Las mascotas también saben de crisis económicas

Las protectoras de animales asisten a una notable disminución en el número de adopciones

V.P., Valencia. La palabra crisis ya se ha convertido en la más utilizada para definir los años que lleva el mundo y sobre todo el bolsillo del ciudadano padeciendo los azotes del mercado económico. Ya no hablamos de la cuesta de enero, porque el “desnivel” a superar se lo encuentran muchos españoles al final de cada semana o incluso cada día. Para hacer frente a esta situación toca olvidarse de caprichos y gastos que en un pasado de bonanza no hacían tanta mella pero ahora suponen una carga a la cuenta del banco. Y por desgracia en ese cupo de cosas complementarias para muchos están los animales de compañía. Si bien hace unos años los perros, gatos y otras mascotas menos habituales eran los reyes del hogar ahora ya han pasado a un segundo término.

Desde la Sociedad Valenciana Protectora de Animales y Plantas (SVPAP), que cuenta con un refugio y un centro de adopciones, confirman a 360gradospress que han notado los efectos de la crisis. Julia, miembro de la directiva y trabajadora del centro, destaca que han notado los efectos de la situación económica en su día a día. Las adopciones “se han reducido notablemente, puesto que desde hace año y medio aproximadamente se han realizado entre 200 ó 300 menos de lo habitual”. Respecto a los abandonos, en 2009 registraron “un poco menos de llegadas de animales, lo que no significa que no se hubiera abandonado más”. Julia indica que “si no tienes dinero para llegar al final de mes es normal que no quieras adoptar pero lo que duele es ver la gente que sí tiene posibilidades económicas opte por los perros de raza, cuando muchos están en refugios deseando tener una segunda oportunidad”, comenta Julia.

Le preguntamos si existe algún consejo que pueda ayudar en la medida de lo posible a las personas que pasen por un mal momento económico para evitar la salida del hogar del animal y explica que “cuando recibimos la llamada de alguien que está atravesando un problema y tiene que prescindir del animal le decimos que siempre podemos ayudar con la difusión, hay muchos animales a los que se les puede colocar así, con carteles en internet. Un animal es una responsabilidad que adquieres para toda su vida. Si tus circunstancias cambian, aunque tú no las hayas elegido, el animal tampoco. La salida para él no es el abandono. Además de ser inmoral es ilegal”. Otras soluciones, recuerda, pasan por la esterilización, que ayuda a reducir el número de animales que luego no se pueden cuidar y “otorga beneficios sanitarios para el animal”.

Llega el verano
Con la llegada de las vacaciones es bien conocido que las carreteras españolas siempre se han llenado de animales vagando por los arcenes tras ser abandonados por sus dueños. Julia reconoce que en este periodo “hay un ligero incremento de abandonos” pero avisa de que “aunque a la gente le dé la sensación de que sólo pasa en verano no es así, se abandonan durante todo el año”. Para certificarlo nos da un dato revelador:”Desde enero llevamos 423 perros recogidos”. Y eso sólo en Valencia ciudad, área en la que trabajan, y sin contar los gatos y los animales que descansan en el refugio que funciona a modo de hospital. La protectora está “saturada”, recuerda Julia.

Abandono de gatos
Esta trabajadora y voluntaria resalta además que desde abril y hasta septiembre se da también un periodo con mucha abundancia de abandonos sobre todo de gatos, con la llegada de los partos “porque la gente no acaba de concienciarse sobre la esterilización. Tienen los animales y les dejan parir. Además, existe la leyenda urbana de que las hembras tienen que parir una vez al menos en su vida, y la gente no sabe luego que hacer con los cachorros, los mete en una caja y los deja en un contenedor”. “Esto crea un mayor problema para las protectoras porque son cachorros, que en muchos casos pueden enfermar y necesitamos casas de acogida para ellos, en algunos casos son animales lactantes…”.

Julia habla de uno de los casos más recientes, el de un perro “que llegó hace un mes, mestizo con muchas características de la raza ‘pinscher’, de unos 3 kilos que es un amor pero que tiene una enfermedad cardiaca bastante grave por la que creemos lo habrán abandonado”. Como éste, muchos cientos aguardan a encontrar de nuevo un hogar que no sepa de modas y caprichos. Alguien que les devuelva el respeto y afecto que ellos muestran.

David Barreiro

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro × cinco =