autonómico lejos de sus expectativas, este conjunto del Equipo l’Almara de Burjassot (Valencia) contó solo con tres semanas para preparar la competición de Zaragoza, por lo que intensificar las jornadas de entrenamiento se convirtió en fundamental. El trabajo se amplió a los fines de semana, mañana y tarde. No hubo días festivos a principios de mes para estas niñas, como tampoco para sus entrenadoras ni sus padres. Las ganas y los nervios estaban a flor de piel. Tanto, que el día previo a su marcha hacia el campeonato no lograron completar el ejercicio hasta muchos intentos después.

Así, este conjunto afrontó las jornadas en Zaragoza con toda humildad. “Íbamos a salvar la categoría”, confiesa Yolanda Andrés, otra de las responsables del equipo. Sin embargo, la recompensa al trabajo maratoniano comenzó nada más pisar la capital maña: ellas fueron el único grupo que clavó su ejercicio durante el entrenamiento, algo que también ocurrió a lo largo de la competición; de ahí una medalla de bronce que brilla tanto o más que la de oro.

Ahora, de nuevo en la rutina, la belleza de este deporte se distingue mejor que nunca en el Pabellón Municipal de Burjassot, porque el esfuerzo y la complicidad de siempre han devenido en superación. Lisbet Domínguez, Nerea Sánchez, Vanessa Font, Nerea Tatay y Alicia Rubio son más maduras con cada día que pasa gracias a este sacrifico diario que no todo el mundo llega a comprender. De la mano de Mª Luz, de Yolanda y también de Dalia Paricio, estas chicas llevan creciendo juntas desde que tenían nueve años; una suerte de familia que trasciende lo deportivo y guarda un futuro prometedor.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

once + 8 =

Lo último en "Deportes"

Subir