La distancia entre el paciente y el médico se mide en 2.0

Una jornada analiza los usos de las web sociales en el campo de la medicina y cómo utilizan los profesionales de la sanidad los flujos de información que por ellas circulan

[Img #13282]
El Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valenciaacogió esta semana la jornada “Salud 2.0: nuevas herramientas aplicadas a lamedicina” organizada por el área científica de Menarini con el objetivo demedir la relación existente entre los pacientes y los médicos en el nuevocontexto abierto por internet y las redes sociales.

360gradospress aprovechó la cita para conocer lainterpretación al respecto de Miguel Ángel Máñez, gestor y bloguero sanitario,quien ofreció un análisis teórico y práctico sobre las nuevas oportunidadesabiertas para el sector sanitario en el ámbito de las redes sociales. Máñez orientóla nueva perspectiva que se le abre al sector, basada en la relacióntradicional mantenida entre los pacientes, los profesionales y las organizacionessanitarias, “tres perspectivas igual de necesarias para abordar la relaciónentre internet y la salud”.

El bloguero repasó las tendencias más habituales de cada unode los tres actores de esa relación mediante ejemplos cotidianos de comportamiento.Según este gestor sanitario, el paciente encuentra un caudal de información alque jamás nunca antes podía tener acceso, al que puede recurrir paracomplementar el diagnóstico que le ha realizado el especialista o para conocerde antemano las características de su patología en relación a los síntomas quepresenta.

A la pregunta de qué hacen los pacientes con la informaciónque buscan en internet, señaló que la web les permite sustituir larelación tradicional del cara a cara; incentivar su participación y suformación; atenuar el miedo que les puede despertar un diagnóstico mal matizadopor parte del profesional; y apoyar el tratamiento prescrito por el médico.

Una relación que tendría que ser bidireccional, esto es,compartida por los profesionales con el mismo entusiasmo que demuestra elpaciente en la web, dirigida a enriquecer o a matizar la información recibidade internet. Pero, en la práctica aún está lejos de serasí, debido a que el médico “tiene miedo a compartir información en internetporque piensa que todo es malo”, es un ámbito donde “un residente puede llegara ser más conocido que su jefe de servicio y el profesional no se da cuenta deque lo que aportan es conocimiento al paciente”. En este sentido, apostó por que el médico “pierda ese miedo y aprenda a trabajar en otroentorno, conversando, compartiendo, aprendiendo e innovando”. El bloguero pusoel ejemplo del doctor Casado, un médico que utiliza habitualmente las redessociales para conversar con sus pacientes, como caso de buenas prácticas entrelos profesionales.

Por último, asignó a las organizaciones, el tercer actor delnuevo concepto de sanidad en internet, un papel necesario basado en dar lasherramientas necesarias a los pacientes y a los profesionales para facilitar sucomunicación, como la Oficina 2.0 de la Agencia Valenciana de Salud, de la queMiguel Ángel Máñez es coordinador. De la misma, surgen herramientas 2.0 para lacomunicación con el paciente, aplicaciones de comunicación interna para losprofesionales, formación y aprendizaje y una nueva cultura de trabajo de lasanidad. Con todo, el gestor sanitario recordó que en este mundo de internet yde redes sociales, “no debemos olvidar que el cara a cara sigue siendofundamental”.

 

S.C.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − 13 =