Pensar con el estómago

La semana pasada comenzó para Peláez y su jefe el viernes, lo que sin duda nos da la idea de la nebulosa de dudas y despistes en la que esta sin par pareja vive. Era viernes, decíamos, cuando Peláez pidió a su jefe que lo desatara de la silla para celebrar así el día de la libertad de prensa, algo a lo que cedió el director del periódico de provincias a cambio de un bocadillo de jamón.

[Img #17582]

Porque esfrecuente que sea el estómago el que guíe los pensamientos de este hombre quepensaba que los estores eran como castañas que se comían en un cucurucho depapel o que no dudó en ir por primera vez desde que está el frente delperiódico a una rueda de prensa al ayuntamiento guiado únicamente por suolfato, que le indicó que allí quizás no había una noticia, pero sí suculentos croissants.

 

 

Viernes, 3de mayo

 

– ¡Jefe!
– Qué paaaaaaaasa, Peláezzzzz…
– ¿Sabe qué día es hoy?
– Viernes que te quiero viernes.
– ¿Y sabe qué se celebra?
– Botellón
– En todo el mundo…
– ¿Macrobotellón?
– No, en el periodismo…
– ¿Macrobotellón de plumillas?
– ¡No, hombre! ¡Es el día mundial de la libertad deprensa.
– Yo adoro la libertad de prensa, Peláez.
– No lo parece…
– ¿Ah no? ¿Le coacciono yo, acaso?
– Bueno…
– Quitando que no hable mal ni diga la verdad delas marcas que nos anuncian, de los políticos corruptos de mi partido, de misamiguetes, de mis familiares y del Real Madrid, ¿qué más le impido que haga?
– No me deja hablar de cultura.
– Eso no vende.
– Además, me retiene aquí…
– ¿Que le retengo?
– Me ha atado a la silla y esposado al teclado.
– ¿Quiere salir, acaso?
– Aunque sea a ver la luz del sol.
– Está nublado.
– Ya, pero…
– ¡Está bien! Le dejaré salir un rato, peroentrégame el pasaporte y eso de ahí.
– ¿Mi bocata de jamón?
– Tengo hambre de libertad, Peláez, hambre delibertad.

 

Lunes, 6 demayo

 

– ¿Qué mira tanfijamente, jefe?
– El futuro, Peláez
– Es una pared…
– Por eso.
– Levante el ánimo, jefe.
– Es fácil decirlo, Peláez, no puedo pagar ni la luz.
– Llevamos cuatro meses con velas.
– ¿Ah sí? ¿Y los ordenadores?
– Tengo una Olivetti del 53.
– Empiezo a ver el lado positivo, Peláez. Ya soloqueda la calefacción.
– Hemos estado todo el invierno con chimenea, jefe.
– ¿Ah sí?
– Sí, quemamos todos los archivos.
– Fenomenal, además borramos huellas. Creo queentonces no tengo por qué preocuparme…
– Claro, jefe, sea optimista.
– No, no, yo seguiré aquí, en el periódico, no voya cambiar de oficio a estas alturas.
– Quiero decir que sea positivo.
– ¡Ah! Lo seré, Peláez, lo seré. Venga, le invito abajar al bar a desayunar.
– ¿De verdad, jefe?
– Claro, vamos, acuérdase de coger dinero.
– ¿Pero no me invita?
– Claro, yo lo invito a bajar y usted me invita aldesayuno.
– Brrr…

 

Martes, 7de mayo

 

– ¡Peláez!
– Dígame, jefe
– Apague esa luz, carajo, me ciega.
– Es el sol, jefe.
– Alumbra como un condenado.
– Es una estrella.
– ¿Dónde la pilló, en IKEA?
– No, jefe, es natural.
– ¿En Natura?
– Que no…
– Vale, captado, usted no revela sus fuentes,periodista de pacotilla.
– No es eso, el sol simplemente está ahí, igual quela luna.
– ¿La luna?
– El satélite.
– Ni idea, chico. Hace mucho que no voy de compras.
– Lo que puedo hacer es ponerle unos estores.
– Ahora que lo dice tengo algo de hambre. Póngameuna docena en un cucurucho de papel.
– Son cortinas, jefe
– Si son cortas póngame dos docenas.
– Usted no tiene remedio.
– No tengo, pero tampoco me apetece ahora. Tráigameun Rueda, mejor. Fresquito.
– Lo que usted diga.
– Y apague la puñetera lamparita, sea de donde sea.

 


Miércoles,8 de mayo

 

– ¡Peláez! ¿Adóndeva?
– A una rueda de prensa al ayuntamiento.
– ¿Sobre qué?
– Sobre nada, pero dan croissants.
– Voy con usted.
– Me lo temía.
– Los croissants son mi debilidad.
– Creía que eran los callos.
– A partir de las once. ¿Cómo vamos?
– Caminando, jefe, está a cinco minutos.
– ¿Cinco minutos? ¿El Ayuntamiento no es eso grandecon focos de las afueras?
– Eso es el estadio de fútbol. El Ayuntamiento esel edificio de aquí al lado con las banderas.
– Pensé que era un puticlub.
– No por ahora.
– Sería perfecto.
– ¿Usted cree?
– Un puticlub con croissants… mi sueño.
– Es usted único.
– Lo sé, lacayo, lo sé. Venga, agáchese…
– Jefe…
– Lléveme a caballito, usted lo ha dicho, son cincominutos.
– Daremos mala imagen.
– Solo usted, Peláez, solo usted.


Loscables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en la redacción de un periódico deprovincias los puedes encontrar a diario en la página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de Marga Ferrer.

 

 

Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dieciseis − ocho =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir