La motivación es la clave

Enfocar de manera positiva el quehacer de cada día no solo reporta beneficios en el resultado final, sino también en la salud del sujeto. Nos hemos aproximado a una disciplina que persigue aprovechar al máximo el potencial propio.

[Img #16216]
Originariodel mundo deportivo, de un tiempo a esta parte que el término coaching viene aplicándose al ámbitoempresarial. En ambos casos el significado es idéntico: entrenarse con vistas aconseguir lo mejor de uno mismo. Si esto se logra, obviamente, los resultados encualquier ámbito pueden ser extraordinarios. Eso sí, no es tarea fácil. El quidde la cuestión pasa por la motivación, un concepto muy manido que no siempre seemplea de manera adecuada.

 

Porquelejos de lo que comúnmente se cree, la motivación no consiste en tener ánimos,sino motivos. La autora del blog Coachingpara jóvenes y miembro de la InternationalCoach Federation, Paz Garde, asílo explica: “Lo más importante esentender las razones por las que hacemos las cosas en el trabajo. Porque cuandoentendemos los ‘para qué’ nos acercamos a nuestras obligaciones de otra manera“.Así, saber cómo abordar una responsabilidad, descubrir recursos o romper conlas limitaciones son algunos de los aspectos que el coaching trabaja.

 

Porsu parte, el contexto laboral es uno de los elementos que suelen apuntarse  como fundamentales en el logro de lamotivación. Bien es cierto que éste genera una serie de hábitos que repercutenen la eficiencia del trabajador. Sin embargo, no es determinante. En palabrasde Paz Garde: “No es el contexto lo queconsigue que un empleado esté motivado, sino que la motivación nace de dentro.El contexto lo que tiene que hacer es no destruir eso. Tenemos que entendernuestros motivos y empezar a mostrar lo mejor de nosotros mismos en nuestrotrabajo“.

 

Dadala idiosincrasia de la motivación, conocerse bien se plantea un paso previoineludible. “Hay que saber cuáles sonnuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles para poder fomentar losprimeros y poder superar los segundos“, explica esta coach. Por ello, analizar la conducta propia y marcar objetivos arebasar poco a poco es el inicio de un proceso de coaching.

 

Contodo, el truco ante una situación de desmotivación es preguntarse por  el sentido de la labor que se está realizandoy descubrir qué es lo que más se disfruta de ésta en el presente, eludiendocualquier condicional. Las respuestas llevarán al positivismo esperado, esdecir, a esa actitud de estimulación que permitirá alcanzar metas en laempresa, así como sentir una realización personal capaz de borrar cualquierindicio de estrés.


 Foto: Marga Ferrer

Artículo extraído de ‘Redfarma al Día‘, la revista sociosanitaria editada por Soma Comunicación.

David Barreiro

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 + 9 =

Lo último en "Salud"

Subir