“Los discos se paren y, en mi caso, son partos con dolor”

Daniel Cros acaba de comenzar en España la promoción de su séptimo disco, “Aquello era entonces esto es ahora”, en el que el cantautor catalán vuelve a mostrar su curiosidad musical para ofrecer un trabajo en el que se mezclan a la perfección ritmos latinos y mediterráneos. 360 Grados Press tuvo la oportunidad de hablar con el artista barcelonés sobre un disco que, como siempre, ha sido fruto de un parto con dolor.

[Img #17188]
Tras dieciocho años de carrera, Daniel Cros es un hombre curtido en un mundo que hastahace bien poco era controlado por unas pocas manos. Ahora, con la crisis de pormedio, la industria es también parte de los autónomos y artesanos de la música.Y en ese entorno, el cantautor catalántiene mucho que decir. Nos recibe en la cafetería del Hotel Vincci Capitol, en plena GranVía Madrileña. Los cines de Callao quedan justo a nuestra espalda, tras loscristales que nos alejan del mundanal ruido. En las distancias cortas DanielCros destila bondad y sabiduría. En varias ocasiones menciona los “valoresespirituales” y lo cierto es que su hablar desprende paz y armonía. Una de esaspersonas reflexivas a las que da gusto escuchar. El contrapunto perfecto alcaos en que muchas veces se convierte la capital de España.


Séptimodisco desde 1995. ¿Qué queda siete discos y 18 años después del Daniel Cros de”Ángel venido a mi ventana”?

He mantenido siempre la curiosidad como catalizadorpara integrar en las canciones nuevos elementos como son los ritmos caribeños ymediterráneos. En este tiempo, además, he ido evolucionando como músico y comopersona, viajando y viendo cosas que se acaban reflejando en las canciones.


“Yoque no apostaba ya por mi resurrección…”, dices en ‘Fortuna de haberteconocido’. ¿Es cada nuevo disco una especie de resurrección del artista?

Es un acto de creación, porque los discos se paren.Yo los paro con dolor. No sé si otros utilizan la epidular (risas). Son partede un proceso que suele ser largo y que tiene sus propios ritmos y que, generalmente,acaba dando a luz.


‘Palante’ hasido el primer single de “Aquello era entonces esto es ahora” y también tuprimer videoclip tras 18 años de carrera. ¿Cómo ha sido eso de ponerse ante lascámaras?

Hoy en día es una necesidad crear contenidosaudiovisuales. Buscamos que el vídeo fuera lo más musical posible y laexperiencia nos gustó, porque ya estamos preparando el segundo. Estuve rodeadode buenos amigos que me ayudaron a sentir cómodo. Lo curioso de la sesión devideo fue que nos citaron a las nueve de la mañana de un sábado para hacer elrodaje y estábamos todos muertos de sueño y de frío, porque era diciembre.Entonces el equipo de producción, viendo que nos costaba reaccionar, se fue a poruna caja de quintos y al cabo de un ratito se fue calentando el ambiente.


‘Palante’es uno de esos temas optimistas que uno no se cansa de escuchar…  Tal y como está la cosa, ¿no nos queda otraque tirar palante?

Si no, ¿qué vamos a hacer? Es muy necesario un ciertogrado de responsabilidad en lo que uno escribe, canta y comunica. En una épocaen la cual uno está rodeado de tantos dramas y de tantas dificultades, uncantautor adquiere un cierto grado de compromiso. Creo que es muy necesariotrasmitir confianza y optimismo.


Eltítulo del disco, “Aquello era entonces, esto es ahora”, ¿esconde también, encierto modo, una invitación al optimismo, a vivir el presente?

Si, a vivir el presente en esa dualidad de actualidady de regalo, porque es una oportunidad para cambiar las cosas o para asumir quenunca nada volverá a ser lo mismo y que lo único que tenemos verdaderamentereal es lo que estamos haciendo ahora mismo.


Hascomentado alguna vez que “Dejar la piel” es tu tema predilecto del disco. ¿Quétiene esta canción para haberse convertido en la niña bonita de tu nuevo disco?

Es una canción sobre el compromiso, sobre un tipo deimplicación de uno mismo con otra persona, con una causa o por cualquier razónque haga nuestra vida mejor. Me parece muy necesaria esa implicación. Tambiénen la canción me ha hecho un arreglo musical Joan Albert Amargós, que es un arreglista fabuloso, y eso tambiénhace que se comunique muy bien el mensaje.


Tumúsica engloba una diversidad de estilos no muy frecuente (desde la rumbacatalana al son pasando por el cha cha cha o el pasadoble…).  ¿Es esa variedad una de las señas de estiloque  diferencian a Daniel Cros?

Yo soy bastante viajero y a la vez chaquetero. Haydos focos geográficos que me interesan mucho. Por un lado el Caribe y por otroel Mediterráneo. Del Caribe me gusta incorporar ritmos como el cha cha cha, elbolero, el son o el merengue. Y del Mediterráneo en este disco hay una rumbacatalana, un pasodoble, una tarantela… Al fin y al cabo los ritmos no tienenporqué ser una identidad artística, aunque inevitablemente uno tiende aasociarlo. Los ritmos son herramientas de un músico artesano que incorporaigual que una rima o una estructura poética. Con la suma de todo ello seintenta crear una realidad coherente y armoniosa entre la letra y la música.


¿EsDaniel Cros un músico artesano?

Totalmente. La escritura de canciones es unaalquimia, un trabajo lento que se va macerando con el tiempo y al que hay quedarle mucho y mantenerlo siempre en observación, mucho más allá de los discos.A veces las canciones siguen evolucionando. El disco es el momento en que seplasma y que parece convertirla en definitiva, pero uno a veces le cambia elvestido que le ha hecho a una canción y le pone una base de bolero en vez decha cha cha y resulta que la canción se siente mejor. En ese momento el temacrece y va en otra nueva dirección, pero continúa evolucionando.


Ahoracomienzas tu gira por España. ¿Cómo se presenta el reto subida de IVA de pormedio?

Lo del IVA ha sido algo bastante lamentable quedemuestra que los que han aplicado esa medida ya tienen las entradas reservadasy no tienen que pasar por taquilla. Es una medida de gente que no conoce larealidad y las dificultades del sector. Trabajan desde los despachos y no allado de las personas que sufren esos incrementos. Porque al fin y al cabo estetipo de medidas conlleva menos personas en los espacios de las artes escénicas.Creo que se tendría que rebobinar al punto en el que se estaba.


“Sigue existiendo pasión y curiosidad porla palabra y los cantautores”

Elpasado verano ya tuviste la oportunidad de presentar tu nuevo trabajo enMéjico. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue muy constructiva. Surgió a raíz de la invitaciónde la Universidad de Guadalajara para participar en la Feria de Música. Apartir de ahí coordinamos toda una gira por Méjico DF. Inicialmente la idea eraque yo realizara una serie de conciertos en acústico, pero finalmentecoordinamos con un grupo de músicos mejicanos y la experiencia fue buenísima.Hicimos siete conciertos y el contacto con el público fue también muy cálido ycercano. La gente tiene mucha curiosidad y después de los conciertospreguntaba, compraba el disco… Ahora hay posibilidades de volver otra vez decara al próximo verano.


Hashablado de la calidez del público en Méjico. Hace no mucho, en unaentrevista a Ismael Serrano, me comentaba que enSuramérica la gente siente la música de una forma muy especial. Que, adiferencia de en Europa, la música y los conciertos “siguen siendo ese espaciode encuentro para generar la vida, un acto de celebración”. ¿Lo viviste así?

Si. Yo creo que en Europa pesa mucho la historia yentonces nos falta a nivel vital un poco de frescura, de ingenuidad. Estamos yamuy curtidos en muchas cosas y nos falta esa capacidad de sorprendernos. Unconcierto no deja de ser una reunión de personas y son el público y el artistalos que crean esa unión, esa fiesta. No obstante, sé de cantautores, tanto enMadrid como en Barcelona, que siguen llenando salas sin promoción, sólo con elboca a boca. En cierto modo sigue existiendo esa pasión y esa curiosidad por lapalabra y por los cantautores.


¿Quétiene Latinoamérica, y muy especialmente Cuba , sus ritmos y sus músicos paracalar de esa forma en nuestro interior?

Los músicos cubanos lo primero que tienen es unaformación musical muy sólida, que tiene la influencia de los soviéticos, quepedagógicamente son muy duros. Creo que eso también da muy buenos médicos, comolos hay en Cuba. Y luego personalmente los cubanos son gente muy cercana, muyhumana, con valores que aquí, parece que por la presión del capitalismo y de laprisa, hemos olvidado. Quizás ahora las circunstancias difíciles nos haganrecuperar algo de esos valores que son tan importantes y que España desarrollótanto en la época de la posguerra y del salto a la democracia. Valores que alfin y al cabo son los que nos hacen personas y nos diferencian de las piedras.


“Componer una canción me aporta plenitud”

Cambiandode tercio. Además de compositor, músico y cantante, eres productor de tusdiscos. ¿Cómo se vive en el sector la crisis que afecta al país en general ymás en concreto a la industria cultural?

El disco se ha ido devaluando. Hace 20 años lapalabra disco era algo mágico. Hoy en día es algo que no genera sorpresa nimisterio. Algo más automático. Para mí el disco es una especie de carta depresentación de las últimas canciones de cada artista y un punto de contactocon el público. Discos se vende pocos, así que se vive más de los conciertos.De todos modos la gente sigue grabando. Yo tengo un estudio y la gente sigueteniendo la necesidad de hacer grabaciones. Quizás son cosas rápidas, másespontáneas, pero existe esa necesidad de editar como demuestra el auge del LP.


Hascomentado en algunas de tus entrevistas que los artistas habéis ido ganandoconocimiento y confianza en vosotros mismos, que ya no necesitáis esperar a queun grande de la industria venga a salvaros. ¿Pasa el futuro de la industria porque haya cada vez más cantantes/grupos “autónomos”?

Totalmente. Creo que la industria de la música hoy endía es una red que tejemos los profesionales. Buenos músicos, estudios,periodistas que conecten al público con sus artistas, blogs que crean nichos demercado. Nosotros somos la industria actual de la música. Y creo que con elperiodismo puede suceder un fenómeno parecido. Una red de buenos profesionalesque creen su propia industria, al margen de los grandes grupos.


Hablandode esa dualidad música-periodismo y en un sector que, como el periodismo,parece siempre en permanente crisis, ¿qué importancia tiene la capacidad dereinventarse e innovar para sobrevivir?

Es muy necesaria y pasa por la innovación y tambiénpor los valores espirituales y personales de los profesionales. Parece que todose centra mucho en la tecnología pero, a fin de cuentas, cualquier acto decomunicación nace desde unos valores personales y espirituales y creo que esono se puede perder nunca.


-Eneste sentido, ¿qué ha supuesto internet (con todo lo bueno y todo lo malo) ysus nuevas aplicaciones (redes sociales, spotify…) para la música?

Para mí es algo sensacional, porque siempre he tenidoproblemas de distribución. Hoy mismo había gente que llamaba a RadioSol parasaber cómo conseguir el disco. Internet ofrece la ventaja de poder tener unadistribución mundial. Yo, por ejemplo, contrato directamente con iTunes y doyde alta un disco y al cabo de dos días está en todos los mercados. En ese puntonos equipara con cualquier multinacional. También las redes sociales ofrecen untejido permanente de comunicación y diálogo con el público. Para mí es unregalo y, de alguna forma, es una recompensa a todo lo que nos han hecho sufrirlas multinacionales, que han torturado a todos los artistas y que han hechopagar a más de uno un precio enorme por ser famosos. Por el contrario, internettambién ha traído consigo un volumen de información inmenso, que satura y queelimina la comunicación persona  apersona, con lo importante que es mirarse a los ojos con una persona que noconoces e intercambiar pareceres. Eso tiende a perderse.


¿Teves de por vida dedicándote a la música o para “siempre es demasiado tiempo”?

Yo me sigo viendo en la música y escribiendocanciones. Es una decisión que sigo tomando, porque al fin y al cabo escribiruna canción es un acto voluntario, nadie me exige que produzca en un plazodeterminado. A mí me aporta mucha plenitud, como músico y como persona, elcomponer una canción y el cantarla y comunicarla. Es un círculo que para mísignifica la vida misma. Por ahora sí que me veo para siempre.


Ypara terminar, ¿a qué le daría Daniel Cros un giro de 360grados, una vuelta detuerca en este mundo?

Yo haría una prueba piloto. Cambiaría a gente queestá ganando sueldos millonarios y los pondría en sitios donde tuvieran queaprender un poco de humildad. Y a gente digamos… como los músicos (risas), quenecesitamos recursos para producir nuestra propia música, pues nos pondría unatemporadita ganando un sueldo de 12.000 euros al mes.

@acordellat

Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

16 − dos =

Lo último en "Cultura"

Subir