“Los medios han abierto los ojos, veo el periodismo con mucho optimismo ahora”

Esther Vargas, periodista y reconocida experta en redes sociales y periodismo, ha participado recientemente en Comunica2, el congreso internacional sobre medios sociales que se celebra anualmente en el campus de Gandía de la Universidad de Valencia (España). Pese a su larga trayectoria profesional, muchos la descubrimos en Twitter, al timón de Clases de Periodismo, una web convertida rápidamente en referencia para los periodistas iberoamericanos. Ahora explora nuevos medios para conectar con los lectores en Peru21, como Editora de audiencias.

[Img #23942]

 

Parece que ahora social se interpreta casi exclusivamente como viral, con compartir. ¿Qué es en realidad el “periodismo social”?

El periodismo como tal es periodismo y ahora tenemos la gran oportunidad a través de las redes sociales de tener un alcance mayor, tenemos la oportunidad de que los contenidos se hagan virales. Pero no creo que el periodista deba pensar que este contenido debe viralizarse necesariamente, ojalá todos los contenidos se compartieran y se leyeran mucho. El periodismo social tiene que ver con las causas sociales; en relación con las redes, es algo natural, la gente tiene interés por compartir y hasta por calificar a través de reacciones, lo que plantea nuevos retos para los contenidos. Tenemos esas “caritas” en Facebook, que van a marcar otra manera de hacer las cosas. Nos tienen que leer y eso significa ser viral, eso es lo que siempre hemos querido los periodistas.

 

Sostienes que el periodismo está vivo, así lo has declarado en el congreso. ¿Crees que podemos estar bien informados con  los medios sociales?

Creo que actualmente hay sobre-información, diría incluso que infoxicación, y los periodistas terminamos siendo curadores: elegimos el contenido que vamos a dar a la gente. Los ciudadanos toman decisiones y nosotros ayudamos, pero el ciudadano es autónomo a la hora de decidir si un contenido es bueno o es malo y califica duramente. Hay una posibilidad de convivir con esto y hacer un mejor periodismo.

 

Reportedly, de Andy Carvin, ha tomado la iniciativa de informar en tiempo real con fuentes sociales y han ganado un premio ONA por la cobertura del ataque a Charlie Hebdó. ¿Crees que en el futuro habrá más periodismo en medios sociales?

Yo creo que la plataforma no importa; uno puede informar a través de diversos medios de comunicación, desde medios impresos a redes sociales. Conozco el medio y veo que sí, que lo están haciendo, están cumpliendo su rol. Por tanto sí hay futuro, la gente necesita información en determinados momentos y hay que estar allí. El gran rol que tenemos hoy en día es dar respuesta a las necesidades de información de la gente.

 

La cobertura de los ataques de París en noviembre de 2015 estuvo cuajada de rumores, información sobre fuerzas de seguridad que podrían poner en peligro las operaciones. ¿Cómo lo valoras?

Nunca estamos preparados para una tragedia, no sabemos cómo nos va a conmover, a golpear. No hay moldes, pero sí una cuestión ética que hay que tener en cuenta. Tenemos que respetar a la gente y ponernos en los zapatos de las víctimas. El impacto que puede causar una tragedia como esta es indescriptible. Es muy difícil informar y no es oportuno juzgar en torno a qué es intencional y qué no.

 

¿Ayudaría que hubiera materias de formación en periodismo de crisis?

Creo que sí, hay experiencias en México y Estados Unidos, pero no sólo sobre cómo afrontar la crisis, sino después, porque después de una crisis, de una matanza, el periodista queda golpeado, sensible; se siente amenazado, desconfía. Todo lo que sirva de apoyo, bienvenido, una muerte siempre va a generar una huella en nosotros. Necesitamos reflexionar sobre lo que hacemos.

 

Por parte de los ciudadanos, la información fue incorrecta en muchos casos, pero respondió sin embargo a la petición de prudencia de la policía con humor.

Si los periodistas no estamos preparados, los ciudadanos menos, aunque no hay que generalizar. Hay ciudadanos responsables, que reflexionan, y otros que no. Las reacciones de los ciudadanos pueden ser muy diversas y variadas. Que cada uno elija lo que quiere ver, lo que quiere leer.

 

“En América Latina hay mucho futuro para el impreso, se gana todavía más que con el digital. En España también, pero ya hay digitales que están posicionándose”.

 

Twitter no despega en audiencias y Facebook y Snapchat están ofreciendo cada vez más contenidos informativos y herramientas, creados expresamente u optimizados para estas redes. ¿Va a seguir siendo Twitter una plataforma de referencia para los contenidos informativos?

Es imposible predecir el camino de Twitter, sobre todo porque ha afrontado cambios desde la dirección hasta la forma en los últimos tiempos. Ojalá que siga siendo el sitio ideal de los periodistas. Yo creo que los periodistas aman Twitter mucho más que Facebook; Twitter es el lugar donde los periodistas se informan más. Creo que es importante, sigue siendo importante y celebramos cada trending topic y cada hashtag que se posiciona hoy, pero mañana no sabemos. Así como el periodismo tuvo que evolucionar, tienen que hacerlo las redes. Facebook nos sorprende cada día, ahora con la función de reacciones, que te engancha. Hay que reinventarse todo el tiempo.

 

¿Qué opinas de la aplicación Quartz, que ofrece noticias en un contexto de chat?

Me gusta mucho la idea, escuché al fundador hace un año y me gusta la visión que tiene del periodismo no siendo periodista. Es importante entender que hay que contar cosas y sobre todo centrarse en un nicho. Más que repetir modelos, debemos sacar lo bueno de cada uno y Quartz nos da nociones interesantes para aplicar.

 

¿Va a derivar el periodismo hacia la conversación en grupo?

Sí, podría ser, la gente valora mucho la información personalizada. Segmentar la información para determinados grupos puede dar resultado. Ahora bien, el público norteamericano es distinto del latinoamericano y hay que ver si se adapta a nuestra manera de consumir información. Snapchat es un gran sitio, pero no el favorito en Latinoamérica, y todavía no tiene ese impulso, pero creo que es una oportunidad.

 

¿Ha llegado el momento en que las aplicaciones de noticias van a despegar?

Según los estudios la gente no permanece mucho en las aplicaciones. Yo bajo muchas aplicaciones que no uso: entro por Twitter y me lleva a la web. Tengo la impresión de que la aplicación como tal es una cuestión de reputación y de marca, la gente entra por el navegador desde el móvil.

 

Afirmaste en tu ponencia, en el congreso Comunica2, que los medios informativos están utilizando mejor los medios sociales. ¿En qué han mejorado?

Están interesadísimos, y para bien, en el periodismo de datos, en laboratorios, en innovar. Hace unos años esto no se daba, estábamos en esta lucha. El cambio ya se dio, las redacciones han cambiado, son cada vez más digitales, piensan más en la web, están creando desde medios tradicionales hasta medios nuevos; han aprovechado no solo las redes sociales sino la plataforma en sí para dar un mejor contenido. Los medios han abierto los ojos, veo el periodismo con mucho optimismo ahora.

 

¿Qué medios sociales deberían explorar los medios ahora?

Creo que Snapchat es la gran herramienta que tenemos que explorar todos. Los académicos estamos mirándola a distancia porque es una cosa nueva y rara, vertical, con un ritmo vertiginoso. No me ha cautivado, pero tenemos que observarlo. Instagram todavía tiene muchísimo que explorar. El vídeo es cada vez más innovador y los formatos de vídeo en Facebook son un éxito; las animaciones funcionan muy bien. En Peru21 estamos trabajando mucho el vídeo y estamos viendo cómo contar historias en uno o dos minutos, como una sentencia. Es todo un reto para los medios grandes y los chicos.

 

“La figura del editor de audiencias nace como una necesidad de conectar con la gente a través de un producto, un diario con soporte digital e impreso”.

 

¿Qué medio es importante para un joven estudiante que busca desarrollar su marca personal?

Creo que Facebook no es el sitio de entretenimiento que creemos que es. Por audiencia es una gran ventana, una vitrina, es un lugar de marca, de branding, de trabajo; hace tiempo que Facebook busca conquistar a los periodistas. Desde hace dos años utilizo Facebook como sitio ideal para promocionar lo que hago.

 

Has contribuido a crear una marca potente en la red, de gran reputación en muy poco tiempo: Clases de periodismo. ¿Cuáles son las claves del éxito?

Creo que es muy importante sintonizar con las necesidades de los periodistas. Como periodista, cuando lo lancé, en 2008, tenía mucha curiosidad sobre determinados temas; quería aprender y sabía que había muchos periodistas como yo. Lo que hice fue crear contenidos para satisfacer esas necesidades. Ahora estamos haciendo lo mismo,  pero hemos descubierto una manera de enganchar con usuarios de perfiles más amplios, lo que nos ayuda a incrementar el tráfico: buscamos el ángulo periodístico en los trending topics, pero de forma profesional, sin salirnos del nicho. Por ejemplo, contar cómo los medios están tratando la tragedia de París, qué infografías hicieron, qué periodistas estuvieron…

 

Eres ahora Editora de audiencias, ¿en qué consiste?

La figura del editor de audiencias nace como una necesidad de conectar con la gente a través de un producto, un diario con soporte digital e impreso. Trato de generar contenido para los dos sitios enfocándonos en la gente: lo que la gente quiere leer, cómo quiere recibir la información. El Editor de audiencia tiene que ver hoy mucho también con la reputación de la empresa, el medio digital tiene que tener una marca fuerte y sólida lo que implica promocionar, impulsar áreas como informaciones especiales o contenidos digitales, estar al tanto de la portada, la línea editorial, los columnistas… mucho diálogo con la gente.

 

Tengo un Blog de redacción en el que cuento lo que hago. Estoy trabajando duro en la integración real, hemos estado hablando muchos años de integración pero no se ha dado realmente. Los periodistas que ingresan en Peru21 tienen que tener conocimiento digital y los que están se quedan a enseñarles, es una mixtura generacional que esperamos que dé resultados. Hemos abierto también la redacción a los estudiantes de periodismo: están una semana con nosotros para que conozcan el diario, que vean cómo tomamos las decisiones y cómo hacemos las noticias, que es lo que me hubiera gustado a mí recibir de estudiante. Creo que no se olvidarán de nosotros. Lo que hago es tratar de abrir las puertas de la redacción a la gente, con los recursos que tengo.

 

[Img #23941]
¿Qué otro tipo de perfiles integra el equipo?

Tenemos el área de Social Media, un editor de SEO, un diseñador Web que trabaja animaciones e infografías interactivas, un infografista, editores y dos community manager -queremos aumentarlos-, y un  editor multiplataforma, que es el subdirector. Ha sido muy importante tener un editor de SEO, nos ha ayudado mucho.

 

¿Sería bueno para un medio tener a alguien que produjera contenido solo para nuevas plataformas como Vine o Instagram?

Sería ideal, pero requiere recursos. Es importante tener a fotógrafos cada vez más conectados con la inmediatez, que envíen contenidos en tiempo real. Utilizamos Slack para estar todos conectados en la redacción, nos funciona muy bien. Queremos tener también desarrolladores.

 

¿Necesita un periodista conocimientos de marketing digital?

Creo que es necesario, como todo lo que ayude a hacernos buenos profesionales. Hoy día los periodistas no sólo creamos contenidos sino que los vendemos, y no sabemos hacerlo.

 

Se está generalizando la figura de analista en las redacciones. ¿Quién necesita conocimientos de análisis web y de medios sociales: sólo los analistas o los redactores y los community manager también?

Es bueno que todos tengan el conocimiento. En nuestro caso el editor de SEO nos enseña, no envía informes, nos explica cómo funcionan las cosas y a partir de eso trabajamos. Tenemos pantallas en la redacción con Google Analytics que nos dicen cómo van las cosas. Pero no hay que mirar sólo a la parte superior del gráfico. Hay que escribir sobre lo que la gente quiere leer y sobre lo que la gente necesita saber, que no es tan trending. Tratamos de mantener el equilibrio.

 

“Así como el periodismo tuvo que evolucionar, tienen que hacerlo las redes. Hay que reinventarse todo el tiempo”.

 

Estamos formando a los estudiantes en la importancia de escribir bien, de saber contar historias. Sin embargo, el fundador de Buzzfeed afirma que el futuro es social, móvil y en vídeo… ¿Texto o vídeo?

En todos los sitios hay texto. Yo soy una amante del texto, de escribir, de las historias. Si un periodista no escribe bien no puede hacer un buen vídeo, porque necesita un guión que tiene que arrancar y terminar bien. La esencia de todo es leer y escribir, sea en los tiempos de Snapchat, Instragram o Twitter.

 

¿Qué pasos tiene que dar un medio que desea crear un laboratorio?

Creo que hay que crear espacios para la innovación dentro de la redacción. No importan los recursos, sólo hacen falta ganas para crear un espacio para el diálogo y la creatividad, un sitio donde sentarse a conversar sobre lo que queremos hacer. El laboratorio integra a personas de la redacción que destacan por creativas o  curiosas, a las que les gusta la tecnología. Juntos trabajamos en el laboratorio de Peru21 para hacer contenidos diferentes. No necesariamente un laboratorio genera aplicaciones o un producto físico, también se crean historias en distintos formatos o lenguajes.

 

¿Qué pueden aportar los jóvenes?

Jóvenes bien preparados siempre pueden aportar a la redacción. Todos ganamos.

 

¿Crees que la apuesta de The Independent por la web es el inicio de una nueva era de apuesta por lo digital, que las ediciones en papel pueden desaparecer?

 Creo que podría ocurrir. Es una decisión positiva en su caso porque ya tienen ganancias en el digital, es un camino natural. En América Latina hay mucho futuro para el impreso, se gana todavía más que con el digital. En España también, pero ya hay digitales que están posicionándose.


@gdetorres

Lorena Padilla

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos × tres =