Algo más que salvar vidas

Actualmente, muchas personas tienen el título de socorrista, actividad que desarrollan profesionalmente. Sin embargo, gran parte de ellas, como la sociedad en general, desconoce que también existe una vertiente deportiva en este sentido. Esta semana en 360 Grados Press la hemos conocido de cerca de la mano de unos campeones.

[Img #16696]

Manly es un barrio residencial ubicado al norte de Sydney (Australia).Éste representa la puerta de entrada a una playa casi paradisíaca, especialmentepara los amantes del surf. Probablemente, por eso mismo allí se encuentra unode los clubs de salvamento más emblemáticos del mundo, el Manly Life Saving Club. Con más de cien años de historia, estaasociación no solo vela por la seguridad de quien se sumerge en el agua, sinoque también se dedica a la educación. De hecho, es habitual recibir la visitade escolares para que aprendan a desenvolverse con convicción en el medioacuático. En definitiva, en aquella zona parece que la vida se desarrollesiempre con miras al mar.


A miles de kilómetros de allí, podría decirse que en la otra parte delmundo, existe un caso más o menos similar. El bagaje de actividades acuáticasen la localidad valenciana de Silla no es comparable al de Manly – empezandoporque no es costera –, pero el Club Sirenas de Catarroja ha tenido soltura para hacerse unhueco. Sí, su nombre no se corresponde con el de su presente ubicación, puestuvo que resistir el cierre de la piscina municipal en la que se fundó, pero elinterés de sus miembros ha garantizado su subsistencia en el pueblo vecino. Dehecho, ya van en camino de cumplir tres décadas.


[Img #16698]
Así, pasadas las ocho de la tarde de un martes del mes de enero, ungrupo de chavales copa cinco calles de la piscina sillense. Aparte de hacerejercicios de natación, practican con aletas. Y los más mayores también seejercitan con maniquís. Todos están aprendiendo salvamento. Lo más probable esque la gran mayoría obtenga el título de socorrista cuando cumpla 16 años, comoya ha sido el caso de alguno de los presentes. Quizá, llegados a ese punto,sencillamente ejerzan profesionalmente como tales. Pero los habrá que decidanir más allá. Y aquí es donde reside la faceta más desconocida y apasionante deeste tipo de clubes, porque el salvamento también es un deporte. “Es bastante desconocido. De hecho, muchosnadadores son socorristas y no saben que pueden practicar el salvamento como actividaddeportiva. Pero la gente se suele enganchar cuando conoce nuestra dinámica. Poreso, nos gustaría que fuésemos más clubes. En Valencia, por ejemplo, solo haytres y, comparado con natación, eso es muy poco“, explica Francisco Javier José Férriz, entrenadory técnico del Sirenas de Catarroja.


Sea como sea, esta modalidad parece ir ganando adeptos poco a poco. Unode sus puntos fuertes es su diversidad en la práctica, ya que comprendediferentes pruebas en cubierto y en playa (relevos, sprint, carreras conobstáculos…), así como el empleo de material variado (aletas, maniquís, tablaso SKI). No obstante, los motivos de aproximación son dispares. En palabrasde Francisco Javier, “muchas personasllegan a su tope en natación y en salvamento encuentran una salida que lespermite mantener la actividad deportiva durante muchos más años. El salvamentotambién es muy completo y divertido. Además, es más fácil de compaginar con losestudios“.


[Img #16697]
Prueba de ello son, por ejemplo, MarioVillarroya, Hugo Sáez, Álvaro Sáez y Javier García. Con poco más de veinte años, estos cuatro chicosllevan prácticamente toda su vida en el club catarrojense y de un tiempo a estaparte no hacen más que cosechar éxitos deportivos. El último, proclamarsesubcampeones de la categoría relevo 4×25 de arrastre de maniquí sin aletas enel Campeonato Mundial de Salvamento y Socorrismo que se celebróel pasado mes de noviembre en Adelaide (Australia). “Habían sido campeones de Europa en 2008 y subcampeones en 2011. Elnivel que tenían les permitía estar en una final luchando por una medalla. Así,entrenaron mucho durante el año pasado, especialmente durante el verano, yfueron a Australia con esa idea. Conseguirlo ha sido muy gratificante, porque hemospodido comprobar que, a pesar de ser un club modesto, podemos competir en estecontexto“, afirma su entrenador.


[Img #16699]
La representación en Adelaide del C.D. Sirenas de Catarroja lacompletaron Marisa Martínez, quienparticipó en el campeonato junior y logró un octavo puesto en la prueba 100combinada, y Javier Catalá, queparticipó en la competición absoluta de la mano de la selección española, puesla cita mundial distingue entre un torneo de naciones y otro de clubes. Ésteúltimo deportista, además, decidió quedarse en la cuna del salvamento durantetres meses más para completar su formación. “España siempre ha estado entre[Img #16700]
los cuatro primeros países en Europa yentre los ocho mejores del mundo. Pero los dominantes son Nueva Zelanda,Sudáfrica y, pos supuesto, Australia. Allí hay socorristas profesionales quetrabajan en la playa todo el año“, matiza el técnico del club.


En cualquier caso, todos están ya de vuelta y se encuentran casi adiario en la piscina municipal de Silla. Los entrenamientos a orillas delMediterráneo no darán comienzo hasta Semana Santa, pero se están preparando afondo en cubierto con vistas a las próximas citas. “Ahora estamos pensando en el campeonato nacional, que empieza en marzo,y el europeo, que este año se celebra en agosto en Holanda. La idea es queparticipen los mismos que fueron a Australia o, incluso, más. Tenemos gente concualidades para hacerlo bien a nivel junior y absoluto“, concluye FranciscoJavier. Quién sabe si, a este paso, dentro de unos años el Club Sirenas de Catarrojadesbanque al de Manly como referente. Desde luego, mérito no les falta.

@LaBellver


[swf object]

Laura Bellver

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 × 4 =

Lo último en "Deportes"

Subir