“Los periodistas mediterráneos improvisamos más que los de Asia-Pacífico”

360gradospress extrae de la experiencia periodística digital de Carlos Juan en Filipinas las semejanzas y diferencias de la profesión en el punto más crítico de la transición del formato tradicional a los nuevos soportes.

[Img #12537]
Filipinas es un ‘mundo por descubrir’. Eso es lo quedefiende el periodista vallisoletano Carlos Juan Juan, formado en la Universidad Pontificia de Salamanca y pulido en la radio como jefe de informativosde Onda Cero Cádiz. Hace unos meses pidió una excedencia y cogió las maletaspara embarcarse en el Ventura de los Reyes, un proyecto periodístico impulsadopor la Asociación de la Prensa de Cádiz y subvencionado por la Agencia Españolade Cooperación Internacional para la implantación de un  periódico digital en español, un programaradiofónico y unos cursos de formación en Filipinas. 360gradospress haaprovechado su paréntesis vacacional navideño para compartir de tú a tú conJuan cómo ha sido eso de poner en marcha una propuesta periodística de eseperfil en un país que comienza a conocer alejado de los prejuicios que guían aquien nunca ha ido. De Periodismo y de oportunidades digitales hemos conversadocon este periodista de 37 años.

Un periodista radiofónico como tú desembarca en Filipinas ymonta un periódico digital en español que se llama e-dyario… ¿por qué?

Porque me lo pidieron y porque tuve la suerte de serelegido. La idea no es mía, procede de un proyecto de cooperacióninternacional, que es una subvención de 300.000 euros del Estado cuyofinanciador único es la Agencia Española de Cooperación Internacional. Y por lanaturaleza del proyecto, denominado Ventura de los Reyes, necesitaban quehubiera un periodista asesor que hiciera el seguimiento diario para la puestaen marcha de un proyecto complicado. El reto es difícil porque es un periódicodigital, un programa de radio en español y cursos de formación.

¿Cómo es posible que el formato digital, que aún no ha sidoasimilado por muchos de los medios tradicionales españoles y europeos, seconvierta en apuesta en Filipinas y en español?

El formato digital se llevó casi por descarte. Previamenteparticipé en reuniones exploratorias en las que se había planteado hace unencarte en prensa tradicional y hubo muchos problemas porque los medios decomunicación de aquel país eran reacios a admitir a becarios en susinstalaciones y  la distribución seríamuy complicada en una ciudad como Manila. El entorno digital es lo máseconómico que hay. Requiere una inversión básica inicial en cuanto a diseño,mantenimiento del servidor… pero comparado con el papel, la audiencia es globaly los gastos son mínimos. Por eso la Asociación de la Prensa de Cádiz,impulsora del proyecto, apostó por la prensa digital, también para evitarconflictos legales con el papel.

Cumplimos un mes desde el lanzamiento de este proyectoperiodístico filipino en español. ¿Qué respuesta se ha obtenido por parte de laaudiencia?

Hemos notado un feedback muy interesante. Hemos recopiladocomentarios procedentes de América latina, de Filipinas, de España… Hafuncionado el boca a boca desde los propios personajes entrevistados y desdecoberturas informativas que nos han realizado, como la de TVE y las de otros medios de comunicación regionales. Entiendo que el seguimiento de la páginaentre las personas que utilizan el español es bastante amplio y no se limitaexclusivamente a Filipinas. Algo que nos enorgullece bastante.

¿Qué ventaja tiene el soporte digital?, ¿permite superar elescaso porcentaje de población de habla hispana en Filipinas?

Tiene la ventaja de que llegas más lejos, aunque enFilipinas acceso a internet hay, sobre todo en las zonas urbanas. Y Twitter,Facebook y los blogs también tienen un uso generalizado allí. Por ello que lalimitación proceda verdaderamente del propio idioma, aunque hay muchosfilipinos emigrantes que residen en países hispanos o personas que por algunarazón les interesa Filipinas. De hecho, me ha sorprendido el grupo deseguidores muy estrecho de aquellos que quieren ser papás y mamás y que viajanhasta Filipinas para adoptar un niño y que no quieren ni pelearse con el inglésni saben lo que pasa en el país. Por ello, hay muchos perfiles que tienen unarelación personal y familiar; o estudiantes de Relaciones Internacionales quequieren especializarse en Asia-Pacífico. En definitiva, hay nichos de interés ode mercado que encuentran en este medio de comunicación respuestas más allá delos residentes filipinos.

Respecto a las rutinas periodísticas a las que te habíasacostumbrado en España en relación a las que acometes ahora in situ, enFilipinas, ¿cuáles son las principales diferencias que has encontrado?

[Img #12538]
Yo encuentro diferencias culturales sobre todo. La tendenciaa planificar, a llevar todo por escrito y con mucho orden, a evitar laimprovisación gratuita… Nosotros somos muy mediterráneos e improvisamos más yallí eso está muy mal visto. En Filipinas casi todo va por escrito, tras lasreuniones se levanta acta de los acuerdos y de los compromisos alcanzados, seintenta no perder el tiempo en ellas para ganar en agilidad… Por eso, yrespecto al periodismo, quizás trabajamos de forma más anárquica en España.

Hablemos de la crisis de la profesión, de la tan manidacrisis del papel y de cómo rentabilizar una empresa informativa digital. ¿Cómose percibe entre los colegas de profesión filipinos?

No percibo grandes debates al respecto. Lo que sí te puedodecir es que el periodista en Filipinas no tiene una gran calidad de vida.También es muy difícil realizar las coberturas informativas, ya que losdesplazamientos conllevan mucho tiempo. Tampoco he tenido la ocasión departicipar en debates con compañeros acerca de la transición del papel al mundodigital, pero sí he podido analizar las webs de los grandes medios y veo queallí, como aquí, la apuesta es fuerte. Los temores y las debilidades yfortalezas que tenemos en España también las veo allí en Filipinas, tanto laparte negativa como la positiva.

¿Has detectado un uso generalizado de las redes sociales enFilipinas o es todavía algo residual?

No, residual, no. Su uso es muy común, teniendo en cuentatambién el componente inmigrante del país. Pero detecto cierto analfabetismodigital similar al que sufrimos la mayoría de españoles, y es que todo el mundosabe poner una foto en Facebook, publicar un post y enviar un correoelectrónico pero lo que no saben es sacarles todo el partido.

¿Qué será de e-dyario una vez que finalice el proyectoVentura de los Reyes?

Soy optimista. Lo que quiero es que se vea la rentabilidadde un medio de comunicación en español aprovechando la base de inversióninicial y la respuesta de retorno. Existen dos posibilidades: o que las propiasadministraciones vean que merece la pena ampliar el número de becarios y depersonas para seguir; o bien la posibilidad comercial de que entre publicidadque permita hacer que sobreviva después de que se termine la financiaciónpública a los 18 meses del Ventura de los Reyes.

Y en el plano personal, ¿ves viable hacer un modelo depublicación similar en España?

No, porque no sería nada nuevo. Yo he visto prensa gratuitaen internet de muchos colores, habría que buscar algo específico. Probablementeme dedique a ello, no sé si vinculado a Filipinas, pero estoy seguro de que elconocimiento adquirido no quiero perderlo ni que quede como una rareza dentrode un currículum.

Para terminar, ¿serías capaz de poner un titular a tuexperiencia periodística filipina?

Un mundo por descubrir. España no apostó por Filipinas en sumomento y hoy es una buena puerta de entrada para Asia-Pacífico. Quienes tienenla suerte de vivir allí lo ven y comparten su idea equivocada de Filipinas, unaespecie de “me quedé en la guerra de Cuba con Estados Unidos”. Por eso digo quees un mundo por descubrir que yo estoy descubriendo y espero que sea de lamanera más y honesta y útil para otros. La empresa privada se podrá beneficiarde esta apertura de camino.

V.P.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

uno × 1 =

Lo último en "Deportes"

Subir