Mayo, los trabajadores frente al silencio de los corderos

Vivimos en un mundo tan afilado que nos duele el aire que llega a los pulmones. Tragamos mentiras con la naturalidad de un león ante un solomillo de cebra. No decimos nada. Resulta tan habitual pisar un excremento de corrupción que hasta su olor no nos espanta. Las calles están contaminadas, la gente sufre y miramos a otra parte.

[Img #19969]
Esta sociedad camina como lo hacen los corderos:agrupada, hombro con hombro, en una rutina cansina y servil, bajo la atentamirada de un Gran Hermano que todo lo dispone y nos guarda.

Que nadie saque un pie del tiesto, que no haya ningunavoz de discordia, que todo siga igual bajo las sombras. Esta sociedad taninsensible se muere y gotas de su vida se pierden entre las cañerías que notienen nombre y cuyo silencio es tan espeso que queda atrapado en las paredesde zinc.

Parece que no te duele el sufrimiento de tu hermano.Parece que tu vecino es de otro planeta. Parece que no eres nadie y tuesclavitud es tan digna que hasta te ríes del chirriar de tus cadenas.

Parece que nunca morirás y duermes acompasado porque tufelicidad no existe.

Parece que el miedo es tan invisible que te da lo mismoel valor de los corderos. O su ignorancia.

[Img #19968]
Parece que tu dignidad es tan efímera que el aleteo deuna mosca te crearía distorsión. Tu orgullo se queda limitado a una maladecisión arbitral. Tu amor propio, una novela que quedó enterrada en elcementerio de los libros olvidados.

Es mayo y entramos en loque fue el mes de los trabajadores, la utopía solidaria del ser humano quequiere vivir mejor en un mundo respirable. Yo no conozco la historia que lacodicia destruyó. Solo escucho la voz de los silencios dominados. Cuando loscorderos caminan y no saben por qué lo hacen, por qué mueren.


@butacondelgarci / Foto: Carmen Vela

Marcos García

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

tres + dos =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan
Subir