Un emprendimiento ‘baby’ que crece en Internet

Recientes estudios apuntan a España como el país que más se desarrolla en materia de comercio electrónico de toda Europa. Ciertamente, este ámbito se ha convertido en una herramienta vital para muchas empresas con vistas a capear la crisis, pero también se trata del gran aliado para los pequeños emprendedores. Esta semana en 360 Grados Press hemos conocido de cerca uno de tantas iniciativas que nacen y escriben su andadura en términos online.

[Img #17197]
El proyecto de final de máster de Marta Ricart Esteban coincidió con subaja por maternidad. Así, todo pareció venir rodado: el trabajo debía versarsobre la creación de empresas de base tecnológica y la recién llegada a lafamilia necesitaba algunos complementos. Por ello, la idea de un club de compraonline especializado en bebés tomó forma rápidamente. Y lo que en un principiose pensó para el papel pronto pasó al plano de lo real. “El proyecto ya había sido presentado, evaluado y aprobado. Mi hermana Anay mi cuñado Salva, que se dedican a la publicidad, comentaron que era viable ynos pusimos a ello“, explica Marta.


De esta forma surgió Lagoleta.es. La web está enmarcha desde mediados del pasado mes de octubre, por lo que todavía seencuentra en fase inicial. No obstante, su característica diferencial, esdecir, la especialización de 0 a36 meses, parece apuntar maneras. “Esto vabastante lento. La situación actual es complicada para las ventas. Además, tampocotenemos recursos para llegar a muchísima gente. Pero hemos tenido respuesta encuanto a usuarios y registros“, comenta Marta. En cualquier caso, ellajunto con Ana, Salva y también Rubén –su marido – no desisten en el intento.


[Img #17198]
De hecho, poco a poco, los esfuerzos van dando susfrutos. Por ejemplo, recientemente lanzaron una campaña de ropa de baño quetuvo muy buena acogida. Para ello, el equipo de cuatro personas que hay tras deLagoleta.es tuvo que esforzarse en las gestiones. “Nosotros contactamos con las marcas y les pedimos que pongan a nuestradisposición un determinado stock de productos de temporadas anteriores. Cuandolo conseguimos, subimos las campañas a la web, las promocionamos en redessociales, enviamos la correspondiente información y si cualquier cliente tienealguna consulta, le atendemos“, relata Marta.


A veces, los obstáculos se suceden a lo largo de todaesta logística. Porque no siempre es sencillo obtener una respuesta afirmativade las firmas consultadas, como tampoco cuadrar las necesidades de ambaspartes. En palabras de Marta: “Hay marcasque dicen que sí que podemos contar con ellas, pues están dispuestas a ayudar acualquiera que tenga un proyecto emprendedor. Otras dicen directamente que no. Algunastienen un volumen de stock demasiado grande, el cual no podemos asumir pornuestro tamaño. Y también las hay que prueban, pero no encuentran lo queesperaban“.


Y las dificultades no acaban ahí. La conciliación conla vida laboral es otro de los factores a tener en cuenta, ya que todos los integrantesde Lagoleta.es tienen un puesto de trabajo más allá de dicho proyecto. “Le dedicamos tiempo fuera de nuestra jornadanormal. Además, mi hermana también tiene una hija. Tratar de compaginarlo todo puederesultar costoso“, matiza Marta. Asimismo, adaptarse al mundo online tambiénha representado un ejercicio de superación. “No estábamos muy familiarizados con este ámbito, pues no veníamos deempresas dedicadas a Internet. Mantener un proyecto así requiere mucha dedicación“,completa ella misma.


Con todo, Lagoleta.es se va haciendo un hueco en la Red. Las claves de su éxito podríanresumirse en la definición de un rasgo distintivo, altas dosis de entrega ydisposición para un aprendizaje continuo. Sin duda, la comodidad y la universalidadde lo online también han jugado un papel fundamental a su favor. “Ahora, nuestra idea es consolidarnos y,cuando tengamos más estandarizados los procesos habituales, empezar aprofesionalizarnos en otros“, concluye Marta. La fórmula parece que no solofunciona, sino que continúa.

@LaBellver

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

once − siete =