El crack día a día

Con la llegada de la crisis, muchos economistas e historiadores nos han recordado el célebre crack del 29, aquel jueves negro en el que el mundo comenzó a derrumbarse, unas ruinas que parecen acompañar todavía hoy a Peláez y su jefe en la redacción del periódico de provincias en el que se oxidan.

[Img #17776]
La alergiaprimaveral, las dichosas preferentes o el inefable éxito de Paulo Coelho hansido cuestiones tratadas esta última semana por nuestros dos entrañablespersonajes, siete días que, al más puro estilo años veinte, concluyeron con el jefe del diario provinciano tratando de convertirseen Francis Scott Fitzgerald, símbolo del auge y la decadencia de aquellos añosque hoy parecemos revivir.


Jueves, 23 de mayo

 

– ¡Atchís!
– Jesús
– Yo Jefe, encantado¡Atchís!
– Salud
– ¿Es un brindis,Jesús?
– Soy Peláez, jefe yno, no es un brindis, es por su estornudo.
– ¡Atchís! Ya meparecía cara conocida… Puto catarro… a ver si para de nevar…
– No está nevando,jefe…
– ¿Ah no? ¿Y qué eseso? ¿Algodón?
– Polen, jefe.
– ¿Polen?
– Sí, usted tienealergia.
– Mate al gato.
– No, alergia a lasgramíneas, a la primavera…
– ¡Atchís! ¿Y quécoño hago?
– Tómese unantihistamínico.
– ¿Johnnie Walker,por ejemplo?
– No, jefe, unmedicamento.
– Puaj.
– La vida es dura,jefe.
– ¡Atchís!
– Jesús
– Un placer. Yo soyJefe.
– Brrrr…

 

Viernes, 24 de mayo

 

– ¡Pedazo pisapapeles, Peláez!
– No es un pisapapeles,jefe.
– ¿Ah no? ¿Qué carajoes, entonces?
– Un libro.
– ¡Ajá! Ya sé qué tipode lector es usted…
– ¿A qué se refiere?
– Le gustan esosladrillos, bestsellers de dudosa calidad…
– Es El Quijote, jefe.
– Ya lo leo, y porla portada parece que es la típica historia medieval. ¿Quién ha escrito esepanfleto?
– Miguel deCervantes Saavedra.
– Vaya apellidos,¿lo conoce?
– Ha muerto, jefe.
– No me extraña, sele caería el tocho ese en la cabeza…
– Es uno de losmejores libros de la historia…
– ¡Venga ya! ¿Sabeusted quién es don Paulo Coelho?
– Por desgracia,jefe.
– Eso sí que es unescritor…¡y qué nombre! Es Pablo Coello con estilo.
– Es que esbrasileño, jefe.
– Es universal,paleto. ¿Y dónde transcurre el libro ese?
– En un lugar de laMancha…
– Concrete…
– …de cuyo nombreno quiero acordarme…
– ¿Es unaadivinanza?
– No, es…
– ¿Teruel?
– Teruel no está enla Mancha…
– ¿Toulouse?
– Tampoco…
– Me rindo. ¿Dóndees?
– No lo sé…
– No me vacile,Peláez…
– No lo hago, jefe,es que…
– Despedido, porchulo.
– Jefe…
– Me voy.
– ¿No me hadespedido? Soy yo el que se tiene que ir…
– No, me bajo albar, le suspendo de sueldo mejor.
– Ya no cobraba.
– Entonces todosigue igual. Suerte que tiene, lacayo.

 

Lunes, 27 de mayo

 

– Buenos días, Peláez.
– Triquitritrantrán.
– ¿Cómo dice?
– Tiquitiquitá
– Jefe…
– Si usted dicetonterías, yo más.
– ¿Qué tontería hedicho?
– Buenos días.
– Es educación.
– Es malaeducación, Peláez, como la de Wert.
– ¿Por qué?
– Porque es lunes,y los lunes son una mierda por definición.
– Quizás tengarazón.
– Ayer por la tardeestaba con mi whisky en mi sofá y mire ahora…
– Está con suwhisky en su despacho…
– Bueno, sí, peroayer no tenía que trabajar…
– Usted nunca hacenada…
– Es cierto… Peroayer veía deporte en televisión hasta reventar…
– Hay RolandGarros, jefe.
– No quieroperfumarme, gracias.
– Es un campeonatode tenis.
– ¿Ah sí? Enciendala tele, entonces.
– Ya está.
– Peláez, hoy puedeser un gran día…
– …plantéatelo así…
– ¡A currar!
– De acuerdo, deacuerdo.

 

Martes, 28 de mayo de 2013

 

– ¡Peláez!
– ¿Qué quiere, jefe?
– Olvidar
– Beba
– Ya lo hago
– ¿Y nada?
– Nada
– Intente dormir
– Acabo dedespertar
– Entreténgase conalgo.
– Cuénteme unahistoria
– ¿Sobre qué?
– Sobre lo queescribe, por ejemplo.
– Las preferentes,jefe.
– ¿Entradascojonudas para los toros?
– No, una estafabancaria.
– ¿Y de toros nada?
– Nada
– Qué aburrido.
– Lo sé
– La economía loinunda todo, como un sashimi
– Tsunami
– Tu puta madre.
– Jefe…
– Lo siento, estoyiridiscente
– Irascible
– Tus muertos.
– ¡Jefe!
– Está bien, voy ahacer algo de provecho
– Mucho mejor.
– Glup glup quérico. ¿Un trago?
– No bebo whisky.
– Es tragar, no beber.
– Da igual
– Usted se lopierde.
– Lo sé.

 

Miércoles, 29 de mayo


– Buenos días, jefe.
– En su viejo y desgastado apartamento, Pat no encontró más que soledad yabandono.
– Jefe, ¿se encuentra bien?
– Había terminado un estupendo guión que tan solo se estrenaría en el pasado.
– ¿De qué habla, jefe?
– Miró el fondo de la piscina y vio allí algo conocido: su vida.
– ¡Jefe!
– ¡Coño, Peláez, qué susto!
– ¿Qué le pasa?
– Quiero ser como Scott Fitzgerald.
– ¿Cómo dice?
– Borracho, genial, un rato feliz y triste el resto de mi vida.
– ¿Ha visto Gatsby?
– Lo intenté, pero no había cócteles en el cine y me fui.
– Se le da bien el personaje, jefe.
– Lo sé, ¿quiere un trago?
– No, gracias… Solo le falta Zelda.
– No habrá celda que me encierre.
– Me refiero a la mujer de Fitzgerald.
– Me está esperando en el bar.
– Le envidio, jefe.
– Beba, Peláez, verá lo que sucede.
– ¿Qué sucede?
– Pasan cosas ¡Hip!



Loscables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en la redacción de un periódico deprovincias los puedes encontrar a diario en la página oficial en Facebookde 360gradospress.

La foto es de Marga Ferrer.


Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

6 + 4 =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir