Lacayo vitalicio

Subrayar su identidad y hacer gala de su independencia son dos objetivos esenciales para el jefe de Peláez que, a fin de conseguirlos, el pasado jueves dibujó con tiza una raya en su despacho que nuestro querido periodista de provincias solamente podía atravesar cargado de anacardos.

[Img #18520]
Rompió, sin embargo, el director del periódico las barreras para salir a la calle a estrenar el “carril vicio” y aceptó que Peláez entrara en su despacho a analizar la situación geopolítica mundial con una partidita de Risk. La semana concluyó con un interminable lío burocrático y una nueva categoría laboral para Peláez: lacayo vitalicio.


Jueves, 12de septiembre

 

– ¡Quieto ahí,Peláez!
– ¿Qué pasa, jefe?
– ¿No ve la raya?
– ¿Por qué ha dibujado esta raya?
– No es solo una raya, Peláez, es una frontera.
– ¿Y qué limita?
– Mi lugar del suyo.
– ¿No puedo pasar?
– Ummm… no sé, no sé… ¿qué me trae?
– La portada de mañana.
– ¿Y de lo que a mí me gusta?
– Unos anacardos.
– Pase pues.
– No sé por qué pone tantos límites, jefe.
– Subrayo mi identidad.
– Nadie la cuestiona.
– Algunos sí lo hacen.
– No estarán para siempre, jefe.
– Dios le oiga.
– De todas formas, no me gustan las barreras.
– Ni a mí la espinaca y me la como.
– No entiendo su punto de vista.
– Yo soy yo y usted es otra cosa.
– Lo sé, pero mi puerta siempre está abierta parausted, jefe.
– Si no tiene puerta, Peláez.
– Cierto, nos las embargaron…
– ¿Lo ve? Necesita rayas, aquí tiene la tiza.
– Olvídelo, soy de izquierdas.
– Se puede ser nacionalista y de izquierdas,Peláez.
– No, no se puede, jefe, no se puede. Es unacontradicción in terminis.
– ¿Dónde?
– Olvídelo.
– Adiós.
– Adiós.

 

Viernes, 13de septiembre

 

– Buenos días,Peláez.
– Buenos días, jefe.
– ¿Qué planes tiene para el fin de semana?
– Vendré aquí.
– ¿Hay fiesta en la redacción?
– No, tengo que trabajar.
– Lo siento, hijo.
– Ya… ¿y usted qué hará?
– Emborracharme como un loco en esa calle de ahí.
– ¿La de las obras?
– Sí.
– ¿Por qué?
– Mañana se inaugura el carril vicio.
– Bici, jefe.
– ¿Qué?
– Será un carril para ir en bicicleta.
– ¿No va a ser un sambódromo a la española?
– Me temo que no.
– Mierda, ¿y qué hago ahora con el bikini delentejuelas?
– Déjelo para carnaval.
– Qué remedio… Bueno, voy a mi despacho, no me pasellamadas.
– ¿Partida en el buscaminas?
– Nivel cuatro, y subiendo.
– Suerte, jefe.
– Gracias.
– No creo que necesite el casco, de todas maneras,es un juego de ordenador…
– Todo ayuda, Peláez, todo ayuda.

 

Lunes, 16de septiembre


– ¡Peláez! ¿Dónde coño se había metido?
– Llevo todo el fin de semana aquí, jefe, en laredacción.
– ¿Entonces era yo el que estaba tumbado a la bartola?
– Sí, jefe.
– Uf, menos mal.. Bueno, basta de cháchara, deje lo queesté haciendo y venga a mi despacho.
– Ya estoy, jefe, qué quiere.
– Analizar las relaciones internacionales.
– Son muy complejas, jefe…
– Lo sé, pero necesitamos comprender la situacióngeopolítica mundial para informar, mire, he pensado que…
– Jefe, no…
– Tenemos que aportar estos datos…
– Es que…
– Tenemos que aumentar nuestros conocimientos,Peláez…
– No puedo perder tiempo en eso, jefe…
– Peláez, no sea vago, piense en nuestros lectores…
– Ya…
– Venga, ataco Kamtchatka con dos dados…
– No tengo tiempo para jugar al Risk, jefe.
– Solo una, Peláez, solo una.
– Está bien…
– ¡Doce! ¡Qué suerte!
– Jefe…
– ¿Qué?
– Ha tirado cuatro veces…
– ¿Quiere que le despida?
– No.
– Kamtchatka es mío, entonces.
– Brrr…

 

Martes, 17de septiembre de 2013

 

– Buenos días,jefe.
– ¿Disculpe?
– Soy yo, Peláez.
– Hable con mi representante.
– ¿Pero qué dice?
– Consúltelo en la otra ventanilla, haga el favor.
– Jefe, no sé de qué me habla.
– Le ruego se busque un intérprete.
– Solo le he saludado.
– Rellene el siguiente formulario a tal fin.
– Está bien, aquí tiene.
– Debe hacer dos copias compulsadas, firma y sello.
– ¿Sabe qué? ¡Despídame! ¡No aguanto más!
– Tome.
– ¿De quién es este número de teléfono?
– De la empresa de despido temporal. Hable con ellos.
– ¡Lo haré!
– Es posible que tarden algo en responder.
– ¿Cuánto es algo?
– Le dejarán en espera nueve días.
– ¿Nueve días?
– Sí, y no puede colgar. Le pondrán Let it be enbucle.
– Esta sociedad es horrible, jefe.
– Quejas en el siguiente mostrador.
– ¿Es que ya nadie habla cara a cara, sinintermediarios?
– Teclee uno si quiere una respuesta.
– ¡Pero si no estamos hablando por teléfono!
– Entonces cuelgo.
– Está usted loco.
– Loco pero hambriento. Tráigame un café conrosquillas.
– ¿Sabe qué? Pídaselo al camarero.
– Touché.

 

Miércoles,18 de septiembre de 2013

 

– Buenosdías, Peláez.
– Se ha retrasado esta mañana, jefe.
– Cierto, casi se me junta el pincho con el tentempié.
– ¿Pincho y tentempié no son lo mismo?
– No, Peláez, no me joda. Hay pincho, tentempié, vermú y almuerzo entre eldesayuno y la comida.
– Caramba, jefe.
– Hay que cuidarse, hijo.
– ¿Y por qué llega tarde, si se puede saber?
– He estado viendo sus condiciones laborales.
– ¿Y bien?
– Se me ha caído el alma a los pies.
– Ahí la tengo yo, jefe, desde hace años.
– Pues por esa razón he decidido cambiarle de categoría.
– ¿Seré redactor jefe?
– No exactamente.
– ¿Redactor senior?
– Tampoco.
– ¿Junior?
– Gran champú.
– ¿Ayudante de redacción con derecho a mesa?
– Me temo que no.
– Uff….¿Y qué seré entonces, jefe?
– Lacayo vitalicio.
– Creí que ya lo era.
– No vitalicio, Peláez, lo era solo hasta la jubilación, ahora podrá servirmehasta sus últimos días.
– Con las botas puestas, eh…
– No, Jiménez el de sucesos será mi limpiabotas, lo siento.
– No se preocupe.
– Bueno, voy a por mi tentempié.
– Que le aproveche.
– Gracias, Peláez, es usted un hombre maravilloso.


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de Marga Ferrer.


Pau Ferrer

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − once =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir