País sin banderas

Nada más agradable que el olor a croissant recién hecho cuando entras en cualquier cafetería por el Eixample barcelonés. O pasear, calle Balmes abajo, cuando el sol te regala los últimos chispazos de luz en pleno otoño. O ver el mar con los ojos del almirante Colón cuando la noche y la luna tiñen de plata sus olas. Yo respiro a pura vida, como en casa.

[Img #25900]

La de mediodías de risas, cervezas, cocidos y fideos que pasé en el Café Gijón, en pleno corazón de Madrid. O caminando mientras sorteaba el frío castellano y con el olor de los churros en las mañanas de la plaza Callao. 

La de veces que caminé por la parte vieja de Donostia enganchado a sus bares y al perfume del mar más aristocrático de Europa. Y cómo sintió mi corazón los latidos de la amistad servida a destajo, toda llena de sonrisas y abrazos.

La de risas y paellas que eché con mi gente valenciana bañado a fuego y mediterráneo, sin más pasaporte que una mano tendida al viento y las blancas velas de un alma libertaria.

Yo me sentí en casa en tantos lugares que ya no sé cuál es mi casa. Al final llegue a la conclusión de que mi casa, mi país, mi gente, es la que me abraza y tiende su mano, aquel corazón que me sonríe, los ojos que tanto me dicen, dibujan destellos en bronce y no hacen falta banderas. Ni palabras.

[Img #25901]


@Butacondelgarci

José Manuel García-Otero

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 × cinco =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir