El Señor Grano

Joaquín Becerra es periodista

Tengo miedo de comenzar este 2009. Normalmente en estas fechas estaría analizando folleto a folleto qué gimnasio imparte las mejores clases de pilates o dónde paliar mi frustración musical con unas tardías clases de guitarra. Sin embargo en mi hombro izquierdo se ha instalado un pequeño querubín con cala de mala leche que me susurra constantemente “cuidado Joaquinito que no es el momento”. Me gusta llamarle Señor Grano porque al igual que en aquella película de adolescentes siempre aparece sin avisar y para fastidiarme el día del baile de fin de curso.

El otro día mismamente estaba yo a un clic de confirmar la compra de un maravilloso proyector HD para mi salón cuando el Sr. Grano, ERE que ERE, comenzó a taladrarme con los datos del último informe del Banco de España. Le encanta ser protagonista. No hay día que no aparezca mientras veo a Matías en las noticias o en mis paseos rutinarios por los periódicos de Internet. Es imposible saciar mis hábitos de consumo si tengo constantemente a este individuo recordándome la caída histórica del IBEX 35 o la incipiente recesión que nos espera. Así no se puede.

Tampoco puedo salir a la calle. Cada vez que vemos un cartel de las anticipadas rebajas me da un grito que empobrece mis impulsos o me hace la zancadilla si no me percato de un nuevo cartel de se vende colocado en el edificio de en frente.

No sé cómo arreglar este problema. Tengo claro que existen dos soluciones. Puedo capturar al Señor Grano y encerrarlo en mi sótano hasta que se convierta en un animal doméstico al uso o, por el contrario, optar por hacerme su amigo y afrontar con austeridad estos tiempos oscuros que según él nos ha tocado vivir. Como soy una persona indecisa por principio creo que lo que haré será jugar en el calendario a los días pares e impares y decidir entre una opción u otra dependiendo de ello. Así que… ¿por dónde empiezo?

Feliz 2009.

Óscar Delgado

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

6 + nueve =