“Los de Barcelona seguirán siendo los mejores JJOO”

360gradospress analiza con Mercedes Coghen, consejera delegada de Madrid 2016, por qué los juegos fueron a Río

ÓSCAR DELGADO. Ha pasado casi un mes desde que Madrid perdió la final frente a Río de Janeiro para albergar los JJOO de 2016. Ha habido tiempo para analizar con detalle las circunstancias que rodearon al proceso de elección de la ciudad brasileña por parte del COI en detrimento de la capital de España. El mismo del que ha dispuesto la consejera delegada de Madrid 2016 para intentar desconectar y agradecer a su entorno el apoyo que le ha brindado durante los tres años de trabajo al frente de la candidatura madrileña. Lo ha vivido como hija de la ciudad, como deportista, como medallista de las chicas de oro en Barcelona 92 y como madre de dos nuevas promesas para el hockey hierba español, el deporte cuyos valores le ayudaron a superar los momentos más difíciles de su particular carrera olímpica. 360gradospress ha analizado con Mercedes Coghen los porqués de la elección de Río y los pasos que dará a partir de ahora esta eterna deportista con sonrisa contagiosa que transmite tranquilidad, deportividad y ganas de seguir vinculada al hockey.

Después de la responsabilidad de Madrid 2016 y de la tensión acumulada no queda más remedio que comenzar la entrevista con un: ¿Y ahora qué?
Quedan muchas cosas buenas para el deporte, para la confianza en que se pueden hacer las cosas bien con nuestro trabajo y quedan muchos ejemplos de detalles nimios como que en Madrid se estableció el Día del Deporte que antes no existía o hasta una sensación de que se pueden hacer grandes logros trabajando en equipo. No hemos llegado a la meta pero creo que se ha reconocido el trabajo realizado. El esfuerzo ha merecido la pena; para una ciudad como la nuestra y para un país como España el estar en este tipo de carreras y salir con buena nota ya es un éxito.

Y barriendo para casa y hacia el hockey, que es su deporte, ¿cree que también ha salido reforzado su protagonismo en el proceso de designación de candidaturas olímpicas?
Yo creo que sí. Lo que se vio en televisión realmente no fueron todas las imágenes que pudimos disfrutar allí. Había vídeos que le habían hecho a Mónica jugando al hockey, un deporte que se conoce poco y que está infravalorado porque es espectacular. El hockey ha venido siempre conmigo en la promoción de Madrid 2016, de hecho yo conseguí estar ahí gracias a este deporte, defendiendo el olimpismo. Creo que es un orgullo para todos los que pertenecemos a este deporte haber estado representados al más alto nivel y no he sido la única, ya que conmigo ha estado trabajando estos tres años mano a mano otra jugadora de aquellas chicas de oro de Barcelona 92.

Todos tenemos nuestro corazoncito, ¿cómo vivió Mercedes Coghen como ser humano los últimos momentos de la cuenta atrás?, ¿con qué se queda?
Me quedo a título muy personal con la satisfacción del sacrificio emprendido. He sido capaz de llevarlo gracias a mis años en el deporte; al saber que el trabajo duro lleva su recompensa, el saber que cuando tienes un momento de flaqueza te acompañan todos esos valores que has aprendido durante tantos años de dedicación a este deporte tan maravilloso. A mí me han servido para tener la satisfacción de haber podido llevar a cabo un papel que no es fácil de aprender porque no hay entrenamiento posible para ello. A título personal, la satisfacción de que los que he tenido más cerca me han respondido en todo momento y gracias a ellos hemos podido hacerlo. También he conocido gente estupenda que, incluso pese a ser importantes, en el trato del día a día son normales, muy humanos y muy comprometidos; me he encontrado con buenas personas y también con alguna mala.

¿Cómo se vive esa noche previa o carrera contra el crono por conseguir el favor de los miembros del COI hacia la candidatura que defiendes?
La noche previa es de muchos nervios, se duerme poco. Yo aparecí por el bar del hotel pero para dar las buenas noches; había gente del equipo trabajando pero creo que para entonces ya no era el momento porque el trabajo ya estaba hecho. Pero también con muchas ganas, lo compararía con el día antes de la disputa de una final en la que estás deseando que amanezca para lanzarte al ruedo. Se parece mucho al ambiente de la competición, aunque no se parece en nada porque es muy difícil verlo; en un entrenamiento te preparas, das tres brincos y sabes dónde estás; en ese escenario por mucho que te movieras nunca tenías todas las teclas y las claves en la mano.

Ahora, con tiempo para haber reposado el batacazo y con la designación de Río de Janeiro, ¿se atrevería a destacar alguna de las virtudes de la candidatura elegida desde la deportividad?
La gente de Río tenía un argumento único, válido y sólido, ya no sólo el de la rotación, sino el de la universalidad. Decir que jamás en Sudamérica se había celebrado unos Juegos para ellos era un argumento muy válido. Pero a pesar de ello y de haber pasado el cuestionario muy pobremente respecto a la nota técnica creo que ellos han trabajado muy bien. Su equipo ha trabajo convencido y espero que les ayude. Estoy contenta de que hayan salido ellos, han sido muy cercanos con nosotros y les va a quedar mucho trabajo por delante. Porque, de verdad, técnicamente tenían muchos aspectos que mejorar, aunque serán capaces de hacerlo.

Medalla de oro en Barcelona 92, han pasado ya muchos años de los por entonces mejores JJOO de la historia, ¿hemos cambiado tanto?
Hemos cambiado a mejor, si cabe. Los de Barcelona seguirán siendo los mejores JJOO de la historia. Luego ha habido otros Juegos, como en Sidney, que creo que se han aparcado mucho. Lo que hizo bonitos a los de Barcelona fue la gente y yo es lo que decía con la candidatura de Madrid, que esa gente te hace sentir realmente diferente y te hace sentir bien. Los de Barcelona fueron unos JJOO muy necesitados para la historia del olimpismo y los recuerdos que conserva todo el mundo, ya sean técnicos, espectadores o deportistas son maravillosos. Aún así, más que cambiado, hemos evolucionado. Tenemos gente muy preparada, gente de verdad muy internacionalizada y en el deporte hemos demostrado nuestra capacidad para preparar las cosas bien. Es una pena, por ello, el haber perdido la gran oportunidad vivir otros Juegos en España en 2016, quizás lleguen en otro momento, aunque el momento era ideal. El país había evolucionado a un nivel magnífico sin perder el carisma de su gente.

Cuando ganaste la medalla de oro tus hijas no existía, ahora existen y las dos juegan al hockey, ¿qué significa eso para ti?
Lo que siempre ha significado el hockey para mí, que ha sido parte de mi vida. Tuve la suerte de que mi padre se enamoró de este deporte y nos metió a los seis hermanos a jugar, de hecho mi hermano fue medalla de plata en Moscú. Creo que todos, menos el mayor, hemos estado en la selección. Yo no podría vivir sin el hockey. Y lo que significa para mí en estos momentos es la tranquilidad, como volver a casa; y ver que lo que me ha servido a mí mucho, les está sirviendo a mis dos hijas me encanta. Con el hockey se aprende mucho; se aprende a respetar, a tolerar, pelear, a sufrir, a llorar, a reír…

¿Esperas que el nombre de alguna de ellas pase la historia del hockey y del deporte olímpico?
Hay mucha competencia. Yo, sinceramente, espero que lo hagan. No se les da mal a ninguna de las dos, aunque para llegar a la selección tienes que entrenar mucho, sacrificarte mucho, combinarlo con los estudios, que no es fácil… Pero si los gusta, por qué no.

¿Dónde guardas la medalla de oro?
La tengo muy a la vista de todo el mundo, porque si la tuviera muy guardada no se la podría enseñar a todo aquel que quiere verla. Es un recuerdo maravilloso que me gusta compartir.

Si te volvieran a pedir que volvieras a ser consejera delegada de una candidatura española para unos JJOO, ¿aceptarías?
No me coges todavía con el alma reposada. Te puedo decir que ha significado mucho esfuerzo emocional y físico. Creo que mi familia es la que más ha sufrido. Ha sido una experiencia maravillosa también porque yo había nacido en Madrid; si se presentara otra ciudad estaría dispuesta a colaborar para que una ciudad española se convirtiera en olímpica, no sé si con tanto esfuerzo.

Voro Contreras

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

once − 2 =