Entre la realidad y la ficción

Tratar de comprenderlo todo, pero no enterarse de nada. Esto es lo que frecuentemente le sucede al jefe de Peláez de quien esta semana hemos descubierto su desaforada pasión por las series televisivas que le hacen tener dificultad no solo para distinguir realidad de ficción, sino también diferenciar entre unas ficciones y otras.

[Img #19813]

Así es este hombre, que tampoco sabe bien de quéequipo de fútbol es –aunque sospechamos que simplemente es del que gana– yque se pasó una noche entera en la cola para comprar entradas de los RollingStones aunque estos no eran, precisamente, quienes él se imaginaba.

 

 

Jueves, 27 de marzo

 

– Buenos días, jefe.
– Extraordinarios.
– ¿A qué se debe tanta felicidad?
– Tenemos la liga a un paso.
– ¿Tenemos?
– Los atléticos, claro.
– Pero si usted era del Madrid.
– ¿Yo? Ni loco.
– Lleva un pin con el escudo blanco en la solapa.
– Se me habrá enganchado al abrazar a alguien.
– Es socio del equipo.
– Colaboro con causas perdidas.
– Llamó a su hijo Santillana… de nombre…
– Por los libros de texto…
– Tiene un póster de Zidane en la pared.
– Hay calvas tan atractivas…
– A mí lo que me paree es que usted es unchaquetero.
– Yo no, jamás. Me insulta usted.
– Veremos qué pasa si el Atleti pierde en SanMamés.
– Me mantendré inamovible en mi pasión blaugrana.
– ¿Lo ve?
– No veo nada…
– Ya…
– Adeu.
– Adiós…

 

Viernes, 28 de marzo

 

– Buenos días, Peláez.
– Buenos días, jefe.
– Ponga esto en la pared.
– Jefe…
– ¿Qué?
– ¿Qué es esto?
– Un cuadro.
– Lo sé, pero…
– Ya, ni siquiera tiene color… pero es grande ytapa los agujeros de la pared.
– Jefe…
– ¡Qué! ¿No quiere hacerlo?
– Es el Guernica.
– No sé lo que es, si no le gusta coloréelo.
– Es de Picasso.
– No, es mío, lo he comprado.
– Su valor es incalculable.
– Me lo ofrecieron barato unos amigos míos…
– ¡Lo han robado!
– Mire, Peláez, o pone el puto cuadro o tapa todoslos agujeros de la pared.
– Iremos a la cárcel.
– Que nos denuncie el Picasso ese. No tengo miedo anadie con nombre de coche.
– Es el pintor más importante del siglo XX.
– ¡Pues contrátelo para que ponga masilla en losagujeros!
– ¡Está muerto!
– ¡¡¡Entonces cómo nos va a denunciar!!!
– ¿Sabe qué? Lo cuelgo, pero la responsabilidad essuya.
– Un poco sosete en blanco y negro, pero no quedamal.
– Es hermoso.
– Ahora, no te jode.
– Brrrr…
– Pfffff…

 

Lunes, 31 de marzo

 

– Buenos días, jefe.
– Bitch!
– ¿Jefe?
– ¡Dispárale a la cabeza!
– Jefe…¿qué dice?
– La conciencia humana fue un trágico paso en falso dela evolución, Martin.
– Relájese.
– No estoy nervioso… no estoy nervioso… no estoy nervioso…
– Jefe, lleva ocho días encerrado viendo latelevisión.
– No puedo parar, Mr. White, estoy enganchado.
– ¡Jefe! ¡Deje de ver series!
– Cuando llevas catorce horas viendo cadáveres,Martin…
– ¡Basta ya!
– Mire, la calle está llena de caminantes.
– Son peatones.
– Hambrientos…
– Jefe, está obsesionado, no distingue realidad deficción.
– Lo distingo perfectamente, Hank.
– ¡Jefe! ¿Qué es lo que ha visto?
– Walking Bad.
– ¿Qué?
– Y un par de capítulos de Big Bang Detective…
– Jefe…
– Bueno, y Breaking Theory, fantástica.
– Jefe, vámonos al bar, necesita despejarse.
– Estoy perfectamente, Michonne.
– Lo sé, lo sé… pero vamos…
– Está bien…
– ¿Por qué baja por escaleras?
– El ascensor lleva averiado desde la primeratemporada, Koothrappali.
– Brrr….

 

Martes, 1 de abril

 

– ¿Qué es eso, Peláez?
– Una noticia, jefe.
– ¿Y por qué no la publica?
– Está embargada.
– ¿Embargada? ¿Como mi coche, como mi casa, como miszapatos de tacón?
– No, jefe, embargada hasta mañana.
– Hasta mañana, que tenga un buen día.
– Quiero decir que hasta mañana no se puede publicar.
– ¿Por qué?
– Así lo ha pedido el gabinete de comunicación quenos la ha enviado.
– ¿Qué mierda es esta?
– Mierda enlatada, jefe.
– Ya lo veo, esto ni es periodismo ni es nada.
– Lo sé…
– ¡Publíquelo ahora mismo!
– ¿Está seguro?
– Seguro ¡Nada ni nadie puede alterar mi decisión!¡El periodismo es lo primero!
– El gabinete de comunicación es de la empresaPatatín Patatán.
– ¿Patatín Patatán? ¿Nuestro anunciante?
– El mismo.
– Como pulse Intro le corto el dedo.
– Me lo imaginaba…
– Buenos días.
– Buenos días.

 

Miércoles, 2 de abril

 

– ¿Peláez?
– Jefe, ¿dónde está?
– Aquí en la cola.
– ¿Qué cola?
– La del concierto.
– ¿Qué concierto?
– Los Rolling Stones.
– Hable más alto, no le oigo bien.
– No puedo, pone aquí un cartel que dice que hayque estar callao.
– No, jefe, el sitio se llama así: Callao.
– Ah, coño, ya me parecía que la gente gritaba.¡Pues aquí estoy!
– ¿Hay mucha cola?
– Muchísima, pero merece la pena.
– No sabía que le gustaran los Rolling.
– Me encantan, de siempre.
– Es usted una caja de sorpresas.
– Solo pido que canten “Quince años tiene mi amor”.
– Jefe…
– Y ¡Resistiré!
– Jefe, esas canciones son del Dúo Dinámico.
– ¿Qué?
– Lo que oye…
– ¡Mierda! Siempre los confundo.
– Lo lamento, jefe.
– Compungido de la cola me voy, entonces..
– ¿Regresa a Madrid?
– Antes voy a pasar por San Ginés.
– ¿Chocolate con churros?
– Hay que endulzar la pena, Peláez.
– Que aproveche.
– Gracias…


Los cables de lasconversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en laredacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario enla página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de @Marga_Ferrer

Laura Bellver

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

12 + 19 =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir